El dólar hace la plancha, aunque sus versiones paralelas andan a los saltos

0
529

07:30 – Aumenta la presión sobre el contado con liquidación por los fondos que quedaron atrapados con deuda en pesos

Por: Javier Blanco

El dólar oficial abrió la segunda semana tras la imposición de límites a su demanda ratificando su tendencia a la estabilidad, aunque -a la vez- sus “versiones paralelas”, que recuperaron protagonismo precisamente gracias a esas restricciones, confirmaron su firmeza.

Todo fue al cabo de la jornada cambiaria con mayor movimiento desde el regreso de los controles (se operaron US$532,4 millones de contado, 24% más que el viernes) y en la que el Banco Central (BCRA) mantuvo su tutela sobre el mercado. “Colocó posturas de venta en $56,10 que sirvieron para disuadir al mercado en momentos en que el billete había tocado máximos de $56,09”, explicó el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.

Esa sola amenaza bastó para que el billete se replegara hasta los $56,03 para la venta al cierre mayorista, lo que supone un avance del 0,45% en relación con el viernes, que en el marcado minorista se reflejó con la clausura a $58,15, valor 13 centavos (0,225%) superior al precedente.

La data de este segmento de negocios parece confirmar que las limitaciones aplicadas a la demanda -básicamente a la de empresas- le devolvieron al BCRA capacidad para administrar el precio local de la divisa y plancharlo, que es, en definitiva, el objetivo que persiguió el Gobierno al disponer, aunque a disgusto, las últimas medidas.

Incluso se observa un gran celo oficial al respecto, considerando que la entidad que preside Guido Sandleris elevó otros 15 puntos la tasa de referencia (cerró a 85,98%, nuevo máximo desde julio de 2002), aunque sin lograr que eso le sirva para sacar pesos de circulación.

Sin embargo, esa estabilidad contrasta con los vaivenes que muestran los otros valores del dólar oficial, que son los que surgen de las operaciones con activos bursátiles canalizadas para conseguir el cambio de moneda.

“El spread entre el mayorista y el ‘contado con liqui’ es el dato a seguir de aquí en más con este esquema, ya que es la única vía legal que permitirá a empresas hacerse de dólares”, recomendó el economista y consultor Federico Muñoz en su último informe semanal.

Esa brecha, que alcanzó picos del 16% a mediados de la semana pasada y máximos intradiarios del 20% por momentos el viernes, quedó en 14,25% ayer, considerando un cierre promedio de $64,10 para el tipo de cambio que surge de esas operaciones, aunque según la acción o bono que se use para el arbitraje su valor varió de $63,30 a $65,40.

Los analistas no dudan en afirmar que la brecha que se abrió entre el tipo de cambio oficial y los “paralelos” también legales (dólar MEP o bolsa, que es para arbitrajes locales, o contado con liqui -CCL-, que permite enviar la divisa al exterior) tenderá a profundizarse, en especial, en relación con el CCL.

“Hay grandes fondos del exterior que habían comprado bonos y letras en pesos y a los que ahora no les quedará otra que recurrir al CCL para salir. En 14 días, por caso, está el vencimiento del Bono de Política Monetaria (Bopomo), en gran parte en manos de este tipo de inversores que cobrarán pesos por un equivalente a unos US$400 millones que buscarán llevarse”, explicó Santiago López Alfaro, de Delphos Investment, quien advirtió además que ese caso se repetirá con el resto de los vencimientos en pesos, muchos de los cuales están concentrados en octubre, antes de las elecciones.

“Lo más probable es que esa brecha vaya para arriba. Durante el cepo con el kirchnerismo la tuvimos al principio entre 10% y 15%, pero después se fue a 70%: no creo que ahora tengamos un margen tan alto, pero sin duda irá en aumento”, explicó días atrás el economista y analista financiero Diego Falcone.

La jornada dejó además una nueva merma de US$307 millones en la tenencia de reservas del BCRA (quedó en US$56.642 millones), lo que supone la pérdida más baja en 12 ruedas (desde el 23 de agosto).

Esto estaría relacionado a su vez con un menor retiro de depósitos en dólares de los bancos: el jueves pasado, último dato oficial, se fueron US$473 millones, algo así como la mitad de lo que había salido el viernes (30) y lunes (2) -los días más duros-. De este modo, se eleva a US$8843 millones (o 27,1%) la caída en el stock de estas colocaciones privadas tras las PASO.

La expectativa de un goteo menor se sostiene además en el menor pedido de billetes físicos que le hacen día a día los bancos al BCRA. Ayer fueron solo US$30 millones, el menor monto desde las PASO, lo que indicaría que el drenaje de depósitos se está frenando”, explicó el licenciado en finanzas Juan Manuel Palacio. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí