Cortocircuito diplomático entre Gran Bretaña y EE.UU. por una filtración

0
201

10:20 – Un diario británico publicó cables confidenciales del embajador en los que critica a Trump y su gobierno; el magnate dijo que cortará el contacto y aprovechó para atacar a May

Aliados históricos, Estados Unidos y Gran Bretaña enfrentan ahora un sorpresivo cortocircuito diplomático por una filtración. El presidente Donald Trump dijo ayer que no tendrá más contacto con el embajador británico en Washington , Kim Darroch, después de la filtración a la prensa de cables diplomáticos en los que el emisario habría calificado a su gobierno como «torpe», «inepto» y «excepcionalmente disfuncional».

«Yo no conozco al embajador, pero él no es querido ni bien visto en los Estados Unidos. Ya no tendremos contacto con él», publicó el presidente norteamericano en su cuenta oficial de Twitter, luego de que el dominical británico The Maily on Sunday publicara las decenas de correos y telegramas que Darroch envío al gobierno de Theresa May desde 2017, en los cuales describía con dureza las falencias de la administración Trump, entre ellas, las divisiones internas de la Casa Blanca, la relación de Estados Unidos con Irán, las «inseguridades» del líder estadounidense y su reciente visita a Gran Bretaña.

«No estimamos que esta administración llegue a ser en algún momento más normal, menos disfuncional, menos impredecible, menos desgarrada internamente, menos desastrosa e inepta», decía el embajador en uno de sus cables.

La cancillería británica no respondió sobre la veracidad de los documentos filtrados, pero sí emitió un comunicado para explicar que la opinión pública de Gran Bretaña espera «que los embajadores proporcionen a los ministros una evaluación honesta y sin adornos de la política de los países en los que se encuentran».

«Sus puntos de vista no son necesariamente los de los ministros o los del gobierno. Pero les pagamos para que sean francos, tal y como lo sería el embajador de Estados Unidos aquí», agregó el texto.

Los cables filtrados se producen en un momento delicado en la política británica, mientras el Partido Conservador elige a un nuevo primer ministro que sucederá a Theresa May, quien fue destituida por sus propios compañeros de partido en el Parlamento por no hacer cumplir el voto de 2016 de los británicos a favor de abandonar la Unión Europea.

Por lo tanto, las filtraciones de los mensajes del embajador no solo podrían interponerse ante los intentos de Gran Bretaña de asegurar un acuerdo comercial con los Estado Unidos posterior al Brexit, programado para el 31 de octubre, sino que generaron alarma entre los ministros británicos ante la idea de que comunicaciones internas tan delicadas hayan podido ser filtradas y salir a la luz, posiblemente para fines políticos.

Como respuesta, las autoridades británicas abrieron ayer una investigación oficial para hallar al responsable de las filtraciones. «Tenemos que descubrir cómo pudo pasar esto, al menos devolver la confianza a nuestros equipos en todos el mundo para que continúen dándonos evaluaciones sinceras», dijo el canciller Jeremy Hunt.

Por su parte, Theresa May, la saliente primera ministra británica, calificó las filtraciones como «totalmente inaceptables» y afirmó tener «una confianza completa» en Darroch, un experimentado diplomático que llegó a Washington en enero de 2016, antes de la victoria de Trump en las presidenciales. Darroch también solía trabajar como principal representante de Gran Bretaña en la Unión Europea.

Las declaraciones de May sobre su apoyo al embajador británico en Washington no pasaron inadvertidas por Trump, que rápidamente la convirtió en el blanco de sus críticas en Twitter: «Soy muy crítico de la forma en la que el Reino Unido y la primera ministra Theresa May manejaron el Brexit. Yo le dije cómo actuar, pero ella decidió tomar otro camino».

El ministro de Comercio, Liam Fox, que está de visita en Washington, dijo a BBC Radio que se disculpará con la hija del presidente, Ivanka Trump, con quien tiene previsto reunirse. «Me disculparé por el hecho de que ni nuestra función pública ni elementos de nuestra clase política hayan estado a la altura de las expectativas que tenemos o que Estados Unidos tiene sobre su comportamiento, que en este caso particular falló de la manera más extraordinaria e inaceptable», dijo.

«Las filtraciones maliciosas de esta naturaleza pueden provocar un daño en esa relación, lo que puede afectar a nuestros intereses de seguridad», agregó.

La filtración se produce un mes después de la visita de Estado de Trump a Londres, en la que fue recibido con salvas en el Palacio de Buckingham. «Aunque disfruté plenamente la visita de Estado el mes pasado, fue la reina quien más me impresionó», dijo el mandatario estadounidense.

En uno de sus cables más recientes, el diplomático informó a sus jefes en Londres que, mientras que Trump se sintió «deslumbrado» por el esplendor de la realeza que lo recibió en su visita oficial al Reino Unido, el mandatario estadounidense seguirá decidiendo su política a partir del «interés propio» ya que «es el país de América primero», en referencia al eslogan de campaña y gobierno de Trump.

«Para un hombre que ha llegado a ocupar el cargo más importante del planeta, el presidente Trump irradia inseguridad», describió Darroch, quien además opinó que las versiones sobre tensiones internas en la Casa Blanca son verdaderas.

«Las historias sobre las luchas internas en la Casa Blanca, a nuestro juicio, son en su mayoría ciertas: múltiples fuentes las han confirmado a través de nuestros propios contactos en la Casa Blanca. Es un ambiente excepcionalmente disfuncional», aseguró.

En relación con la política estadounidense hacia Irán, Darroch expresó que esta es «incoherente y caótica», y puso en duda que Trump decidiera no atacar con misiles debido a las bajas que podría haber provocado dicha ofensiva. Desde su punto de vista, la decisión se debió en mayor medida a las preocupaciones del dirigente estadounidense sobre las consecuencias electorales que podría acarrear lanzar el misil de cara a las presidenciales previstas para 2020. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí