Pichetto con Macri y Massa con el kirchnerismo. Uno se quedó a contestar preguntas, el otro se fugó y dejó al tren fantasma

0
838
Sergio Massa ratificó que será candidato y llama a un gran acuerdo contra Mauricio Macri - Foto: Prensa Sergio Massa

10:30– (Por Rubén Lasagno) – Patético el rostro de Sergio Massa cuando ayer a la tarde se acercó al atril, preparado de apuro, a fin de empardar la jugada de Macri, quien, unido con Pichetto, lo tenía al peronista hablando ante todos los medios, anunciando su acompañamiento como Vice en la próxima elección para la presidencia y respondiendo preguntas.

Cuando todos esperábamos que Massa hiciera lo que ya hacía varios minutos estaba llevando a cabo Pichetto en otro lugar de la ciudad (anunciar la anexión al kirchnerismo y responder preguntas), la pantalla partida nos mostraba a un Pichetto respondiéndole abiertamente a la prensa y en el otro lado un incómodo Massa, serio, desencajado, hizo una breve presentación sobre la necesidad de armar un gran frente opositor y cuando nos aprestábamos a escuchar sus argumento, el tigrense salió disparado de la pantalla, dejó solo el atril, el micrófono y se fue. Acto seguido entró el tren fantasma kirchnerista encabezado por Gioja y todo quedó reducido a una imagen patética, que causó más gracia que atracción y más desazón (por lo hecho por Massa) que tranquilidad.

Sin duda la jugada del gobierno nacional fue letal para el kirchnerismo y fundamentalmente para Sergio Massa, quien ahora queda “pegado” a lo peor de la argentina, sin haber logrado juntar las partes del peronismo y ponerse como líder. Hoy, el tigrense resolvería su vuelta al kirchnerismo, pero ayer el gobierno nacional le arrebató el centralismo en la agenda pública y lo devaluó enormemente.

Ya sin la expectativa de “como jugará Massa”, hoy la historia se debate en “Por qué jugará Massa”. Hasta ayer el tigrense imponía condiciones para integrar una alianza con lo peor de la política nacional en los últimos 30 años y la negociación pasaba por no quedar subsumido dentro del kirchnerismo, sino yendo como Frente Renovador a disputar en unas PASO, la candidatura de Fernández-Fernández, algo que Cristina no aceptará y mucho menos ahora que Massa está prácticamente obligado a agarrar “lo que le den” y no lo que fue a buscar.

Casi con seguridad Sergio Massa va quedar absorbido por el kirchnerismo residual, hoy transformado en esa foto patética que vimos ayer en el atril, de personas desalineadas empujándose como muñequitos alrededor de Gioja para entrar en cuadro y hablar dos minutos en el micrófono; seguramente va a conformarse con una diputación y allí terminará la historia de este “renovador” que alguna vez soñó con llegar a la presidencia del país.

Ayer el gobierno nacional hizo una jugada cuyos efectos se pudieron ver en el rostro de Sergio Massa en los pocos segundos que duró su aparición en cámara, antes de correrse y dejarle el micrófono a un Gioja, más para la jubilación que para la política y al tren fantasma que se alineó a su lado para decirle a la ciudadanía “Aquí estamos, somos la renovación y venimos de parte de Cristina a abrazar a Sergio y decirle que este es un espacio del cual nunca, verdaderamente, se fue”.Hoy Sergio Massa prácticamente no tiene otra opción que aliarse con CFK. Ya no puede volver, cruzó el punto de no retorno. Atrás el Peronismo Federal que él mismo dinamitó tomó una decisión y le sacó las bases de sustentación a su pretendida carrera a la presidencia por la “ancha avenida del medio”. Adelante, Cristina lo espera rememorando las estrofas del tango “Volver”, solo que esta vez, además del Frente marchitode Sergio Massa, el ex hombre fuerte del cambio argentino vuelve por lo que queda y le quieran dar. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí