El Gobierno pide que Lázaro Báez y Cristóbal López vayan a juicio por lavado de dinero

0
527

08:30 – El Gobierno -a través de la Unidad de información Financiera (UIF)- pidió que Lázaro Báez, Cristóbal López y Fabián de Sousa entre otros imputados-, vayan a juicio oral por lavado de dinero. Es en la causa que investigó una serie de operaciones inmobiliarias con un enorme terreno en la localidad de Comodoro Rivadavia. En breve, el fiscal Gerardo Pollicita presentará el requerimiento de elevación ante el juez Sebastián Ramos.

Por: Lucía Salinas

Los dueños del Grupo Austral y del Grupo Indalo fueron investigados conjuntamente por “sucesivas compraventas de un inmueble emplazado en la ciudad de Comodoro Rivadavia”. Se trata de unos 3.200 metros cuadrados ganados al mar, que las firmas “Servicio Integral Alem” (de Báez) e “Inversora M&S” (de López) comercializaron entre ellos en lo que para la Justicia es una “clara maniobra de lavado”.

- Publicidad -

Esta sospecha fue confirmada por la Sala I de la Cámara federal porteña, cuyos jueces consideraron que se “encuentra suficientemente acreditada” la maniobra de blanqueo.

Por ello, el juez Ramos le pidió a la UIF dirigida por Mariano Federici que en su rol de querella realice su pedido de elevación a juicio de la causa.

En el escrito de la UIF, al que accedió Clarín, se indicó que la maniobra se inició con la adquisición por parte de una empresa de Báez de un “inmueble a cambio de un servicio de pavimentación valuado en 875.454,33 pesos y al mes lo cedió por un millón de dólares en efectivo a una empresa de otro contratista del Estado, para que esta, a su vez, lo transfiera a otra firma de su propio grupo empresario por el doble de aquel valor: 2 millones de dólares dando así apariencia de licitud a aquellos activos”.

La causa expone dos operaciones utilizadas para “introducir en el mercado dinero proveniente de un ilícito penal, valiéndose a tal fin de la concertación de un precio por un bien inmueble que se hallaba sustancialmente por encima de su valor real”, evaluó la justicia.

Primera operación

Por un lado, se operó con la cesión de derechos acordada en junio de 2014 entre Servicio Integral Alem SRL e Inversora M&S sobe el terreno identificado como lote 2, manzana 61A, ubicado en Comodoro Rivadavia, por 1 millón de dólares. Por otro lado, se cedieron los derechos sobre el mismo bien, esta vez entre Inversora y el Banco Finansur (ambos de López) aprobada en septiembre del mismo año, pero por el doble de su valor: 2 millones de dólares.

El terreno investigado cuenta con una superficie de 3.200 metros cuadrados, y junto a otro terreno adyacente tiene un valor superior a los 2,5 millones de dólares. El inmueble había pertenecido inicialmente a Servicios Integrales Alem SRL, una firma de Lázaro Báez dedicada a la venta de cubiertas y accesorios para vehículos, además de venta de combustibles.

Según la documentación recolectada durante la instrucción corroboró que el 50% del lote ascendía a 880.550 pesos a 2011. Servicios Integrales Alem había abonado la mitad del precio en 1999, antes de que la firma fuera comprada por Báez.

Por tanto, la valuación total del inmueble era de 1.761.100 pesos en diciembre de 2011, lo que al tipo de cambio de aquel momento arroja 413.400 dólares.

Segunda operación

Pero luego, la cesión de derechos sobe el inmueble aprobada por los directorios de ambas empresas quedó reflejada en el acta, donde se consignó que se hacía por 1 millón de dólares.

La investigación no se agota en esta operación “sino que poco tiempo después habría tenido lugar una nueva operatoria sobre el mismo bien, con la intervención de Inversora M&S y el Banco Finansur” que integran el Grupo Indalo.

En este caso, cedieron el terreno entre estas firmas por 2 millones de dólares, según consta en el acta donde figura Cristóbal López.

El juez Ramos determinó que el argumento de las defensas señalando que la construcción que se proyectaba realizar en el lugar justificaba el incremento del valor, “es insuficiente” y “no se condice con el vertiginoso tratamiento y aprobación de la cesión”, y consignaron que las operaciones analizadas en la causa “se habrían pactado por un precio que resultaba ampliamente superior al valor del inmueble”.

Delitos precedentes

En el caso de la primera operación con la empresa de Lázaro Báez, la operación podría vincularse, según la resolución, a las maniobras defraudatorias que se investigan alrededor de la obra pública que obtuvo el Grupo Austral en Santa Cruz. Esta causa se encuentra en juicio oral, en el que Cristina Kirchner está acusada de ser jefa de una asociación ilícita que habría favorecido al contratista K con 52 obras por 46.000 millones de pesos.

Por otro lado, la intervención de las empresas de Cristóbal López y “el origen ilícito de los bienes que pretendían blanquearse reside en una presunta defraudación al Fisco”. Se trata del expediente que también está en juicio oral, donde se acusa de defraudación agravada al dueño del Grupo Indalo y a su socio Fabián De Sousa, junto a Ricardo Echegaray, por no haber pagado el Impuesto a los Combustibles generando una deuda de 8.000 millones de pesos. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí