El gobierno de Nicolás Maduro admitió la muerte de un militar venezolano detenido y torturado

0
955

08:20 – Rafael Acosta Arévalo estaba bajo custodia del Estado por presunta conspiración. Juan Guaidó pidió a las Fuerzas Armadas que desconozcan el poder chavista.

Cuando Gobierno y oposición se preparaban para retomar el diálogo con el objetivo de poner fin al estancamiento político, un grave hecho volvió a convulsionar la actualidad de Venezuela: la muerte del militar Rafael Acosta Arévalo, quien estaba detenido bajo custodia del Estado por su presunta implicación en una conspiración.

En un comunicado, el Gobierno venezolano informó que el propio Nicolás Maduro pidió al titular del Ministerio Público, Tarek Saab, “una completa y exhaustiva investigación” que esclarezca este fallecimiento, que calificó como “lamentable”.

“Esperamos que la actuación expedita del Ministerio Público proporcione expedita respuesta a la solicitud hecha por el presidente (…) en aras de preservar la paz y el buen desarrollo de la justicia”, se añade en el texto.

Antes, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, había denunciado la muerte de Acosta Arévalo tras haber sido torturado.

Simultáneamente a la divulgación del comunicado del Gobierno de Maduro, Guaidó reiteró su condena del hecho y llamó nuevamente a la familia militar a desconocer al líder chavista.

“Confirmamos el asesinato del capitán de corbeta Acosta Arévalo, habíamos denunciado el día martes su desaparición, junto a otros 6 oficiales, y hoy se confirma su asesinato luego de haber sido torturado brutal y salvajemente”, dijo en una declaración transmitida en sus redes sociales.

De acuerdo con informaciones de la prensa venezolana, Acosta Arévalo fue detenido el pasado 21 de junio por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), sin que se indicaran entonces de inmediato los motivos de su aprehensión.

El Gobierno de Maduro denunció el miércoles que desactivó un golpe de Estado que se produciría entre el 23 y 24 de este mes, y que incluía el asesinato de los principales líderes del chavismo.

Un día después, el fiscal general informó que Acosta Arévalo formaba parte del plan, y que estaba siendo investigado junto a otros 13 civiles y militares.

A varias horas de la muerte de Acosta Arévalo, las autoridades aún no han informado sobre las causas que motivaron el deceso del oficial ni han entregado el cuerpo, precisó Alonso Medina Roa, miembro del equipo de defensa del militar.

“Ha habido mucho hermetismo”, afirmó abogado al reconocer que la última evidencia que se tiene de la condición del militar fue cuando fue llevado al tribunal “muy golpeado”, con “muy poca capacidad motora”, y dificultades para hablar.

El abogado descartó que Acosta Arévalo presentara alguna dolencia previa a su detención que pudiese haber motivado la muerte, y recordó que el acta policial del arresto indicó que el oficial “sale corriendo“ al ser interceptado por las fuerzas de seguridad poco antes de ser capturado a las afueras de la capital.

Acosta Arévalo fue uno de los seis funcionarios, cuatro militares y dos policías judiciales, que fueron apresados en medio de la visita que realizó entre el 19 y 21 de junio a la capital venezolana Bachelet. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí