Empresarios preocupados por la economía que viene

0
151
Empresarios preocupados por la economía que viene

La agenda de esta edición fue más distante del credo oficialista actual. El kirchnerismo nunca estuvo cómodo con el Coloquio.

Por: Martín Bidegaray

La probable coronación de Alberto Fernández como próximo presidente pone al Coloquio de IDEA en una disyuntiva. Los ejecutivos se sintieron cómodos durante la presidencia de Mauricio Macri, al que podían criticar, disentir o enojarse sin temor a represalias. Además, la mayoría coincidía con la agenda económica del actual presidente.

Sin embargo, el rumbo económico terminó mostrando fisuras inocultables, aún hasta para los empresarios que se sienten más cercanos al Gobierno. La inflación se desmadró y el tipo de cambio avanzó por arriba de cualquier previsión. En el Coloquio de IDEA, que se realiza todos los años en Mar del Plata, ya flotaba la sensación de cambio de ciclo, y se evaluaban consecuencias.

Después de varias ediciones centrados en la apertura al mundo, los valores republicanos, el crecimiento del comercio exterior y la productividad, la agenda de este año se centró en el empleo, “cumplir la Constitución” y otros temas menos conflictivos. A muchos les pareció un guiño a Alberto Fernández, el candidato a presidente del Frente de Todos.

Gastón Remy, presidente de IDEA, descartó que la nueva agenda tuviera que ver con diferentes tiempos políticos. Sin embargo, en su discurso de apertura pareció querer apuntalar a sus colegas para que se sigan expresando. “Este es el momento de la prudencia, pero también de la firmeza para sostener las convicciones que nos representan como institución. Tenemos la misión de inspirar y de sembrar visión de futuro”, expresó.

Fernández fue invitado a IDEA, pero no vino. Tampoco quiso asistir Fernando “El Chino” Navarro. En cambio, si estuvieron Daniel Filmus y el sindicalista Héctor Daer. Este último pareció exhibir cierto fastidio por “aplausos” del auditorio de IDEA a expositores que criticaban a Cristina Fernández de Kirchner durante su mandato.

Durante los 12 años del kirchnerismo, el Coloquio de IDEA fue despreciado por esa administración. Se lo ignoró, ninguneó y hasta confrontó, como cuando el supermercadista Alfredo Coto participó de un panel donde se habló de la creciente inflación. Fue en 2005 y Néstor Kirchner salió a reprenderlo. El empresario bajo la cabeza y se guardó las críticas.

Aunque cuesta distinguir las diferencias entre ese kirchnerismo y este Frente de Todos, el primer paso para armar una relación de IDEA con ese espacio no fue fructífero. Alberto Fernández no asistió, ni tampoco ninguna de sus principales espadas económicas.

Entre 2016 y 2018, distintas figuras del macrismo vinieron a IDEA con cierta frecuencia. El mismo presidente fue un asiduo visitante entre 2015 y 2018, pero en esta ocasión prefirió participar con una “videoconferencia”, una comunicación más fría e impersonal cuando lo ovacionaban los ejecutivos. A María Eugenia Vidal aun le quedó crédito frente a este público. La aplaudieron, aunque con menos fervor que en 2018.

Hasta que Macri llegó al poder, la mayoría de los ejecutivos criticaba al kirchnerismo en forma reservada. Casi todos -con excepciones como Juan José Aranguren como número uno de Shell- exponían sus enojos con la anterior administración en voz baja, sin nombre y apellido. Temían algún enojo kirchnerista y el impacto que podía provocar sobre sus negocios.

¿El próximo Coloquio de IDEA, de 2020, será como los del pasado? ¿Sin funcionarios y con empresarios que no cuestionen en público? Imposible de saber. “Gane quien gane, el próximo presidente tendrá que plantear 4 ó 5 ejes para ponernos de acuerdo y encontrar la senda del desarrollo”, contesta Remy, presidente del Coloquio de IDEA.

“Entendemos que el desarrollo económico sostenido de la Argentina durante los próximos 20 años es la solución para crear nuevos empleos y disminuir la pobreza, algo que sólo será posible con educación, un marco competitivo y el fortalecimiento de la justicia”, insistió Remy -también CEO de la petrolera Vista- como prometiendo que alzará su voz frente a futuras arbitrariedades.

Miguel Blanco, director general de Swiss Medical Group, también repitió consignas que solían molestarle al kirchnerismo. “No tenemos un diagnóstico sobre la causa de nuestros problemas. Caemos en crisis recurrentes por los desequilibrios fiscales, fruto del aumento del gasto público. Tenemos que atacar esto”, insistió.

La posibilidad que el gasto público y el déficit fiscal sean dos de los factores que hundan al país en el retroceso económico genera rechazo en Alberto Fernández, tal como lo expresó en el debate presidencial del domingo pasado.

La búsqueda del desarrollo económico permanente y duradero seguirá en la agenda de IDEA. Mientras que Alberto Fernández y su equipo plantean que la recuperación del consumo interno será el motor de la economía, hay voces disonantes. “No alcanza el mercado interno para crecer 4% anual”, expresó Federico Procaccini, presidente de esta edición del Coloquio de IDEA. “Tenemos que salir a exportar al mundo, pero no lo podemos hacer con esta carga tributaria, porque Uruguay, Chile y otros países, nos va a pasar por encima”.

“No estamos buscando una rebaja impositiva mañana, pero en el largo plazo no camina, no cuadra el sistema previsional, no funciona”, también remarcó Procaccini, que lidera Open Bank, la banca digital del Santander.

“Es triste esta crisis crónica de volver a empezar otra vez, debemos decir basta, hay que hacer las cosas diferentes y hacerlas ya”, marcó el titular del Coloquio.

De todas formas, los mismos asistentes del Coloquio indican que “falló” la comunicación entre la organización de este IDEA y los sectores políticos. “El presidente Macri saliendo por teléfono, ningún representante de Alberto Fernández. Alguna conexión se tendría que haber encontrado”, comentaron varios ejecutivos de las empresas que están tendiendo puentes con los equipos económicos de Fernández.

Con respecto a las definiciones, Cristiano Rattazzi volvió a destacarse. “El acuerdo de precios es un placebo”, definió como manifestando desconfianza sobre ese mecanismo. Esa posición fue repetida -con matices- por una decena de empresarios. El interrogante es si alcanzará para frenar la inflación y corregir los desequilibrios fiscales.

El sector financiero y el energético son dos de los sindicados por Fernández y su equipo como dos “favorecidos” por la actual administración. Allí hay preocupaciones, porque entienden que muchas de las afirmaciones que se volcaron en la campaña están llenos de datos dudosos. Muchos de sus ejecutivos estuvieron en IDEA.

“Te aseguro que el año que viene vamos a seguir diciendo las mismas cosas que todos los anteriores. Si hay un desvío del sistema republicano, si hay intervenciones indebidas del Estado nacional, vamos a estar allí para subir la voz. Realmente queremos cambiar la Argentina, estamos jugados por esto”, le explicó a Clarín un miembro del comité directorio. ¿Cómo sabemos que el silencio del pasado no se repetirá? “No podemos responder por el pasado. Pero esta camada está jugada por ciertos valores y no se va a quedar callada”, contestó este ejecutivo, que en general se mueve en tanda con tres o cuatro pares más con los que comparte edad y alta gerencia en empresas grandes. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí