Cristina Kirchner decidió quién subía al escenario del triunfo

0
173
LA MITAD DEL PAÍS ELIGIÓ EL PASADO Y QUE ASÍ SEA

Cristina Kirchner fue la que decidió que el escenario de la victoria del Frente de Todos quedara reservado al kirchnerismo duro.

Por: Hernán Cappiello

En el búnker de Chacarita, los máximos dirigentes estaban expectantes, escuchando el discurso de Mauricio Macri. Esperaban a que terminara para copar el escenario y dar un doble mensaje: festejo y apelación al diálogo.

Tras bambalinas estaban los gobernadores Omar Perotti, Juan Manzur y Sergio Uñac, los pilares de la campaña de Alberto Fernández y la clave de su respaldo federal. Junto a ellos estaban otros candidatos del interior y de la ciudad de Buenos Aires, incluido Matías Lammens. Cuando estaban por subir al escenario, primó la decisión de Cristina Kirchner de que solo iban a compartir la foto de la victoria los referentes bonaerenses, dijeron a LA NACION fuentes que presenciaron la escena. El propio Mariano Recalde quedó fuera del escenario y se tuvo que conformar con mirar el discurso por televisión, en las oficinas de Kicillof.

Así, se exhibieron sobre el escenario, además de Alberto Fernández y la propia Cristina, Axel Kicillof, un puñado de referentes de La Cámpora, como Máximo, Eduardo de Pedro o Andrés “Cuervo” Larroque; el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. Por el lado de Alberto, estaban su hijo, Estanislao, y su pareja, Fabiola Yáñez. Completaron el escenario los massistas Mirta Tundis, Cecilia Moreau y Carlos Selva; la intendenta K Verónica Magario; Luana Volnovich, diputada nacional e integrante de La Cámpora; Leonardo Grosso, diputado nacional de Red por Argentina y referente del Movimiento Evita, y Vanesa Siley.

Si la política se mueve por el lenguaje de los gestos, una buena lectura del escenario permite colegir por dónde pasa la centralidad del poder en el gobierno electo.

Si bien la actividad se centró al mediodía en las oficinas de Alberto Fernández, luego de la reunión que mantuvo con Mauricio Macri el presidente electo conversó varias veces por la mañana con Cristina Kirchner, dijeron sus colaboradores. El Instituto Patria, sede de Cristina Kirchner cuando trabaja desde Buenos Aires, estuvo tranquilo.

Asimismo, por la tarde el presidente electo y la vicepresidenta electa se reunieron, esta vez cara a cara, para hablar de lo ocurrido por la mañana y la transición de 43 días.

Cerca de Cristina Kirchner explicaron que “siempre se habló de un gobierno de ellos dos, pero en el día a día Alberto Fernández va a ser quien tome la decisiones, si no es imposible llevar adelante el país”. La expresidenta de todos modos es fuente de consulta permanente, sobre todo en los movimientos estratégicos del futuro gobierno.

No se espera que en lo inmediato se hagan públicos los nombres del futuro gabinete de Fernández, al menos no oficialmente, para evitar filtraciones que desgasten a los elegidos.

Cristina Kirchner y Alberto Fernández volverán a reunirse antes del viernes, cuando la expresidenta tiene previsto viajar a Cuba, donde se encuentra su hija Florencia, bajo tratamiento médico.

El viaje se extenderá del 1° al 11 de noviembre. El pedido a la Justicia para viajar fue presentado ayer por el abogado Carlos Beraldi ante los tribunales orales federales 2 y 7. Este será el séptimo viaje de la vicepresidenta electa para ver su hija. Cristina Kirchner está libre por sus fueros como senadora nacional. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí