Inicio Economía y Finanzas Por el ajuste volvió el superávit a las cuentas públicas en el...

Por el ajuste volvió el superávit a las cuentas públicas en el primer cuatrimestre

227
0
Compartir

09:00 – El saldo a favor alcanzó $ 10.846 millones. Es la primera vez que ocurre desde 2011.

Por:  Annabella Quiroga

En un nuevo paso para cumplir las metas pactadas con el FMI, el ministerio de Hacienda anunció este jueves que en abril las cuentas públicas -sin contar el pago de la deuda- cerraron con un superávit primario de $ 499 millones. Y en el cuatrimestre, el saldo fue favorable por primera vez en 8 años: llegó a $ 10.846 millones, equivalente al 0,1% del PBI. Este resultado es fruto del ajuste: en el mes, el gasto público creció 36,2% a nivel interanual, frente a una inflación del 55%. A la vez, la recesión hizo su trabajo sobre los ingresos: por la menor actividad aumentaron 43,8%, también por debajo de la suba de precios.

Los $ 499 millones muestran la voracidad del ajuste: en el mismo mes de 2018, el Sector Público Nacional había tenido un déficit de$ 10.342 millones.

Mientras las cuentas del sector primario mejoran, las del déficit financiero -que incluye el pago de los intereses de la deuda- engordan. Este resultado fue de $ 66.073 millones en abril, un aumento del 52% con relación a abril de 2018 y una reducción en términos reales -descontando el impacto de la inflación- de 2,4% interanual El déficit financiero del cuatrimestre fue de $ 180.855 millones, lo que representa el 0,9% del producto. Pero en términos reales implica una caída del 12%.

Entre la recesión y el ajuste, la misión del FMI revisa en Buenos Aires la evolución de las cuentas públicas. El resultado de los primero cuatro meses del año ya representa más de la mitad de la  pauta comprometida para el semestre, de $ 20.000 millones. La meta original sellada con Christine Lagarde era de $ 40.000 millones, pero se acordó bajarla para darle más margen al Gobierno para aplicar políticas sociales que atenúen los efectos de la crisis. De este modo, el ministro Nicolás Dujovne consiguió un guiño para gambetear el objetivo del déficit cero y cerrar el año con un saldo en rojo equivalente al 0,5% del PBI.

«Cuando termine 2019 habremos bajado el déficit hasta cinco puntos del PBI en cuatro años, algo sin precedentes», indicaron desde el Palacio de Hacienda.

«Desde 2011 no había superávit primario en el primer cuatrimestre. Contando abril van 22 meses consecutivos en los que los ingresos suben por encima de los gastos. En este cuatrimestre este diferencial de crecimiento llega a 9 puntos porcentuales».

En abril, los ingresos totales fueron de $ 277.427 millones, empujados por el salto del 313% de los derechos de exportación, fortalecidos este año por la cosecha récord. Los gastos primarios alcanzaron $ 276.929 millones, con un crecimiento de 36,2% interanual en términos nominales y una reducción de 12,5% en términos reales.

En el mes, las prestaciones sociales aumentaron 37,8%, mientras que las partidas para las universidades tuvieron un crecimiento magro de 27,3% y las transferencias corrientes a la provincias subieron 7,6%.

Los subsidios económicos subieron 44,2% en la medición contra el año pasado, lo que implica una desaceleración respecto a la expansión del 86,1% que mostraba en el primer trimestre. Por el impacto de la variación en el tipo de cambio, los subsidios energéticos aumentaron 100,8%, mientras que los destinados al transporte cayeron 3,5% interanual.

Por el salto del dólar el pago de intereses se incrementó un 101% en abril.

Si bien por ahora el Gobierno se encamina hacia la meta fiscal, se espera que en el segundo semestre y ante la proximidad de las elecciones haya un incremento del gasto público que vaya cercenando el superávit. Para la consultora Analytica, «la meta fiscal se encuentra en jaque por la caída de la recaudación que supone la recesión de la actividad, mientras que la reactivación económica se encuentra coartada por el ajuste monetario y fiscal».

Para el IARAF, «por primera vez en el año se observa una contracción en términos reales de todos los componentes del gasto primario en abril». El instituto de Nadín Argañaraz destacó que la caída del gasto en términos reales fue liderada por el rubro transferencias corrientes a provincias que bajaron 30,9% con respecto a igual mes del año anterior. «Le sigue el gasto de capital, que se contrajo 30,7% en términos reales».

A la vez, el IARAF advierte que los gastos de los intereses de la deuda tuvieron un incremento real muy relevante -34,7%- en lo que va del año, lo que implicó una expansión de 0,24 puntos porcentuales del PBI que erosionó la mejora en el resultado primario. «Como consecuencia, el resultado fiscal es un déficit que resulta solamente 0,10 puntos porcentuales del PBI más bajo que el que se observaba en el primer cuatrimestre del 2018». (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here