Inicio Nacionales Jujuy: fortalecido por el triunfo, Morales reavivó su pedido de ampliar Cambiemos

Jujuy: fortalecido por el triunfo, Morales reavivó su pedido de ampliar Cambiemos

165
0
Compartir
Jujuy: fortalecido por el triunfo, Morales reavivó su pedido de ampliar Cambiemos

08:00 – El gobernador radical se imponía por amplio margen a un peronismo dividido; será protagonista de las decisiones del oficialismo nacional antes del cierre de listas

Por: Laura Serra

El radical Gerardo Morales se alzaba anoche con un triunfo contundente en esta provincia: los cómputos lo consagraron gobernador por otros cuatro años, con el 43,65% de los votos; también, lo catapultaron como un protagonista clave en el escenario nacional y en la coalición oficialista Cambiemos. Allí promete jugar fuerte en las definiciones electorales pendientes.

Con su reelección, Morales cortó la racha de doce derrotas consecutivas de Cambiemos y le ofrendó al Gobierno el primer triunfo en una elección a gobernador. Instalado desde temprano en el primer piso de su búnker, el Hotel Palace, en la capital jujeña, el mandatario jujeño siguió al detalle los datos de las distintas mesas testigo: su desafío era superar el umbral de los 50 puntos -en 2015 se impuso por el 58% de los votos-, lo que le permitiría consolidar su dominio en la provincia pese al malhumor que predomina entre los jujeños por la gestión del gobierno nacional y los malos resultados de la economía. Si bien nunca dudó de su triunfo, Morales alguna vez temió que ese fantasma empañara su desempeño electoral.

«Vengo a ratificar nuestro rumbo y el compromiso con Jujuy. No nos vamos a apartar este camino, no vamos a abandonar el estado de convivencia y de respeto que vivimos los jujeños. Somos una gran provincia, un gran pueblo», enfatizó el mandatario al celebrar el triunfo. Morales, que agradeció a Mauricio Macri y lo llamó «un jujeño más», aseguró que en la provincia «se terminaron los cortes de ruta, la corrupción y la violencia», en velada crítica a la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala.

El actual gobernador no solo obtuvo su reelección, sino que también revalidó su dominio en la capital jujeña, de la mano de Raúl «Chuli» Jorge. Ahora bien, ¿cómo pudo Morales ganar con tanta claridad pese a un contexto nacional desfavorable? Paradójicamente, porque instrumentó dos estrategias que el círculo áulico de Macri se resistió a aplicar a nivel nacional.

Primero, el gobernador desdobló la fecha electoral de la provincia de las elecciones generales de octubre, una decisión inédita en la historia de Jujuy.

Consciente de que la difícil situación económica es un lastre en toda campaña, se cansó de insistirles a Macri y a Marcos Peña, jefe de Gabinete, en que la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, debía hacer lo propio en Buenos Aires. Ahora Cambiemos corre el riesgo de perder su principal distrito electoral.

Segundo: Morales supo aglutinar en su frente Cambia Jujuy a una treintena de fuerzas políticas -entre ellas, el sector del PJ que lidera su vicegobernador, Carlos Haquim- e impuso decenas de listas colectoras en toda la provincia. De esta manera, desmembró a su principal rival, el peronismo, que ayer compitió dividido en al menos cuatro listas distintas. La que más votos cosechó fue la que encabezaba Julio Ferreyra (PJ), quien se ubicaba segundo a 10 puntos de distancia de Morales.

«Yo soy genéticamente frentista», enfatizó Morales tras emitir su voto. No se privó de propinarles un reproche a sus aliados nacionales: «Hay que conformar un espacio lo más amplio posible. Nos está faltando más peronismo», agregó.

Ese será uno de los reclamos que el gobernador llevará a la Casa Rosada mañana, cuando los socios de Cambiemos retomen las negociaciones sobre las cuestiones aún pendientes: la alternativa de ampliar la coalición oficialista; el nombre del candidato a vicepresidente, y el armado de las listas de los legisladores nacionales de Cambiemos.

Morales promete jugar a fondo. Una de sus primeras reuniones será con el exministro de Economía y candidato a presidente de Consenso 19 Roberto Lavagna, para intentar sumarlo a la coalición oficialista. Aunque no lo admita públicamente, su suerte está atada a la del Presidente. Si el kirchnerismo triunfa en las elecciones presidenciales de octubre con la fórmula encabezada por Alberto Fernández, su provincia se convertirá en un polvorín, admiten en su entorno: la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, reclamará venganza. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here