Alberto Fernández evalúa un aumento generalizado para los sueldos bajos, jubilaciones y planes sociales

0
205
Alberto Fernández presentó su plan contra el hambre: “Lo primero que vamos a reperfilar es el precio de la canasta básica”

Con la intención de reactivar la economía, Alberto Fernández evalúa otorgar un aumento por decreto, a través de una suma fija, para las categorías más bajas de los trabajadores que estén registrados y bajo convenio. La suba generalizada incluiría ajustes también en las jubilaciones y en los planes sociales, según confirmaron a LA NACION fuentes sindicales al tanto de la negociación.

Por: Nicolás Balinotti

En principio, la idea es abarcar a las categorías salariales más bajas, pero se analiza la posibilidad de que el incremento sea universal, es decir, que abarque también a los sueldos medios y altos.

Desde el sector empresario, en tanto, expresaron dudas sobre la iniciativa, que está aún en proceso de evaluación. “No hay que superponer los aumentos de convenio con una suba de las jubilaciones o del salario mínimo. Están vigentes hoy muchos acuerdos salariales en distintas etapas de pago, que incluso llegan hasta junio del ano próximo”, planteó sus reparos a LA NACION Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Sin embargo, Funes de Rioja reconoció que el aumento podría otorgarse en sumas fijas, como se hizo en 2002 y en 2003, antes de que se regularicen por ley las paritarias sectoriales. “Hay que recomponer el salario alimenticio, el básico”, dijo el empresario.

Claudio Moroni, el designado por el presidente electo para ocupar el Ministerio de Trabajo a partir del 10 de diciembre, tuvo hace dos días un encuentro secreto con la cúpula de la CGT para definir medidas vinculadas a lo salarial y se avanzó en posibles detalles sobre este aumento de emergencia.

Como paso previo a avanzar vía Congreso en la creación de un Consejo Económico y Social, integrado por sindicalistas, empresarios y representantes del Estado, Fernández prevé una suba generalizada en primera instancia para reactivar la economía y darle dinamismo.

Tampoco se descarta la emisión monetaria, un atajo que ya tendría el aval de los gremios y de un sector del empresariado, a pesar de su probable impacto negativo en la inflación. “El problema de la inflación no es la emisión: en estos últimos años no hubo emisión y fue el proceso inflacionario más alto lejos. Hay que atacar problemas de fondo: dolarización innecesaria de servicios y tener un control de los precios básicos de alimentos”, dijo a LA NACION Héctor Daer, jefe de la CGT.

“Hay que tener un crecimiento en los ingresos y que los precios posterguen rentabilidades. El aumento tendrá que ver con la recuperación de ingresos de la base de la pirámide social”, agregó Daer. El jefe del sindicato de la Sanidad no dio precisiones de cuánto sería la suba de los salarios, jubilaciones y planes sociales, aunque reconoció que está bajo evaluación. Circuló entre los gremios de manera preliminar que el alza podría ser inicialmente de un 20 por ciento y que sería “de emergencia”.

En los pasillos sindicales, en tanto, se habla de una paritaria mixta para el año que viene, con un aumento en porcentaje y otro tramo con sumas fijas, que podrían ser no remunerativas, tal como precisó el empresario Funes de Rioja. Con esta receta, la intención es elevar el sueldo básico de las categorías más bajas y comenzar lentamente a recuperar el poder adquisitivo de los salarios.

Para la CGT, de acuerdo a un relevamiento propio, en 2019 habrá una caída salarial de entre 20 y 25 por ciento, según cada actividad. Una excepción son el puñado de gremios que acordó paritarias atadas a la inflación, con cláusula gatillo o ajuste automático.

Sobre la alternativa de la paritaria mixta se conversó el martes pasado en la sede de Sanidad, donde Daer ofició de anfitrión de Moroni. También asistieron los dirigentes Carlos Acuña, el otro jefe cegetista, Sergio Romero, Sergio Sasia, Omar Viviani, José Luis Lingeri y Roberto Fernández.

“La intención es atacar rápidamente los salarios más retrasados. Hay jubilaciones que están entre 12 y 13 mil pesos”, dijo uno de los dirigentes gremiales que participó de la reunión con Moroni.

El futuro ministro de Trabajo evitó dar detalles de la medida ante los gremios para evitar que se generen expectativas, según reconstruyó LA NACION a partir de testigos de la negociación. Argumentó que no sabe con cuánto dinero disponible se encontrarán para hacer frente a los aumentos de las jubilaciones y planes sociales, y dijo que el acuerdo para el sector privado sería obligatorio, ya sea por decreto o vía Consejo del Salario, lo que haría que también tenga impacto favorable en las jubilaciones y en el salario inicial de los docentes que dependen de la Nación.

“De esto se hará cargo el Estado, y si es necesario se va a imponer”, les habría dicho a los sindicalistas. Moroni sugirió, además, que los eventuales aumentos sean a cuenta de la futura paritaria. El trato también incluiría a la administración pública, según voceros de la central obrera. Además, podrían sumarse al próximo encuentro los referentes de los movimientos sociales más beneficiados con la ayuda social.

Moroni también escuchó quejas de la CGT por el retraso en las jubilaciones y en el salario docente de algunos distritos (en Buenos Aires, por ejemplo, tuvieron aumento en línea con la inflación). Según los gremios, no descartan que el presidente electo reactive la paritaria nacional docente, una negociación que fue clausurada por la administración de Mauricio Macri para que cada provincia resuelva su propia puja salarial.

“Desde el gobierno de Alberto Fernández se estudia un aumento generalizado de salarios para diciembre”, confirmó el taxista Omar Viviani en Radio El Destape. De esta manera, se suma otra voz que ratifica una negociación que todavía está en ciernes, aunque forma parte del paquete de medidas económicas que el presidente electo priorizaría al desembarcar en la Casa Rosada. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí