El dólar subió a $ 46,80, al ritmo de la guerra comercial y la incertidumbre electoral

0
479
El dólar subió a $ 46,80, al ritmo de la guerra comercial y la incertidumbre electoral

08:00 – El mercado opera cruzado por lo que pasa entre EE.UU. y China y la expectativa por el resultado de las PASO.

Por: Gustavo Bazzan

Los mercados están en modo electoral pero no logran desentenderse, desde ya, de lo que pasa en el mundo. El resultado es que se vive cada rueda con doble ansiedad: por conocer el desenlace del test electoral del domingo próximo y por la evolución de la crisis global desatada por la pelea entre China y Estados Unidos. En verdad, el mercado porteño tranquilamente podría pararse ya hasta ver cómo salen las PASO, pero el mundo sigue girando.

Ayer otra vez se miró lo que pasaba en China con el yuan y en Estados Unidos con las tasas de interés.

En estos días turbulentos que impregnan de volatilidad a los mercados de todo el mundo, ayer el dólar apuntó para arriba: llegó a subir 1% pero luego, al compás de otras monedas emergentes, se recuperó parcialmente. Acá, el tipo de cambio minorista cerró a $ 46,80 luego de arrimarse a los $47.

El Central intervino en el mercado de futuros. El cierre de ayer se ubica, igual, 10 centavos por debajo del $ 46,90 que se observó el viernes 26 de abril.

Al lunes siguiente, se anunciaba que el BCRA podía intervenir libremente en el mercado cambiario. Y comenzó una baja que se estiró hasta el piso de $ 42,84 el 12 de julio. Desde entonces, el dólar subió 9%.

​ El yuan volvió a depreciarse y el dólar en el mercado offshore se negoció a 7.0602 yuanes, pero no generó el mismo temblor que el lunes, dado que el Banco Central de China mantiene su tasa de paridad en 6.9683 yuanes por dólar.

Lo que sí se tomó nota ayer fue de la caída de la tasa de retorno de los bonos del tesoro de los Estados Unidos, que llegó a 1,62% aunque luego se ubicó en 1,73%. La caída de la tasa de retorno de estos bonos de alguna manera anticipa que la FED se verá obligada a bajar su tasa de referencia. Y si eso ocurre es porque el mercado registra una desaceleración de la actividad económica en los Estados Unidos. De hecho, se habla de que la tasa de los bonos estadounidenses también podría caer a terreno negativo, como ya está ocurriendo en Alemania y Japón, por ejemplo.

En concreto, esa caída de la tasa de los bonos -por aumento de los precios de dichos títulos- es lo que se conoce como “vuelo hacia la calidad”: esto quiere decir que los flujos de dinero van a los activos más seguros, y en ese viaje pierden los activos más riesgosos, como por ejemplo los de acciones o bonos de mercados emergentes. Argentina es la primera en la fila a la hora de sufrir estas consecuencias.

​ Un dato muy llamativo del vuelo a la calidad pero también de busca de alguna rentabilidad para esquivar las tasas de interés negativas, es que han subido muy fuerte los bonos a 100 años que tienen emitidos países como Bélgica o Dinamarca. Estos papeles prácticamente duplicaron su precio en un año.

Lo paradójico es que con tasas de interés por el suelo en todo el mundo, Argentina se mantiene fuera del mercado de deuda voluntaria por el complicadísimo escenario que atraviesa. La gran esperanza de los jugadores locales es que si el Gobierno logra salir bien parado del test electoral (este domingo, en octubre o eventualmente en noviembre) el flujo de dinero que podría ingresar al país sería apreciable, para aprovechar el diferencial de rentabilidad que ofrecen los activos locales.

Pero en estos días de incertidumbre los mercados se impregnan de volatilidad. Es lo que se vio ayer en la bolsa de Nueva York, donde los mercados llegaron a desplomarse cerca de 2% en el arranque de la rueda y terminaron con leves ganancias.

Nadie sabe dónde está parado, o lo que es lo mismo, nadie sabé con certeza qué valen los activos financieros. Para el caso de la Argentina, con las PASO a la vuelta de la esquina, esa incertidumbre y volatilidad global no ayuda en nada a contrarrestar la incertidumbre y volatilidad local.

Los operadores, desde hace rato, ya le prestan más atención a las encuestas que a las cotizaciones. Solo resta esperar las dos ruedas que quedan por delante y luego sí, a prepararse para un lunes intenso. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí