El Paso Integración Austral volvió a atender en forma “normal” pero prosigue la emergencia

0
1257
El Paso Integración Austral volvió a atender en forma “normal” pero prosigue la emergencia

11:30 – Tal como diéramos cuenta ayer, el paso Integración Austral en Monte Aymond, fue cerrado al tránsito y se dejaron de realizar las operaciones aduaneras y migratorias, cuando los funcionarios chilenos decidieron retirarse de allí (lado argentino) por las condiciones de inhabitabilidad del complejo que estaba sin calefacción, con temperaturas bajo cero, luz cortada y baños clausurados por falta de higiene.

La novedad se distribuyó tanto en las redes sociales como en varios medios nacionales que tomaron la nota de OPI como fuente y desde algunas radios se comunicaron con nuestra Agencia para pedir más precisiones, respecto de lo que viene sucedieron hace muchos años.

Anoche alrededor de las 23:30 hs personal de una empresa privada dejó en funcionamiento las calderas, restableciéndose la calefacción, un elemento que, junto con la energía, son fundamentales para el trabajo que se extiende desde las 08:00hs de cada día hasta las 22:00hs, con la atención de miles de paseantes, turistas, automovilistas, micros, transporte de carga, etc.

Nuestras fuente en Monte Aymond señalaron “Estamos trabajando normal pero la emergencia no terminó” y agregó “En cualquier momento volvemos a tener que cerrar porque esto ocurre casi siempre, lo que pasa que en verano, por ejemplo si bien es difícil es un poco más tolerable. Ayer hacía más frío adentro del establecimiento que afuera. Y esta semana tuvimos temperaturas por debajo de los 14 grados bajo cero. Y los chilenos ya habían dicho que en esas condiciones no trabajan más”, señaló y finalizó diciendo “El otro tema de los baños, nunca tuvo solución. Ahora llamaron a una empresa privada, pero tememos que pase el impacto de esta noticia y otra vez tengamos que clausurarlos porque no haya quién los atienda y limpie”.

Parches sin soluciones de fondo

En los distintos informes que viene realizando OPI sobre el deplorable estado de las fronteras en el territorio de Santa Cruz, se han puesto de manifiesto siempre que el principal culpable de la situación de abandono y desidia en que están los pasos fronterizos de la provincia con Chile, es el Estado Argentino. Y no se trata que el gobierno actual no hizo nada (solamente); el anterior tampoco y tuvo en sus manos 12 años de gestión total (Nación-provincia-municipio).

Téngase  en cuenta que a finales del año 2012 comenzaron las gestiones para compartir de manera mancomunada los servicios en los pasos fronterizos en la provincia (y todo el país) con Chile y a finales del 2014, en el marco de ese acuerdo se había concluido que la Argentina proveería la energía para el paso Monte Aymond y Chile el gas.

En pocos meses Chile llegó con el caño de gas natural al límite entre ese país y argentina y gasificó el complejo aduanero de su lado, pero por alguna cuestión burocrática o vaya a saber por qué iniciativa dormida en algún cajón de un funcionario argentino o alguna coima que no se pagó, nunca se destrabó el permiso, por cuanto (explicaron oficialmente) la provisión de gas de un país a otro, aún siendo para calefaccionar un módulo aduanero, es “importación de gas”, lo cual conlleva una compleja tramitación comercial que nadie quiso ni quiere solucionar. Este es uno de los problemas de infraestructura: una traba burocrática la cual hace más de cinco años impide que el gas natural, el cual está a solo metros del módulo aduanero argentino, no pueda llegar allí.

El segundo gran problema está en el incumplimiento de los gobiernos argentinos (el anterior y el actual), para cumplir con la otra parte del acuerdo. Argentina debe proveer de electricidad al paso Integración Austral. Hace más de cinco años, el tendido del interconectado nacional quedó a unos 40 kms de distancia de Monte Aymond; es decir, el cableado para llevar la energía nunca se hizo, razón por lo cual el lado argentino de la aduana se sirve de la electricidad que generan los grupos chilenos, quienes aportan un 80% de la luz al lado argentino, el cual con sus viejos equipos solo produce el 20% y a veces menos.

Cuando se caen los equipos argentinos – le dijo una fuente de Gendarmería a OPI – se recargan los del lado chileno y ahí todo comienza a andar mal. Todo esto era “provisorio”, pero hace muchos años venimos padeciendo los cortes de energía que, como la calefacción, cuando falta, no solo le impide al personal habitar este lugar, sino que además el sistema informático no funciona e impide evacuar tráfico”, señaló. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí