Trump dice que hay un principio de acuerdo comercial con Japón

0
167

El presidente estadounidense señaló que su administración desea profundizar las negociaciones y que se anunciará un pacto en las próximas semanas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que su administración había llegado a un acuerdo comercial inicial con Japón y anunciaría un pacto en las próximas semanas.

Se espera que el pacto comercial, aunque limitado, aumente el acceso de productos agropecuarios estadounidenses como carne y pollo al mercado japonés. Eso daría algún alivio a los productores que se han visto perjudicados por la guerra comercial de Trump con China.

- Publicidad -

No se han dado detalles exactos del acuerdo. Pero gente informada de las negociaciones dice que el pacto bajaría los aranceles japoneses a la carne y otros productos agropecuarios estadounidenses a cambio de bajar los aranceles estadounidenses sobre productos industriales tales como maquinaria. A diferencia de la mayoría de los acuerdos comerciales, se piensa que el pacto se limitará a unos pocos sectores.

No está claro cuanta protección ofrecería el acuerdo a Japón contra las amenazas de Trump de imponer aranceles a sus autos, penalidad que Japón está ansioso por evitar. Y no parece probable que el acuerdo exima a Japón del arancel del 25 por ciento sobre el acero de Trump, según gente familiarizada con las discusiones.

En una carta notificando al congreso de sus planes el lunes, la administración dijo que haría un acuerdo comercial con Japón respecto de los aranceles, así como un acuerdo sobre las normas que gobiernan el comercio digital.

Trump habló de avances en las negociaciones comerciales con Japón durante la reunión del G7 en Francia el mes pasado, diciendo que los dos países estaban “muy cerca” de un acuerdo importante.

“Estamos trabajando en un acuerdo muy grande con Japón y estamos muy cerca de lograrlo”, le dijo a reporteros luego de reunirse con el primer ministro Shinzo Abe de Japón. “Será uno de los mayores acuerdos que hayamos hecho con Japón”.

Abe dijo que ambas partes habían alcanzado exitosamente “consensos con respecto a los elementos centrales relacionados con el comercio agropecuario e industrial”, pero señaló que el lenguaje preciso del pacto seguía en debate. Hablando con reporteros en el evento, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que el acuerdo daría nuevos accesos al mercado japonés por valor de US$7000 millones.

La administración ha estado corriendo para concluir el acuerdo antes de que Trump viaje a New York la semana que viene, donde volverá a encontrarse con Abe en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Aunque Japón inicialmente se resistió a un acuerdo comercial bilateral con Estados Unidos e insistió en cambio en que volviera al Acuerdo del Pacífico (TPP por sus siglas en inglés), Abe aceptó negociaciones comerciales uno a uno.

Es probable que el acuerdo de la administración Trump incluya una gama de cuestiones mucho más estrecha que el TPP. Funcionarios estadounidenses y japoneses han estado ansiosos por anunciar una “cosecha temprana”, un acuerdo que dé sustento a su asociación, así como a las posibilidades de reelección de Trump, y luego continuar con las negociaciones para otros sectores económicos.

Es improbable que los acuerdos en materia agropecuaria vayan más allá de lo que Japón hubiese otorgado a Estados Unidos bajo los términos del TPP. Tokio acordó bajar los aranceles sobre una amplia variedad de productos agropecuarios, incluyendo los que provengan de Estados Unidos, cuando se sumó al TPP, y ha dicho sistemáticamente que no le ofrecerá al país norteamericano mejores condiciones que las que disfrutan los países miembros de ese grupo.

El nuevo acuerdo no incluiría muchas otras áreas de comercio que sí están considerados en el TPP. En cambio, los negociadores prevén abordar sectores tales como farmacéutica, energía y servicios en negociaciones futuras.

“Hay otras cuestiones que nos interesan y para las que queremos respuestas”, dijo Christopher LaFleur, presidente de la Cámara de Comercio Americana en Japón. El actual acuerdo está “bien por el momento, bien en términos de que haya algunos primeros resultados”, dijo, agregando que “tenemos muchas esperanzas de que los negociadores sigan adelante con las conversaciones”.

En el G7, en Francia, Trump también dijo que Abe había acordado comprar cientos de millones de dólares de maíz excedente que hubiese sido vendido a China, pero que en cambio ha quedado apilado en silos estadounidenses como resultado de la guerra comercial con Pekín.

En Japón, productores grandes y medianos han recibido el anuncio con confusión. El país ya es un importante comprador de maíz estadounidense para forraje y tiene suficiente stock de granos.

“Si lo importamos no hay en que usarlo”, dijo Akio Shibata del Instituto Nacional de Investigación de Recursos de Japón.

Para Abe, el acuerdo es una especie de quid pro quo, según una persona familiarizada con el pensamiento del líder, que pidió mantener el anonimato para hablar de esta cuestión delicada. En la primavera, Trump acordó postergar las negociaciones comerciales con Japón mientras Abe hacía campaña para una elección parlamentaria crítica en julio. El anuncio sobre el maíz, dijo esta persona, es la forma de devolver el favor, dando a Trump un argumento para ganar el voto en los estados agropecuarios, tales como Iowa.

“Si Trump no tiene el voto de los granjeros no puede ganar”, dijo Kazuhito Yamahita, experto en comercio del Canon Institute for Global Studies de Japón. “Por eso hicieron este acuerdo”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí