Fotos de campaña, tan falsas como las “propuestas” y los discursos

4
314
Cartelería y banderas de los candidatos en las calles de Río Gallegos – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

11:30 –  (Por Rubén Lasagno) – “Si esto es la política, ¿No hay otra cosa que podamos elegir?”, se preguntaba hace tiempo un viejo amigo harto de estar harto de ver tanta demagogia, mentira y posturas irreconciliables con el buen gusto y la honestidad, que emana cada dos años de la cartelería fraudulenta de los candidatos (en muchos casos también fraudulentos) en este país donde el que se dedica a la política está mirando el almanaque para ver cuándo le toca acomodarse en la grilla de algún partido que le asegure un buen pasar. No era para menos, mi amigo destacaba la chatura sustancial de nuestra clase política y cómo (hasta nuestros días) su sola pertenencia al clan contagia de enanismo moral, cultural y ético a quien la ejerce, salvo raras y contadas excepciones.

Nos parecía exagerado aquella premisa tan extremista como generalizadora, pero cuando uno analiza con el prisma del tiempo, la historia cíclica de las sucesivas elecciones en nuestro país y la provincia, comienza  a entender la pregunta inicial que se hacía mi amigo “Si ésto es la política ¿No habrá otra cosa que podamos elegir?”. Per se pensamos que no, porque si desechamos la política como forma de organizarnos caemos afuera de la democracia, única forma de vida más o menos criteriosa la cual le permite a los pueblos vivir con libertades medianamente aseguradas, aunque dentro de la gama variopinta de “demócratas” que la ejercen tenemos lunares con autócratas, populistas o neoliberales de rancia estirpe que pueden complicar la vida de esos mismos pueblos y llevarnos a pensar que en realidad no “ejercen” la democracia, sino más bien “la usan”.

Y vale detenernos en un tema casi banal, mínimo y nunca juzgado con la rigurosidad con la cual sí juzgamos (a veces) el discurso de los candidatos y son las fotos de campaña. Este aspecto casi accesorio que hace a la presentación de cada uno de ellos en sociedad, es nada menos que la vidriera en la cual “venden su producto” y obsérvese que en todos los casos y todos los partidos, las imágenes de propaganda son armadas para la ocasión, mostrando una irrealidad, la cual nos venden como real y nosotros compramos porque consciente o inconscientemente toleramos que nos mientan hasta en las pequeñas cosas.

- Publicidad -

El hecho de que un candidato a concejal, diputado, intendente, senador o lo que sea, aparezca mostrando su dentadura blanqueada y sonrisa de dentífrico desde gigantografías que nos atormentan en las calles, rutas y avenidas junto a las máximas figuras de su partido, es una mentira en ciernes. Nunca (por ejemplo) Cristina Fernández se tomaría el trabajo de posar junto a un candidato a concejal, diputado o gobernador de la provincia que la lleva en su boleta sin taparse la nariz y renegando por la pérdida de tiempo. No está en su voluntad ni en su iniciativa regalarle una foto genuina a quien le aporta votos. Pero, convengamos, no es solo CFK, sino todos y cada uno de los candidatos a gobernador o presidente de cualquier partido, que nunca abrazan a nadie en una foto de campaña, sencillamente porque esa foto juntos, jamás existió.

Lo que vemos en la calle es una sesión de photoshop donde un diseñador gráfico usa los recursos de la edición en capas del programa para juntar dos imágenes y hacernos creer que están juntos, cuando en la mayoría de los casos, ambos candidatos ni siquiera se conocen. Esta observación que parece mínima no es casual, aleatoria o antojadiza, es puntual y concreta; se repite inexorablemente en la forma de mostrarnos “el producto”, lo cual también es hacer política. Finalmente, esa composición de imágenes se puede explicar de diversas formas; razones económicas, de practicidad, de tiempo etc, sepultan y atacan argumentativamente cualquier crítica al respecto, pero lo verdaderamente cierto y fáctico es que desde ese mismo momento en el cual simulan estar donde no están y parecer lo que no son, el candidato político ya nos vende una mentira. Y nosotros, aún sabiéndolo, lo aceptamos como natural.

El siguiente paso es aceptar su discurso de campaña que es la nada misma. Ayer publicamos a modo de crítica, una nota de un candidato a concejal de Caleta Olivia haciendo uso y abuso de la falacia del discurso: hablar mucho para no decir nada. Y si como ciudadano no nos rebelamos contra eso, estamos concediendo y aceptando la mentira como forma de manipulación de nuestra voluntad como votante. Una suerte de “hombre masa” de Ortega y Gasset y la vieja concepción sociológico-política lasswelliana ( de Harold Dwigth Lasswell), donde al hombre medio “le inyectaban” las ideas y el conjunto era direccionado en su idea y acción hacia el lugar que más le convenía al poder. Fue éste un fundamento de los gobiernos déspotas en el mundo y el ABC del fascismo de Mussolini o el nacionalsocialismo de Hitler en los años 20 y 30.

Mal que nos pese, en la actualidad, este conjunto de estrategias propagandísticas comunes a la mentira y el engaño, aunque de más baja intensidad pero buenos resultados para los candidatos, están vigentes y son absolutamente alejadas de la realidad (como las fotos de campañas) y de la honestidad (como los discursos). Y esto tiene un solo responsable: la sociedad misma.

Somos nosotros los culpables por no exigirle a los candidatos y los a partidos políticos que se aparten de la mentira y el engaño. Santa Cruz estuvo 30 años sometido a promesas nunca cumplidas. Desde el mítico “lavadero de lana” arrastrado en discursos desde Néstor kirchner hasta acá, pasando por la “industrialización”, el agua a Caleta Olivia y hasta las zonas francas (Río Gallegos y Caleta Olivia) que recién comienzan a gestarse ahora, fuera de un gobierno K, han sido recurrentes mentiras vendidas una y otra vez como verdades y la gente compró. De no haber sido así, el kirchnerismo no gobernaría Santa Cruz desde hace 3 décadas.

A nivel local, por ejemplo, cada campaña a intendente y/o concejal de Río Gallegos, inexorablemente, reflotan la famosa Carta Orgánica municipal y cuando han llegado al municipio, lo primero que olvidan, es la Carta Orgánica.

Ayer en la UNPA (Universidad Nacional de la Patagonia Austral) se llevó a cabo un debate de los candidatos a intendentes de la capital. Daniel Roquel (UCR), hoy candidato a intendente criticó al candidato de el Frente para la Victoria Mauricio Gómez (FPV) de haber sido el culpable de que Río Gallegos no tenga Carta Orgánica, pero Roquel omite decir que su padre Héctor Roquel (f), tres veces Intendente de esta ciudad en todas sus campañas prometió instrumentarla y nunca lo hizo. Del otro lado, Gómez fue la máquina de impedir siendo concejal para que hiciera realidad este mecanismo de autonomía municipal y ahora como candidato a intendente asegura que él sí la va a impulsar si llega al municipio.

Este ejemplo lo podemos replicar a nivel nacional y con todos los partidos y candidatos. Es decir, el problema no está en ellos (solamente) sino en nosotros (principalmente) a quienes como cobayos nos someten a experimentos de engaño, manipulación, ocultamiento y mentiras expuestas, sin recibir críticas ni repudio de nuestra parte; es decir el Laissez faire et laissez passer (Dejar hacer, dejar pasar) lejos de modificar conductas en el campo de la política, las viene cimentando y haciendo más fuertes, al punto de creerles a los candidatos que están juntos en una foto de campaña y nos tragarnos los sapos de sus discursos truchos, armados para cada oportunidad. Demás está decir que así, no se avanza en la búsqueda del mejoramiento de la democracia. (Agencia OPI Santa Cruz)

4 Comentarios

    • Tal cual Alfredo, coincido con su comentario, esta gente solo vive de un recuerdo y un relato que prescribió hace mas de 40 años dentro de un circulo vicioso del cual no se anima a salir

  1. No suelen verse artículos de calidad informativa y ética, que tengan EXPERIENCIA de la realidad. En este caso, OPI viene de lejos y puede ostentar méritos que los grandes medios tapan, disfrazan, ocultan u omiten. Los artículos de este medio suelen ser equilibrados, creíbles en primera instancia para despertar conciencia desde allá, desde el sur, donde hace tanto tiempo se fraguaron intrigas y miserabilidades.
    Cuesta creer cada cosa que escuchamos como promesa, dado que los que prometen no suelen devolver lo que se llevaron… gracias a esas mismas promesas. Es todo complejo y confuso. Y esta sociedad….NO ES CREÍBLE, porque reacciona en forma espasmódica cuando todo se desborda….pero a su vez es VICTIMA de su memoria de corto plazo y también de su complacencia ante los hechos que se repiten….precisamente por una especie de complicidad social, de individualismo comprimido, del miedo o tal vez la indiferencia como para ofrecer RESISTENCIA SOCIAL .

  2. Qué poco van a durar esas fotos juntos….les doy poco plazo..Pero..ya se consideran ganadores pues el FRAUDE ESTA EN MARCHA….ESTOS NO SE DUERMEN Y HARAN CUALQUIER COSA PARA ESTAR NUEVAMENTE EN EL PODER…PORQUE SABEN QUE SI ENTRAN ES PARA ROBAR..LA LADRONA PRINCIPAL LOS DEJARÁ HACER PARA ELLA SEGUIR HACIÉNDOLO…DIGO YO..ESTE GOBIERNO..MUY FLOJO…MUY BLANDO…PORQUE NO INVESTIGA EL TEMA DE LAS AMBULANCIAS CON LAS URNAS Y BOLETAS DE ALERTITO DENTRO Y YA SELLADAS POR EL CORREO ARGENTINO….POR FAVOR!!!!! MUEVANSE.!! SE LES PASAN TODOS LOS DATOS,..CON FOTOS, Y PRUEBAS Y NO HACEN NADA…LA TRAMPA YA ESTÁ PREPARADA…NO SEAN TAN INOCENTES NI TAAN CONFIADOS….POR FAVOR!!!..ES DE TERROR LO QUE NOS ESPERA…PUES ALBERTITO NO DURARÁ NI SIQUIERA UN MES….LA PERVERSA Y LA CAMPORA YA TIENEN PREPARADO EL TEATRO……VICEPRESIDENTE SERÁ NOMBRADO….A DEDO….EL HIJITO MÁXIMO Y LA NENA…FLOR…JEFE DE MINISTROS….QUE TAL?…TODO QUEDA EN CASA Y LA FAMILIA COMPLETA……ANDÁ A SACARLOS DESPUÉS….SE VAN A ARREPENTIR POR SER TAN CONFIADOS!!!!

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí