Para YPF, las naftas están atrasadas 20%

0
823

La petrolera indicó que hay que salir del congelamiento de precios lo antes posible; señaló que en el pasado ya tuvo diferencias de valores mayores y que no es un drama converger al equilibrio del mercado

Por: Sofía Diamante

En YPF no anduvieron con vueltas. “Los precios de los combustibles están atrasados un 20%”, dijo Daniel González, CEO de la compañía con control estatal, ayer, en la Exposición Internacional del Petróleo y del Gas. Pero le quitó dramatismo al asunto al decir que hubo momentos el año pasado en los cuales la diferencia entre el precio que paga la empresa por el petróleo y el valor de venta de los combustibles fue mayor. YPF ya había hecho público que el costo del congelamiento de naftas, decretado por el Gobierno, le generaba pérdidas de entre 100 y 120 millones de dólares por mes.

La autorización de la Secretaría de Energía para aplicar una suba del 4% la semana pasada apenas sirvió para paliar el incremento que había tenido el precio internacional del barril que se toma de referencia en el mercado local, pero el congelamiento sigue firme hasta el 15 de noviembre. Ayer, la cotización del Brent cerró a US$62,43, todavía arriba de los US$59 a los que está fijado el barril en la Argentina, pero con una diferencia menor al pico de US$68 al que llegó tras el ataque a Arabia Saudita, uno de los principales productores del mundo.

La diferencia mayor, sin embargo, está en el tipo de cambio que fijó el Gobierno en $49,30, en comparación con los $56,90 a que cerró ayer el dólar en el mercado mayorista.

Esto resulta, según la empresa, en un precio del barril que reciben los productores a US$45, lo que podría perjudicar la sustentabilidad de algunas inversiones a futuro.

“Algunos proyectos necesitan precios más altos. Para que se desarrollen, tienen que ser sustentables en sí mismos”, dijo González en el evento organizado por el Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG), acompañado por el presidente de YPF, Miguel Gutiérrez.

“Todo lo que genera YPF lo invierte en la industria. Si generamos menos, tenemos menos para invertir. Tenemos que adaptar nuestros gastos a los ingresos”, dijo Gutiérrez, que además señaló que lo mejor será salir del congelamiento de precios lo antes posible. “Ya tuvimos un atraso del 20% en las naftas en momentos anteriores y no es difícil de gestionar, ya lo hemos hecho con disciplina”, agregó el presidente.

Una de las medidas que tomaron en la compañía para afrontar los menores ingresos fue fijar también el tipo de cambio a todos los servicios que les brindan sus proveedores. “Esperamos que sea por un tiempo limitado”, dijeron en YPF, que además señalaron la importancia de que el país pueda volver al crédito, sobre todo para una industria que es intensiva en capital.

“Estamos recién iniciando el proceso de planeamiento del año próximo. En muchos proyectos tenemos socios con los cuales hay que consensuar. Puede que haya menos perforaciones, pero también estas son más productivas y no necesariamente implique una caída en la producción”, dijo González.

La empresa, al igual que el resto de las compañías, está enfocando sus inversiones en hidrocarburos no convencionales en el petróleo y bajando las de gas. Actualmente producen 50.000 barriles en la cuenca neuquina y esperan llegar a 60.000 barriles para fin de año.

Para 2020, los directivos dijeron que la industria exportará petróleo de forma permanente, aunque este no será el caso de YPF, que apenas procesa el 20% de su producción para vender en las estaciones de servicio. Su objetivo es incrementar el autoabastecimiento. Sin embargo, señalaron que en cinco años la Argentina proyecta exportar 500.000 barriles diarios, lo que al precio de hoy implicaría un ingreso de US$10.000 millones al año, muy necesario para un país falto de divisas.

Con respecto al gas, YPF sufre, al igual que el resto de la industria, la demanda estacional en la Argentina: en cuatro meses el consumo se quintuplica y en el resto del año hay sobreoferta. Para afrontar esto tomaron varios medidas. La primera fue traer una barcaza que les permite licuar el gas y exportarlo. En las próximas semanas podría zarpar el primer buque lleno de gas líquido, que representa un 5% de la producción de YPF. Sin embargo, el objetivo de la compañía es la construcción de una planta de licuefacción, aunque aseguran que es un proyecto de la industria, ya que no la puede construir solo un actor. González señaló que antes de los próximos 12 o 18 meses habrá una decisión al respecto. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí