Llegan a $200.000, contra los precios de lista. En el sector estiman que podrían vender 6.000 unidades adicionales.

0
82
Llegan a $200.000, contra los precios de lista. En el sector estiman que podrían vender 6.000 unidades adicionales.

08:30 – Casi todas las empresas agrupadas en la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA) salieron con descuentos de entre 50.000 y 200.000 pesos contra los precios de lista de decenas de sus modelos, apenas horas después de haber acordado con el Gobierno el lanzamiento del plan «Junio 0km». La iniciativa, que en principio rige sólo por este mes, consiste en que el Estado aportará a las terminales 1.000 millones de pesos para subsidiar el precio de venta de autos y SUV’s fabricados en el Mercosur. A cambio, las terminales tienen que aportar otros $1.000 millones en descuentos.

Por: Luis Ceriotto

En el ámbito de las concesionarias, otro sector que venía pidiendo un plan oficial para estimular las alicaídas ventas de vehículos, ayer hablaban del «Plan 3×1». Calculadora en mano, sacaban cuentas: si este mes se llega a una venta de 6.000 vehículos por arriba de lo que tenían estimado (unas 31.000 unidades), la recaudación impositiva entre costos de fabricación, comercialización y patentamiento rondaría los 3.000 millones de pesos, sólo para esa cantidad «extra» de ventas.

Ocurre que la Argentina es el país del mundo que más impuestos cobra sobre los autos: un modelo de producción nacional tiene 54,8% de impuestos, a los que se deben sumar los gastos de patentamiento, que rondan entre 5% y 7% del precio de venta de la unidad. A un precio de venta promedio de 18.000 dólares por unidad, entre el Estado nacional y las provincias (que cobran Ingresos Brutos y Sellos) obtendrían una recaudación «fuera de programa» de $3.000 millones. «De todas maneras, las mayores bonificaciones son para modelos hechos en Brasil, de modo que parte de los impuestos ya quedaron allá. Pero la recaudación sigue siendo superior al aporte que hace el Gobierno», agregaron los vendedores.

Varias de las terminales automotrices, principales promotoras del acuerdo que sellaron con el ministro de Producción, Dante Sica, ya lanzaron sus promociones. El brasileño Fiat Argo es el más agresivo, con descuentos de hasta $200.000 sobre el precio al público, seguido por el Jeep Renegade (hasta $190.000 de descuento), el 500 (hasta $160.000), el nacional Cronos (hasta $105.000, según la versión) y el Mobi (hasta $90.000). También sumaron modelos no incluidos en el plan, como el utilitario Dobló (hasta $100.000 de descuento) y la pick up Toro Diesel (-$120.000).

Toyota aplicará 50.000 pesos de descuento a sus modelos Etios y Yaris y subirá el descuento a $90.000 para la Yaris XLS y S, así como los Corolla y los Innova.

Las dos automotrices de General Pacheco, Volkswagen y Ford, todavía no definieron los descuentos, aunque sí los modelos. Volkswagen aplicará bonificaciones sobre el Polo, Nuevo Gol, Voyage, Up, Virtus, Fox, Vento y también sobre dos versiones de Audi, el A1 y A3. Ford lo hará sobre el Fiesta, el Focus, el Ka y el Ecosport. Nissan estaría incluyendo a todas sus versiones de los modelos Kicks, Versa y March y algunas del Note.

Chevrolet incluyó 25 versiones distintas en el plan de descuentos. Las más agresivas son el Onix 1,4 LSMT Plus (-$116.000), Prisma Joy 1,4 LSMT Plus (-133.000), Spin 1,8 LTZ (-90.000) y la Trailblazer 4×4 LTZ ($90.000).

Renault salió con descuentos de 140.000 pesos en los modelos Captur y Duster, de 130.000 en la Kangoo de pasajeros, de $90.000 en el modelo Koleos y de $80.000 en modelos chicos como Kwid, Sandero, Stepway y Logan.

En el caso de Honda, tanto las versiones de la WR-V como el FIT versión EXL tendrán un descuento de $110.000, que sube a -$120.000 en el caso de la HR-V nacional y a -$130.000 en el Civic versión EXL.

El plan oficial no incluye a pick ups, utilitarios y vehículos comprados a través de un plan de ahorro previo. También hay pendiente una conversación del Gobierno con las importadoras que no tienen fábrica en el país. ¿Serán incluidas? Los $1.000 millones de pesos a otorgar en subsidios tienen un tope, que es la participación del mercado de patentamientos que tuvieron las terminales durante 2018. En conjunto, las importadoras no llegaron el año pasado al 7% del mercado, unos 70 millones de pesos. ¿Quedarán adentro o afuera? (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí