Boris Johnson dice que no será necesario postergar el Brexit y apunta contra la UE

0
857
Boris Johnson pide a la reina Isabel cerrar el parlamento británico para que no bloquee el Brexit

El primer ministro busca responsabilizar a Bruselas por el eventual fracaso de las negociaciones

Por: Luisa Corradini

Cuando faltan solo 24 días para la fecha del Brexit y mientras la Unión Europea (UE) insiste en que no hay nada aceptable en su plan que pueda evitar una salida sin acuerdo ( no deal), Boris Johnson repite que “no habrá postergación” y hace verdaderos esfuerzos para responsabilizar al bloque del eventual fracaso de las negociaciones en curso.

“La Unión Europea no debería creer, equivocadamente, que el Reino Unido podría permanecer en el bloque después del 31 de octubre”, afirmó el primer ministro británico el domingo último, durante una conversación telefónica con el presidente francés, Emmanuel Macron.

Se trata de la “última oportunidad de llegar a un acuerdo (…) a fin de que podamos avanzar y construir una nueva asociación entre el Reino Unido y la UE”, insistió Johnson. Pero “para que eso sea posible, la UE debe asumir los mismos compromisos que hizo Gran Bretaña en estos meses y semanas”, insistió.

Negándose a recibir al primer ministro en persona, Macron le advirtió que “la negociación debe continuar con Michel Barnier (jefe del equipo negociador del Brexit para la UE), para hacer una evaluación definitiva a fin de semana”, según el Palacio del Elíseo.

El plan presentado el miércoles pasado por el gobierno británico fue acogido con profundo escepticismo en Bruselas, donde los más generosos lo califican de “trampa” y todos señalan innumerables puntos “problemáticos”. Pero Johnson persiste en querer convencer a los dirigentes europeos: además de Macron, durante el fin de semana habló con sus homólogos finlandés, holandés y portugués, y prosiguió sus contactos mientras su ministro del Brexit, Steve Barclay, continuaba de gira por las capitales europeas hasta hoy.

Uno de los argumentos esgrimidos esta semana por el premier británico -exclusivamente para uso interno- fue acusar a la UE de no haber precisado en forma detallada sus críticas al plan presentado por su gobierno.

La UE hizo llegar su respuesta en forma sibilina: anoche filtró a la prensa un documento donde critica y precisa cada uno de los puntos de ese plan que hacen imposible su aceptación por parte del bloque. Ese texto, afirma el periódico The Guardian, fue presentando el viernes pasado a David Frost, negociador jefe del gobierno británico.

“La respuesta de la UE también fue transmitida a Johnson en las conversaciones telefónicas que mantuvo con diferentes líderes europeos durante el fin de semana. Cada vez, Downing Street fue informado en forma transparente de que el texto presentado no es una base para negociaciones serias”, escribe The Guardian.

Fuentes europeas también rechazaron la afirmación del gobierno británico indicando que Bruselas podría hacer una “contrapropuesta” en los próximos días.

“Es el Reino Unido que quiere reemplazar el backstop (la red de seguridad exigida por la UE para evitar el retorno de una frontera física entre las dos Irlandas). Pero esa es nuestra solución”, insiste un diplomático del europeo.

Para que no queden dudas, una vocero de la Comisión Europea (CE) reafirmó ayer la posición de los 27 miembros del bloque: “Por el momento, las propuestas del Reino Unido no responden a los objetivos del protocolo sobre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Esa es la opinión compartida por el Parlamento Europeo y todos los Estados miembros”, afirmó.

Y como un contratiempo nunca llega solo, Boris Johnson obtuvo ayer una auténtica “victoria pírrica” en Escocia, donde la Justicia se negó a amenazarlo con una pena de prisión o una multa a fin de obligarlo a solicitar una postergación del Brexit, si no llega a un acuerdo con la UE antes del 19 de octubre. El juez que se ocupó de la causa estimó que, teniendo en cuenta que el Gobierno se comprometió a respetar la ley que prohíbe un no deal, estará obligado a hacerlo, sin presiones suplementarias.

El “Benn Act”, propuesto por la oposición laborista y aprobado por los legisladores a comienzos de septiembre, obliga a Downing Street a solicitar a Bruselas una postergación de la fecha de salida, si no hay un nuevo acuerdo de divorcio antes de la cumbre europea del 17 y 18 de octubre. El objetivo de esa ley anti no deal es evitar un Brexit caótico con consecuencias económicas y sociales potencialmente desastrosas.

El gobierno británico dio “garantías inequívocas” de que respetará la ley, argumentó ayer el juez escocés Lord Pentland, citando un documento presentado por los equipos del primer ministro, según el cual en ausencia de un acuerdo solicitará una postergación.

“No estoy convencido de que sea necesario para esta Corte acordar las medidas solicitadas (por los anti-Brexit) o cualquiera de sus variantes”, sentenció el magistrado. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí