Alberto ganó con holgura en casi todo el país excepto en CABA y Córdoba

0
522
Alberto ganó con holgura en casi todo el país excepto en CABA y Córdoba

09:40 – El candidato K sacó las diferencias más marcadas en las provincias del norte. Y le arrebató al macrismo Mendoza y Jujuy.

Por: Annabella Quiroga

La corriente de la fórmula Fernández-Fernández se impuso por amplia diferencia en casi todo el país. Solo dos distritos quedaron en manos de Juntos por el Cambio: Ciudad de Buenos Aires y Córdoba.

Sin embargo, la distancia que el macrismo sacó en CABA y en la provincia mediterránea fue una gota de agua ante la marea de votos kirchneristas. En particular, no fue suficiente para compensar los puntos adicionales que la fórmula K sacó en la provincia de Buenos Aires, el distrito que aporta el 38% de los votos del padrón. Pese a las especulaciones que marcaban que entre los votantes de Cristina podría haber corte de boleta en favor de la gobernadora María Eugenia Vidal, el caudal de votos que logró Axel Kicillof estuvo a tono con los sufragios obtenidos por Alberto. 

El resultado que la fórmula oficialista obtuvo en Córdoba estuvo lejos de las expectativas que manejaba el Gobierno, que apostaba a sacar una distancia de al menos 20 puntos. Ese objetivo ni siquiera fue posible en la Ciudad de Buenos Aires. De todos modos, la provincia mediterránea aporto la ventaja más holgada en todo el país para Juntos por el Cambio.

El kirchnerismo logró imponerse en dos provincias que a priori se mostraban favorables al macrismo: Mendoza y Jujuy, ambas gobernadas por dos de las principales espadas de Cambiemos en el interior, Alfredo Cornejo y Gerardo Morales.

Alberto y Cristina también consiguieron su objetivo de quedarse con la provincia de Santa Fe. La dupla Scioli-Zanini había ganado por solo dos puntos en las PASO de hace cuatro años. Pero este año, el peronismo logró recuperar la provincia cuando venció al socialismo que venía gobernando desde 2007. Ese envión fue suficiente para ganar esta edición de las PASO aun con mayor comodidad.   

En las PASO de 2015, Macri se había impuesto solo en CABA y Mendoza. Aquella vez, en la ciudad porteña prácticamente duplicó los votos del que obtuvo la fórmula Scioli-Zanini. En Mendoza había ganado con el 36%, cuatro puntos de ventaja sobre su competidor. Y en Córdoba había quedado en segundo lugar, por detrás del partido que en ese momento encabezaba Sergio Massa, (UNA), que en la provincia mediterránea tenía en ese momento como aliado al ex gobernador José Manuel De la Sota. Hace cuatro años, UNA sacó en Córdoba 33,2%, Cambiemos, 29,5% y el kirchnerismo, 14,7%.

Como suele ocurrir con el peronismo, el norte del país fue la región en la que sacó mayor ventaja. Alberto arrasó en todas las provincias desde Misiones hasta Salta. El mejor resultado provino de Santiago del Estero, donde triplicó los votos de Mauricio Macri.

Y en Cuyo, además de Mendoza, el kirchnerismo también logró ventaja en San Juan y se impuso en San Luis tras haber conseguido el apoyo del gobernador Alberto Rodríguez Saá, quien en 2015 había triunfado con su lista Compromiso Federal y había relegado al kirchnerismo al tercer lugar, detrás de Cambiemos.

En la Patagonia, y pese a la incorporación a la fórmula oficialista del rionegrino Miguel Angel Pichetto, la fórmula kirchnerista se impuso con comodidad y logró la hegemonía desde Tierra del Fuego al Río Negro.

La única excepción fue la Antártida, donde con el 100% de los votos escrutados, Macri ganó con el 77%. Alberto quedó sexto, con solamente 6 votos. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí