Inicio Internacionales Lava Jato: un informe de prensa cuestiona al ex juez Sergio Moro...

Lava Jato: un informe de prensa cuestiona al ex juez Sergio Moro en la causa contra Lula da Silva

182
0
Compartir
Lava Jato: un informe de prensa cuestiona al ex juez Sergio Moro en la causa contra Lula da Silva

08:00 – El sitio The Intercept dijo que el hoy ministro de Justicia buscó perjudicar al ex presidente junto a sus fiscales. El gobierno rechazó los cargos. Indignación en el PT.

Por: Guido Nejamkis

Un informe periodístico puso en la mira el Lava Jato, la mayor investigación de la historia sobre la corrupción en Brasil. Conversaciones a través de la aplicación Telegram atribuidas al ministro de Justicia, Sergio Moro, y el jefe de los fiscales de la Operación Lava Jato, Deltan Dallagnol, divulgadas por el sitio The Intercept Brasil, sugirieron que los acusadores en la megacausa anticorrupción que barrió a los partidos políticos tradicionales del país y encarceló al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva actuaron en forma coordinada con el juez ícono del caso, hoy miembro estrella del gabinete de Jair Bolsonaro.

Los mensajes, obtenidos ilegalmente por una fuente que el sitio no identificó, mostraron que el fiscal Dallagnol, conocido por su celo en el combate a la corrupción, expresó dudas ante Moro sobre la consistencia de las pruebas contra Lula en el caso por el que el entonces juez lo condenó a nueve años y medio de cárcel.

Los diálogos publicados también indican orientaciones de Moro sobre cómo llevar adelante las investigaciones y muestran discusiones entre fiscales sobre la necesidad de evitar la concreción de una entrevista periodística a Lula en la campaña del 2018, autorizada por un juez del Supremo Tribunal Federal (STF, la máxima corte del país), para impedir un eventual triunfo del candidato del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) a la presidencia, Fernando Haddad.

En Brasil la ley asigna a los jueces el papel de árbitro para dirimir y juzgar los méritos de una investigación, pero no el de activos participantes en esas investigaciones.

Los fiscales de la llamada “fuerza de tareas de Curitiba”, la sureña ciudad que es el centro neurálgico de la Operación Lava Jato, dijeron que fueron víctimas de “una acción delictiva de un hacker” que violó la vida privada y la seguridad de sus integrantes y reafirmaron que su trabajo es “legal, técnico e impersonal”.

Moro, quien cuenta con un fuerte respaldo popular en Brasil por sus acciones anticorrupción pero ha chocado con la política tradicional -que aún tiene una fuerte presencia en el Congreso-, dijo que no observa en los diálogos que se le atribuyen ni anormalidades ni “direccionamiento de actuación mientras era magistrado”.

El ex juez también lamentó que The Intercept, que calificó sus supuestos entendimientos con Dallagnol como una “colaboración prohibida”, ignorara el gigantesco esquema de corrupción revelado por la Operación Lava Jato, y criticó al medio por no haber entrado en contacto con el Ministerio que lidera antes de la publicación, “contrariando una regla básica del periodismo”. Moro señaló a periodistas que no estaba en condiciones de afirmar si los mensajes eran verdaderos porque no conserva ni tiene registro de esos supuestos chats escritos hace años.

El gobierno defendió en peso la actuación del hoy ministro de Justicia, así como los tres hijos de Bolsonaro que actúan en política. El hijo 02, como se conoce al concejal Carlos Bolsonaro, compartió un mensaje en una red social que recordó que el periodista estadounidense que divulgó los mensajes, el también abogado Glenn Greenwald, es esposo de un diputado opositor al gobierno, que pertenece al izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

El diputado Eduardo Bolsonaro, el hijo 03, indicó en Twitter que “en Brasil, la víctima del delito es quien se tiene que explicar” y usó el hashtag #EuApoioaLavaJato (Yo apoyo al Lava Jato), que se convirtió en tendencia global. El vicepresidente Hamilton Mourao dijo que “una conversación privada es una conversación privada, y descontextualizada trae cualquier cantidad de ilaciones. Moro es una persona de la más pura confianza del presidente Bolsonaro”.

Analistas políticos recordaron la gran cantidad de enemigos que el Lava Jato forjó, con investigaciones que golpearon a los principales partidos y poderosos políticos que gobernaron Brasil tras la redemocratización del país.

Por eso, la publicación de The Intercept no sólo provocó indignación en las filas del PT, que busca la improbable anulación del proceso judicial contra Lula conducido por Moro, sino en dirigentes influyentes del Movimiento Democrático Brasileño como el senador Renan Calheiros, quien consideró que una “conspiración de jueces y fiscales del Lava Jato en nombre de un proyecto de poder” provocó “daños irreversibles a la democracia, la economía y a reputaciones”. Calheiros llamó a una investigación contra esos funcionarios judiciales y pidió la aprobación de una Ley de Abuso de Autoridad.

“Moro y el Lava Jato están siendo empujados a la defensiva. Se sabe que juegan bien al ataque. Ahora veremos si saben jugar también en la defensa”, dijo en un informe Alon Feuerwerker, analista político de FSB Comunicacao.

La consultora de riesgo político Eurasia calificó los informes de The Intercept como “potencialmente dañinos” contra el Lava Jato por sugerir un nivel de coordinación inapropiada entre Moro y los fiscales. Sin embargo, dijo que es probable que no afecten la agenda de reformas económicas del presidente Bolsonaro. (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here