Alberto Fernández afirmó tras la reunión con Cristina Kirchner que ya “básicamente está” definido el Gabinete

1
149
Dudas en el peronismo sobre el rol que jugará Cristina Kirchner en el Senado

Se vieron tras el viaje de la ex presidenta a Cuba. No se veían desde el 30 de octubre.

“(El Gabinete) ya está básicamente definido”. Esa fue la idea central que dejó Alberto Fernández tras la salida de la reunión que tuvo con Cristina Fernández y Máximo Kirchner en el departamento de Recoleta.

“Somos amigos con Cristina. Hacía dos semanas que no la veía y aprovechamos para charlar de todo: básicamente cuestiones personales, viendo cómo está el país y algunos comentarios pero que no son trascendentes”, afirmó además el presidente electo.

Alberto Fernández​ llegó al encuentro apurando la letra chica del esquema de gobierno que lo escoltará desde el 10 de diciembre. Lacró, para cada casillero, un nombre pero flotaban, en zona gris, áreas clave como Economía y Seguridad.

El presidente -que evolucionó de “electo” a “proclamado”- amontonó en estos días charlas con gobernadores, sindicalistas y dirigentes, y este lunes visitó a Cristina Kirchner en su departamento de Recoleta.

Del encuentro también participó Máximo Kirchner, hijo de la vicepresidenta electa y jugador de peso en la galaxia de poder del Frente de Todos. El dirigente, como contó Clarín, se perfila para presidir el interbloque de diputados.

La reunión comenzó hacia las 18.30 y continuó hasta pasadas a las 21. Fernández estuvo el fin de semana largo alojado en la quinta de un amigo personal a 150 kilómetros de Capital.

Aunque hablan a diario -incluso varias veces-, la última vez que se vieron mano a mano fue el jueves 30 de octubre, cuando los Fernández cenaron en Recoleta. Al día siguiente, Cristina voló a La Habana a acompañar a su hija, que permanece internada.

La vicepresidenta electa estuvo dos semanas en La Habana con su hija Florencia. Siguieron conectados on line con Alberto Fernández, en particular tras el golpe en Bolivia.

Hablaron varias veces al día: el sábado analizaron los dichos -y la interpretación mediática- del papa Francisco sobre el lawfare y compartieron el alerta sobre Bolivia.

En esa micro mesa de poder, Alberto iba a hacer un peinado del diagrama de gobierno para cruzar impresiones y criterios con Cristina. “No habrá ni vetos ni imposiciones”, deslizaban antes del encuentro.

Fernández prefiere un superministerio de Economía que incluya, como secretarías, Producción y Agro, pero no ordenó, todavía, las piezas. Otro ítem en veremos es Obras Públicas: no se sabe si incluye o no Transporte.

“Cristina es muy respetuosa: no pidió nada y no objetó nada. Quizá no tenga la misma visión en todo con Alberto, pero está claro que las definiciones pasan por el presidente”, apuntaron a Clarín desde el albertismo.

En el TEG panperonista, Fernández asume que Cristina fijará la dinámica del Senado, donde además de presidir, designará a quien ocupe la presidencia provisional -sería Anabel Fernández Sagasti- y las secretarías.

Días atrás, en una charla con legisladores porteños, Fernández pidió sellar la unidad legislativa, pero en el Senado no es fácil. Dependerá de la muñeca –y la voluntad- de Cristina, que aún mantiene distancia con el PJ del interior.

Hay un espejo reciente: Cambiemos operó estos años con interbloque que juntó al PRO, la UCR y la Coalición Cívica. Cuando gobernó, el peronismo unificó y, uniformó, su expresión legislativa. Los Fernández podrían introducir otra lógica.

En ese puzzle, Máximo Kirchner se encamina a presidir el bloque del Frente de Todos en Diputados, idea que empuja Sergio Massa y que allanó, el martes, Fernández cuando invitó a tomar un café a Agustín Rossi​. “Eso se resuelve en el Congreso”, apunta Fernández.

Alberto convocó el santafesino, que conduce la bancada FpV-PJ, y lo instaló como futuro ministro de Defensa, un área que adquirió relevancia con el golpe de Estado en Bolivia, tras el ultimátum de las Fuerzas Armadas.

El tema militar, con el golpe boliviano, el rol en Chile y Ecuador, el juego político con Jair Bolsonaro en Brasil y la incursión electoral en Uruguay, adquirió una centralidad que hace un tiempo no tenía.

Fernández piensa en Rossi aunque desafía reglas íntimas con las que diseñó su gabinete: que no haya ex ministros, sobre todo de la era K, ni recurrir a legisladores.

Con Massa como jefe de la Cámara y Máximo diputado, dos figuras de vínculo sólido y fluido con Alberto, no sería una butaca cómoda presidir el bloque. Máximo parece dispuesto a dejar atrás el secretismo y el ropaje de monje que administra poder desde las sombras. Massa, con quien Kirchner opera en tándem, lo auspicia.

No aparecen, en el radar, casi variantes: Daniel Filmus o Cristina Alvarez Rodríguez, sugiere un conocedor de la interna panperonista, son posibles jefes en caso de que Máximo decida mantenerse replegado.

El formato de dos Kirchner visibles y con alto protagonismo político e institucional en el Congreso explica otro fenómeno: la presencia K en el gabinete de Alberto sería, al final, menor de lo supuesto.

Eduardo “Wado” De Pedro en Interior y Rossi en Defensa -el santafesino es peronista K pero no camporista- asoman como las expresiones de más peso, más allá de lugares menos duros como Cultura. O del PAMI, donde aparece Luana Volnovich. (Clarín)

1 Comentario

  1. VAMO LOS PERUKAS LADRONES DELINKUENTES
    TODOS AFUERA… EL MAFIOSO DEL VATIKANO DIO LA ORDEN.
    RETROCEDIMOS JAJAJAJAJA
    BASURAS…
    VAMO CON PANCHO KARAJO.. ES NUESTRO AMIGO… JAJAJAJA

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí