Inicio Nacionales Claudio Bonadio volvió a los tribunales tras su licencia médica y apura...

Claudio Bonadio volvió a los tribunales tras su licencia médica y apura un juicio contra Cristina Kirchner

217
0
Compartir
Claudio Bonadio volvió a los tribunales tras su licencia médica y apura un juicio contra Cristina Kirchner

11:40 – Es por los documentos históricos hallados en su casa. Le dio vista al fiscal para que prepare la acusación. Es el paso previo al juicio oral.

Por: Lucía Salinas

El juez federal Claudio Bonadio se reincorporó este jueves a su juzgado luego de una licencia médica durante la cual fue intervenido quirúrgicamente y tras llegar a su despacho una de sus primeras medidas involucró a Cristina Kirchner: el magistrado avanza con los trámites para enviar a juicio a la ex presidenta en el expediente que investiga los documentos históricos hallados en su casa de El Calafate, durante un allanamiento ordenado en la causa de los cuadernos de las coimas.

Después que la Sala II de la Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento de la ex presidenta -aunque modificando su calificación- Bonadio le corrió vista a la fiscal del caso Alejandra Mangano, para que realice la acusación y elevación a juicio. Cristina estaba acusada del delito de encubrimiento, pero los camaristas Leopoldo Bruglia y Martín Irurzun decidieron modificar esa calificación y se la procesó por incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos.

Esta causa es una derivación de la de los cuadernos. En uno de los allanamientos en la casa de la actual senadora en El Calafate, la Justicia encontró el original de un prontuario policial de Hipólito Yrigoyen y una carta que José de San Martín le había enviado al prócer chileno Bernardo O’Higgins. Ambos documentos -que se entregaron bajo custodia al Archivo General de la Nación- son «auténticos», y la Justicia determinó que su adquisición fue de forma ilegal.

Aunque no lo declaró en la Justicia, en su libro «Sinceramente» la ex presidenta dijo que esta última misiva se la había regalado Vladimir Putin, quien la habría comprado en una subasta en Nueva York.

Cuando el juez Bonadio procesó a Cristina se refirió a la «tenencia irregular de ambos elementos», lo que a su entender «constituye el objeto procesal» de la causa. Se detalló que lo secuestrado aplica a la categoría de «documentos históricos», en función de la definición de la ley que da creación al Archivo General de la Nación.

Junto a este planteo, se señaló que el punto relevante es la «procedencia ilícita de ambos objetos». En primer lugar, Bonadio explicó que el prontuario debió haberse conservado en la Policía Federal Argentina,como todos los de la época, «tal como lo sostuvo el Subcomisario de la División de Legajos». En relación al documento del general San Martín, indica la resolución: «La carta fue hurtada en 1981 en la República de Chile de un lote completo de correspondencia de San Martín a O´Higgins. Así lo informan con amplia certeza todos los historiadores especialistas en la materia».

Pero al analizar el procesamiento, la Cámara Federal porteña indicó que «no puede afirmarse con certeza la procedencia de ambos instrumentos, es decir si la carta efectivamente integró el lote hurtado del Archivo Nacional de Chile en el año 1981, y si el prontuario hallado se encontraba o no a resguardo en la División Legajos Personales de la Policía Federal Argentina». Por eso, modificaron la calificación del delito por la de incumplimiento de los deberes de funcionario público. al considerar que la ex mandataria no inscribió la recepción de esos documentos ni informó de su tenencia como indica la Ley 15.930.

«Los documentos históricos examinados, por su naturaleza, forman parte de la historia y, como tales, son considerados por la ley como patrimonio cultural de la sociedad y no deben ser atesorados en secreto para el usufructo personal. De allí que, tras su recepción, era no sólo esperable sino también ineludible que Fernandez de Kirchner informara al Archivo General de la Nación su tenencia, pues ello era una obligación expresa de la ley cuyo desconocimiento no puede alegar con éxito ni ampararse en una interpretación forzada de sus previsiones atento a la claridad normativa sobre el punto», plantearon los camaristas.

Con estos antecedentes, y después de tres semanas de licencia, Bonadio firmó la resolución que le pide a la fiscalía que formule el dictamen de acusación para poder elevar la causa a juicio oral.

El magistrado, a cargo del juzgado federal 11, arribó a los tribunales federales de Retiro pasadas las 9, y de inmediato se dirigió a su despacho, en el cuarto piso de Comodoro Py 2002. Llevaba un sobretodo negro para cubrirse del frío y una gorra en su cabeza. Allí es donde tuvieron que intervenirlo para sacarle un quiste.

Bonadio es el juez que está a cargo de la causa de los cuadernos, y fue reemplazado en su licencia por su par Ariel Lijo. La causa mantiene detenidos a varios ex funcionarios y empresario vinculados al kirchnerismo. El magistrado ahora debe resolver, entre otras cuestiones, si comienza los trámites para el envío a juicio oral del tramo central de ese famoso expediente, en el que Cristina Kirhcner está procesada como supuesta jefa de asociación ilícita.

Respecto a su estado de salud, el juez evitó formular declaraciones, hizo saber que «está bien» a través de su secretaría privada, y comenzó a reunirse con sus secretarios letrados. (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here