El canciller de Brasil comparó a Alberto Fernández con una mamushka: “Lo abrís y está Cristina Kirchner, Lula y Chávez”

0
318
El Gobierno avanza en una moneda en común con Brasil

08:05 – Ernesto Araújo dijo que no tienen “ilusión” de que el kirchnerismo sea diferente si llega al poder. Cuestionó las criticas de Alberto F. a las instituciones brasileñas.

Por: Guido Nejamkis

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, dijo en una entrevista exclusiva con Clarín que “no tenemos mucha ilusión que ese kirchnerismo 2.0 sea diferente al kirchnerismo 1.0” y aseguró que pese al “ropaje de racionalidad” que mostraron recientes declaraciones de Alberto Fernández “el pasado me parece muy claro”.

Además, comparó al candidato presidencial opositor argentino con una mamushka rusa que al abrirse encierra otras muñecas más pequeñas. “Está Alberto Fernández, lo abres y está Cristina Kirchner, la abres y está Lula y después Chávez”, aseguró.

Al frente del Palacio Itamaraty, la cancillería de Brasil, desde la asunción del presidente Jair Bolsonaro el 1 de enero, Ernesto Araújo advirtió que el gobierno de Brasil no aceptará retrotraer al Mercosur a su estado vigente durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, en Brasil, y Néstor y Cristina Kirchner en Argentina, cuando el bloque se convirtió en lo que definió como “un centro de coordinación política” sin resultados económicos.

El presidente Bolsonaro y el ministro de Economía Paulo Guedes dijeron que Brasil saldrá del Mercosur si Alberto Fernández, siendo electo presidente, cierra la economía argentina.

¿Puede ser destruido un bloque como el Mercosur que es un activo y política de Estado de cuatro países?

Desde el 1 de enero estamos buscamos construir entre el presidente Bolsonaro y el presidente Macri un nuevo pacto Brasil-Argentina. Un pacto de crecimiento, de generación de empleos, de apertura al mundo y también de defensa de la democracia en nuestra región. Durante la preparación de nuestro programa de gobierno había dudas respecto al Mercosur, porque fue usado para finalidades que no eran las originales. Estaba la sombra de un Mercosur en el que no había comercio intrazona, en el que durante el gobierno de Kirchner Argentina puso barreras muy altas a productos brasileños, incumpliendo el compromiso de libre comercio, y eso siendo tolerado por los gobiernos brasileños anteriores en detrimento de nuestro interés, pero en nombre de un proyecto ideológico ligado al Foro de San Pablo, del cual esos gobiernos formaban parte. Ese era el Mercosur que existía y no queríamos más. Discutimos la idea de librarnos del Mercosur, porque no tenía libre comercio intrazona, no tenía negociaciones con el resto del mundo, tenía negociaciones bloqueadas con la Unión Europea, porque había una visión de no apertura, y era parte de un proyecto ligado a la Venezuela de Chávez, a Cuba, etc. Ese Mercosur no servía a nuestro nuevo programa.

Esa realidad no existe más. ¿Cuál es la percepción de lo que viene?

En el comienzo de nuestro gobierno, con la línea del presidente Macri, percibimos que era posible revitalizar al Mercosur con un enfoque diferente. Un enfoque que era el original del Mercosur: libre comercio entre nosotros, sin las barreras que fueron impuestas en el pasado, negociaciones muy activas con el resto del mundo, el Mercosur como una plataforma de apertura al resto del mundo, y Brasil-Argentina juntos en el intento de consolidar la democracia en toda América del Sur, principalmente intentando devolver la democracia a Venezuela. Esto está dando resultados. Conseguimos cerrar la negociación con la Unión Europea, estamos en negociaciones avanzadas con varios otros, existe la perspectiva incluso de una negociación con Estados Unidos y otras grandes economías que están cada vez más interesadas en negociar con el Mercosur. Nos preocupa que pueda haber un retroceso en ese pacto. Puede haber retrocesos en el libre comercio dentro del Mercosur, en las negociaciones con el resto del mundo, y un intento en relativizar el tema de la democracia, algún tipo de acercamiento a regímenes totalitarios que infelizmente existen en nuestra región. Estamos muy preocupados con eso. ¿Por qué? Porque existe un pasado. ¿Cuál es el currículum del candidato Alberto Fernández y de la candidata Cristina Kirchner? Es un currículum de un Mercosur que era utilizado para fines ideológicos, que no servía para sus fines comerciales, y también de falta de compromiso con la democracia. Todas las declaraciones que han sido dadas por ellos van en ese sentido, no veo ningún cambio de filosofía. Nos preocupó mucho por ejemplo ver en la visita del candidato Alberto Fernández al ex presidente Lula que él dijera ´yo pienso muy parecido a Lula´. Eso está textualmente en sus declaraciones. En Brasil sabemos cómo Lula piensa. El pensamiento de Lula creó un país con los problemas que conocemos de corrupción, de estancamiento económico, de una economía que no consiguió proporcionar empleos a los brasileños. Entonces es preocupante, preocupante incluso no sólo en la dimensión de una asociación con todo un proyecto de Mercosur que no resultó, sino también con un proyecto hemisférico, bolivariano. Esa es nuestra preocupación.

Alberto Fernández declaró sin embargo que su eventual gobierno será distinto a los que su fuerza encabezó en el pasado.

Eso que dice, que no necesariamente va a ser una cosa igual a como fue el gobierno de Kirchner, yo, para usar una imagen, lo veo como una muñeca rusa. Está Alberto Fernández, lo abres y está Cristina Kirchner, la abres y está Lula, y después Chávez. Para nosotros está muy claro. Hay un ropaje de racionalidad económica en esas últimas entrevistas, pero el pasado me parece muy claro. Hay algunas cosas que se dicen en campaña, pero no tenemos mucha ilusión que ese kirchnerismo 2.0 sea diferente al kirchnerismo 1.0.

¿Se abrió algún canal de diálogo la oposición que puede llegar a gobernar la Argentina?

No hay diálogo porque en primer lugar consideramos una cosa muy complicada cuando el candidato Alberto Fernández viene a visitar al ex presidente Lula en la prisión y tuvo manifestaciones muy ofensivas contra las instituciones brasileñas, contra nuestro sistema judicial, contra nuestro proceso político. Fue muy ofensivo porque el de los brasileños es un pueblo que se movilizó para fortalecer y apoyar las instituciones, las investigaciones del Lava Jato. La lucha contra la corrupción en Brasil que llevan a cabo nuestras instituciones, el poder Judicial, es algo con inmenso apoyo e involucramiento popular. Cuando se cuestiona y ofende a nuestras instituciones, se cuestiona la operación Lava Jato, se dice que Lula es un preso político, se ofende a todo el pueblo brasileño, a todos los brasileños que están involucrados en la lucha contra la corrupción… se creó un clima muy complicado. Luego, más recientemente, Alberto Fernández llamó a nuestro presidente racista y otras cosas más. Eso es algo sumamente ofensivo. Entonces, eso realmente complica cualquier… En este momento no tenemos diálogo con él y no creemos que esa sea una base para cualquier tipo de diálogo.

¿Es posible frenar esa escalada de ofensas?

Nadie quiere una escalada de ofensas. Pero continuamos preocupados con las señales muy claras del candidato Fernández en términos de su visión del mundo, de cuál es su programa. Esas pocas declaraciones de los últimos días, lejos de convencernos de que sean sinceras, nos parece que son de conveniencia. Tenemos que mirar la ficha, cuál es el pasado de esa candidatura y no una declaración aislada. Entonces, nada de lo fue dicho en los últimos días, de que no pretende cerrar la economía, disipa las preocupaciones que tenemos. Continuamos trabajando con el gobierno del presidente Macri, estamos involucrados en nuevas negociaciones comerciales, esta semana tuvimos avances en la negociación con EFTA (Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein), es una dinámica muy positiva que queremos continuar. Nuestra expectativa es poder continuar trabajando con un gobierno, con un presidente, que tenga una visión como la nuestra, de apertura, de competitividad.

¿Y si viene otra visión distinta?

Es claro que eso tiene impacto en el Mercosur. Habrá que evaluar exactamente cuál es ese impacto y cuál sería nuestra acción. Pero es obvio que no repetiremos, en esa hipótesis, la actitud anterior en tiempos del gobierno de Lula, en los que el Mercosur se convirtió en una central de coordinación política para sacar a Paraguay, por ejemplo, y no entregaba resultados económicos. Tendremos que evaluar muy claramente desde el punto de vista técnico y político que significaría para el Mercosur un cambio de visión del mundo y regional en Argentina. El Mercosur tiene una vocación original y es un proyecto de integración abierta. Tendremos que evaluar con mucho cuidado en caso que se quiera cambiar eso. Mire, está habiendo tantos frutos positivos entre el gobierno de Bolsonaro y el gobierno de Macri. Nos preocupa que se pueda retroceder a una época que dio frutos negativos, impactos negativos para los dos partes. Un cambio radical de orientación en Argentina, eso puede comprometer todo el proyecto. En el período Lula-Kirchner hubo un pacto suicida entre los dos países. Hoy tenemos un pacto de crecimiento, de competitividad, apertura y prosperidad. Nosotros no volveremos a un pacto suicida. Si el Mercosur vuelve a ser víctima de una ideologización, eso va a perjudicar al bloque. No por nuestra voluntad. Pero el bloque no volverá a ser manipulado por intereses que para nosotros son contrarios tanto al interés del pueblo brasileño como del pueblo argentino. Y ciertamente contrarios de nuestros sectores económicos. Si el pueblo argentino tomara la opción de mantener al presidente Macri estoy seguro que esos frutos de los que hablé, aparecerán mucho más, con el lanzamiento de nuevos acuerdos, con el ciclo de crecimiento que Brasil entrará en breve con las reformas que estamos haciendo.

¿Ve riesgo real para el acuerdo Unión Europea-Mercosur en caso de un triunfo electoral de Alberto Fernández?

Veo riesgo por las declaraciones del candidato Alberto Fernández, por la filosofía proteccionista que no ve las ventajas en ese acuerdo. Porque no es sólo ese acuerdo. Si hay una señalización de parte de Argentina en contra todas las otras negociaciones pueden ser perjudicadas. Yo participé en las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea por Brasil durante los gobiernos de Kirchner. Yo vi cual era la actitud, era la actitud de no querer el acuerdo. Ahora tengo la impresión que la filosofía es la misma. Tal vez sea uno de los principales acuerdos del Mercosur en los últimos 30 años. En términos de apertura de mercados, inversiones. No es algo banal, es fundamental. Entonces al ver eso cuestionado, se cuestiona nuestra política. El Mercosur no es sólo una bandera que levantamos al lado de la nuestra. Tiene que ser una plataforma para generar crecimiento, inversiones, empleos y negocios. Tiene que generar resultados. Si deja de dar resultados vienen los problemas de los que estoy hablando. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí