Inicio Internacionales EE.UU. le pone fin a un símbolo narco: cadena perpetua para el...

EE.UU. le pone fin a un símbolo narco: cadena perpetua para el Chapo Guzmán

196
0

08:20 – El poderoso exlíder del cartel de Sinaloa fue sentenciado en Brooklyn por tráfico de toneladas de drogas; ícono de la violencia del crimen organizado en la región, sería recluido en la cárcel más segura del país

El narcotraficante mexicano Joaquín «el Chapo» Guzmán, conocido por sus millonarios negocios de la droga y por sus cinematográficos escapes de prisión, fue sentenciado ayer a cadena perpetua por la Justicia de Estados Unidos, que sepultó así la carrera de uno de los íconos más violentos del crimen organizado de América Latina.

Guzmán, de 62 años, escuchó su sentencia a cadena perpetua y 30 años adicionales en el tribunal federal de Brooklyn, que llevaba la causa. Estaba acusado de traficar o intentar traficar 1213 toneladas de drogas a Estados Unidos a lo largo de casi 30 años, así como 1,44 toneladas de base de cocaína, 222 kilogramos de heroína, casi 50 toneladas de marihuana y «cantidades» de metanfetaminas.

El Chapo había sido declarado culpable en febrero pasado de los diez cargos que se presentaron en su contra. Los fiscales lo calificaron como el «líder despiadado y sediento de sangre» del cartel de Sinaloa, que comandó durante años y con el que libró cruentas batallas contra carteles rivales por el mercado de la droga de Estados Unidos.

Luego de haber guardado silencio durante todo el juicio, el Chapo decidió jugarse su última carta y dijo que había sido víctima de un trato «cruel», en relación con las condiciones carcelarias a las que estuvo sometido, que definió como «una tortura psicológica, emotiva y mental las 24 horas del día».

También cuestionó al juez Brian Cogan y al jurado por su presunta falta de imparcialidad. Según el narco mexicano, cuyo verdadero nombre es Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, el caso estuvo «manchado» por los prejuicios de los jurados, que habrían estado mal informados sobre la realidad de los hechos.

«El juez me negó un juicio justo cuando todo el mundo estaba observando», protestó el Chapo, reducido a la más cruda impotencia carcelaria luego de haber sido amo y señor de un vasto imperio criminal. «Aquí no se hizo justicia. Estados Unidos no es mejor que otros países corruptos a los que este país no respeta», afirmó.

El gobierno norteamericano solicitó, además, intentar recuperar unos 12.666 millones de dólares por los beneficios ilícitos que obtuvo gracias al narcotráfico. El cálculo corresponde a las cantidades de droga sobre las que el jurado apoyó su veredicto a partir de las pruebas, y los testimonios de 14 testigos cooperantes, entre ellos, sus exsocios Carlos Ramírez, Jorge Cifuentes o los hermanos Flores.

Herramientas

Las pruebas, señaló el juez Cogan, eran abrumadoras y demostraron cómo Guzmán utilizó el secuestro, la tortura y el asesinato como herramienta para disciplinar a los miembros de la organización y contra aquellos que actuaban contra los intereses del cartel.

El juez autorizó la declaración de Andrea Vélez, que trabajó para el cartel y señaló que los miembros de la organización le advirtieron que, si se alejaba de ellos, saldría «en una bolsa de plástico con los pies por delante». Vélez se evadió de todos modos y el Chapo lanzó una recompensa de un millón de dólares por su cabeza.

La abogada Mariel Colón, que visitó a Guzmán regularmente en prisión durante el juicio, se dijo optimista sobre una posible apelación. Pero si no tiene éxito, afirmó, «entonces esta será la última vez que el público verá al Chapo».

«También podría ser la última vez que el Chapo pueda ver a su esposa», agregó Colón.

La mujer del capo narco, Emma Coronel Aispuro, había llegado temprano a la audiencia en Brooklyn, donde escuchó la condena unas horas después, en lo que habría marcado también la despedida definitiva de la pareja. La exreina de belleza de 30 años, madre de sus pequeñas hijas mellizas, no tiene permiso para visitarlo en prisión ni para hablarle por teléfono.

Los expertos estiman que el Chapo quedará detenido en la cárcel de Colorado ADX Florence, conocida como la «Alcatraz de las Rocallosas» y considerada la más segura de Estados Unidos. Fue una medida extrema para quien hizo de la evasión de los presidios mexicanos una marca registrada de su poder, hasta su extradición.

«Nos aseguraremos de que pase cada minuto de cada día del resto de su vida en prisión aquí, en Estados Unidos», dijo el fiscal federal de Brooklyn, Richard Donoghue.

«Con la sentencia se separa el mito del Chapo del hombre Joaquín Guzmán, y para el hombre es el final de la cuerda, y es una realidad de la cual no podrá escapar», señaló el agente especial Ángel Meléndez, del Departamento de Seguridad Interior. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here