El ministro Hernán Lacunza asegura que se cumplió con el Fondo: “El déficit será del 0,5% del PBI”

0
668
El peronismo advirtió que solo votará el presupuesto tras el cambio de gobierno

El funcionario ratificó que cumplirán con la meta pactada con el FMI. Admitió que los resultados de la gestión de Cambiemos fueron “inferiores a lo esperado”.

Por: Annabella Quiroga

A dos semanas del 10 de diciembre, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, aseguró que pese a los pronósticos adversos de las consultoras y del entorno del presidente electo, Alberto Fernández, Cambiemos cumplirá con el acuerdo con el FMI y entregará el gobierno con un déficit primario del 0,5% del PBI.

Lacunza convocó a la prensa al quinto piso del Palacio de Hacienda para presentar un balance de estos cuatro años de gestión. En rigor, al actual ministro solo le corresponde los últimos tres meses, ya que asumió tras la victoria arrasadora de la fórmula del Frente de Todos en las PASO y la devaluación posterior, que llevó al dólar de $ 46 a $ 63.

La intención de Lacunza en la conferencia fue clarificar los números y pasar en blanco cuál es la herencia que recibirá el próximo gobierno. Trazó una metafórica línea divisoria entre “la siembra y la cosecha”. Del lado de la cosecha no estaban los mentados brotes verdes que el macrismo prometió en sus primeros años. Al contrario: la pobreza subió en cuatro años del 30 al 35%, la inflación saltó del 30% al 55%, la recesión golpeó durante tres de los cuatros años de gestión y la actividad económica es hoy 3,4% inferior a la de 2015.

“La cosecha muestra resultados inferiores a lo esperado”, admitió. Del lado de la siembra, Lacunza destacó los “pilares” que deja como herencia a la próxima gestión. “Tenemos una situación social más deteriorada, pero tenemos más recursos”. Del lado del haber resaltó el tipo de cambio competitivo, el aumento de las reservas brutas -de los US$ 25.000 millones que había en 2015 a los US$ 45.000 millones con los que cerraría está gestión- y la reducción de la presión tributaria, que cayó 3,1 puntos porcentuales. Y enfatizó que en cuatro años se pasó de los déficit gemelos en las balanzas comercial y de cuentas públicas a los “equilibrios gemelos”.

Lacunza insistió en que el Gobierno cumplirá con el compromiso asumido con el Fondo Monetario de llevar el déficit primario -el resultado de las cuentas públicas antes del pago de los intereses de la deuda- al 0,5% del producto, tras haber asumido la gestión con un rojo de 5,8%, computando gastos no registrados formalmente por el kirchnerismo.

Por el efecto de la crisis, las consultoras económicas vaticinan que el déficit de cierre de Cambiemos será superior al que promete Lacunza y lo sitúan en 0,8 y 0,9% del PBI. Desde el entorno del presidente electo aseguran que sería incluso mayor, cercano al 1,5%. “No sé de donde sacan esos números”, dijo el ministro. A octubre, el Gobierno exhibe un superávit primario del 0,1%, Se espera que ese saldo se vaya achicando en noviembre y diciembre por las medidas que tomó el Gobierno para intentar atenuar el impacto de la crisis y por cuestiones estacionales vinculadas al cierre del año. Pero aún así, Lacunza promete cumplir con el 0,5%, al menos hasta el 10 de diciembre. “Lo que ocurra después corresponde al próximo gobierno”, que ya se mostró partidario de aumentar las jubilaciones y los salarios más bajos, lo que implicaría una expansión del gasto público.

Acompañado por su equipo, Lacunza refutó también la versión de que mantienen el déficit controlado porque se está acumulando “deuda flotante”, es decir, gastos correspondientes a esta gestión que se terminarán pagando en los primeros meses de 2020. “La deuda flotante es la más baja de la historia, un tercio de la de 2015”, remarcó el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena.

“A medida que se va bajando el déficit se va acumulando deuda”, sostuvo el ministro. Y detalló que la deuda pública creció en US$ 74.000 millones y es hoy del 70% del PBI mientras que era del 39% en 2015, con el tipo de cambio atrasado. “No es un nivel elevado para un país como Argentina. El desafío de corto plazo del próximo gobierno será recomponer la credibilidad y retomar el acceso al crédito. Si se sigue el sendero de equilibrio fiscal bajo un plan consistente, el peso de la deuda irá disminuyendo y será sustentable”.

El ministro reconoció errores en la gestión de Cambiemos. “Hubo asincronía. En los dos primeros años la política monetaria fue más rápido que la fiscal”. 

Respecto de los desembolsos ya recibidos por parte del FMI -US$ 44.000 millones- “el 80% se utilizó la pagar deuda en dólares y el 15% deuda en pesos. No se usaron esos dólares para lo que llaman fuga de capitales”.

“El futuro lo definirá el próximo gobierno”, dijo Lacunza respecto de la restructuración de la deuda. Y detalló que el equipo saliente ahora solo mantiene contactos “institucionales” con el FMI y con los acreedores. Con respecto a la relación con el equipo de Alberto Fernández, Lacunza dijo que entran en contacto “solo cuando ellos lo solicitan”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí