“Nuestra expectativa es que el nuevo gobierno argentino cumpla el compromiso con el FMI”, dijo el secretario del Tesoro de los EE.UU.

0
123
"Nuestra expectativa es que el nuevo gobierno argentino cumpla el compromiso con el FMI", dijo el secretario del Tesoro de los EE.UU.

Estados Unidos envió ayer su primer mensaje al presidente electo Alberto Fernández sobre la relación con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) y el futuro de la deuda argentina. El secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin, dijo que espera que el próximo gobierno mantenga el ” compromiso” asumido con el FMI, y, si bien dejó abierta la posibilidad de una renegociación, puntualizó que cualquier propuesta deberá ser presentada en el marco de un plan económico.

El señalamiento llega en los prolegómenos de las complejas negociaciones que deberá iniciar Fernández para redefinir los vencimientos de la deuda, tras el préstamo de US$57.000 millones que otorgó el Fondo a la Argentina, el más grande en su historia.

“La Argentina tiene un compromiso con el FMI. Nuestra expectativa es que este gobierno cumpla con ese compromiso, y si solicita cambios, como cualquier otro país, el FMI considerará su solicitud como parte de su plan económico”, dijo Mnuchin a la agencia Reuters en un intervalo de una conferencia sobre inversión en Riad, Arabia Saudita.

A lo largo de la campaña, el presidente electo criticó el acuerdo con el FMI y responsabilizó a sus funcionarios por el deterioro de la situación económica y la fuga de capitales.

La relación con el Tesoro de los Estados Unidos resultó determinante para que el gobierno de Mauricio Macri lograra el respaldo político para que el FMI aprobara el préstamo para la Argentina.

De ahí que el señalamiento de Mnuchin resulta fundamental para decodificar la postura que tomará Estados Unidos frente a la próxima renegociación. El funcionario del gobierno de Donald Trump dejó en el primer orden de su afirmación que, ante todo, Fernández debía cumplir el “compromiso” que tiene la Argentina con el Fondo. “Queremos que el pueblo de la Argentina y la economía tengan éxito. Nuestros intereses son apoyar al pueblo”, agregó luego.

Tras las elecciones, el presidente electo y la titular del FMI, Kristalina Georgieva, intercambiaron saludos, como paso previo a la apertura de un diálogo que llevará a la renegociación de los pagos, que por su peso condicionan su horizonte financiero.

Georgieva afirmó que espera “colaborar” con su futuro gobierno para promover un “crecimiento inclusivo y sostenible que beneficie a todos los argentinos”. Fernández agradeció el saludo con otro mensaje en Twitter de tono conciliador. “Los argentinos también esperamos salir lo antes posible de esta crisis para volver a crecer y que eso nos permita cumplir con nuestros compromisos, además de tener una economía sólida que nos beneficie a todos”, contestó el presidente electo.

Alberto Fernández aseguró antes de las elecciones que esperaba llevar adelante una negociación “a la uruguaya”, en referencia al método que aplicó Uruguay para afrontar los pagos de la deuda en el contexto de la crisis financiera de 2002. Los cambios en las condiciones que llevó adelante el gobierno uruguayo para afrontar el crédito con el Fondo se basaron en extender plazos sin tocar capital ni intereses.

Uruguay acudió a un intercambio voluntario de deuda, por el que prolongó los vencimientos en cinco años y contó con una participación del 93% de los acreedores. Para lograrlo resultó esencial que Uruguay demostrara su capacidad y voluntad de pago del nuevo cronograma. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí