Obra pública: Lázaro Báez se negó a declarar y el próximo lunes es el turno de Cristina Kirchner

1
674
Por esto que hablábamos en el 2010, mañana Cristina Fernández, Julio de Vido y Lázaro Báez estarán sentados ante el Tribunal

El contratista K iba a ser indagado en el juicio oral por el direccionamiento de obras en Santa Cruz en favor de sus empresas.

Por: Lucía Salinas

Después del giro en su defensa expuesto en el juicio por lavado de dinero en “la ruta del dinero K”, este lunes Lázaro Báez decidió no declarar en el caso del direccionamiento de la obra pública de Santa Cruz en favor de sus empresas. Además, quedó confirmado que el próximo lunes, a pocos días de su asunción como vicepresidenta de la Nación, deberá declarar Cristina Kirchner en el primer caso por corrupción que la llevó al banquillo de los acusados.

No es la primera vez que el empresario K se niega a declarar en este juicio, donde se lo acusa junto a otros doce imputados por el direccionamiento de los contratos viales que terminaron en manos de su firma Austral Construcciones. Sostuvo en varias oportunidades que hasta que las medidas de prueba no estuvieran concluidas no iba a prestar declaración indagatoria.

Ante esta decisión, el TOF 2, integrado por los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu, decidió mantener el 2 de diciembre como la fecha para la indagatoria de la ex Presidenta, a pocos días de su asunción junto a Alberto Fernández.

Con un cambio rotundo en sus planteos respecto a la ex Presidenta -a quien la semana pasada defendió en el juicio por “la ruta del dinero K”-, Báez escuchará primero la indagatoria de Cristina Kirchner y después subirá al estrado a declarar.

En consecuencia, el calendario impuesto por el Tribunal que preside el juez Jorge Gorini fijó para el lunes 2 de diciembre la indagatoria a la electa vicepresidenta, ocho días antes de su asunción. Hasta el momento, según fuentes judiciales, no hubo ningún pedido de postergación por parte de la defensa de Cristina Kirchner y según dijo Carlos Beraldi de manera informal, la ex mandataria está dispuesta a declarar.

La semana pasada, el contratista K dijo que fue “víctima de los servicios” y que lo llevaron a “una encerrona para acusar a Cristina y a su gobierno”. Así, comenzó a esgrimir una serie de argumentos -por primera vez desde que cayó en prisión-, en defensa de su ex socia comercial.

Acusaciones

En el juicio, además Báez y Cristina, están siendo juzgados José López, Julio De Vido, Nelson Periotti y Carlos Kirchner, primo del ex presidente, entre otros. Este último era el único detenido con prisión preventiva que quedaba en la causa, y también fue excarcelado recientemente por el Tribunal, con el voto en disidencia del juez Andrés Basso.

El expediente investiga el direccionamiento de la obra pública a favor de Báez en Santa Cruz. Según el dictamen acusador de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, Austral lograba cobrar con mayor rapidez los contratos, incluso cuando las obras no se terminaban. La causa arrancó por una denuncia de Vialidad, que comandaba Javier Iguacel, tras la salida de la ex presidenta del poder.

A la electa vicepresidenta del Frente de Todos se la procesó por ser “jefa de una asociación ilícita” junto con otros funcionarios de distintas reparticiones que tenían a su cargo el presupuesto, otorgamiento y control sobre la obra pública vial.

Durante la instrucción, a cargo del juez Julián Ercolini, se determinó que el grupo Austral de Báez fue beneficiado con 51 contratos viales por 46.000 millones de pesos “plagados de irregularidades administrativas, sobreprecios y falta de controles”. Por ello, se habla de un “direccionamiento” a favor del conglomerado del empresario K.

Así, el dueño del Grupo Austral se convirtió en el “empresario de obra pública vial más beneficiado” por las “gestiones presidenciales de Néstor y Cristina Kirchner”. A los ex presidentes se los apunta como los responsables de “diseñar la maniobra” y de “erigir a su amigo personal” como contratista del Estado.

Por pedido de la ex Presidenta se inició una pericia; no sobre todas las obras como ella quería, sino sobre cinco de los contratos con Báez. Como reveló Clarín, la primera parte del estudio arrojó para los dos peritos oficiales, sobreprecios de 173 y 202 millones de dólares, mientras que para la profesional por parte de la senadora los costos se ajustaron a los de plaza.

Además, los peritos oficiales determinaron que Austral Construcciones no tenía capacidad técnica y financiera para ser adjudicataria de las obras analizadas. Algo con lo que no concordó la perito de la ex mandataria en sus conclusiones.

Otro de los puntos a analizar era si se justificaban las modificaciones en las obras, desde sus plazos, sus costos, planes de ejecución, y otros ítems.  “Puede decirse que si bien las empresas adjudicatarias de las obras presentaron los motivos por los cuales solicitaron las ampliaciones de plazo, como también los cambios de precio debido a las alteraciones de proyectos o modificaciones de planes de trabajo, y todo ello fue concedido por Vialidad Provincial, es destacar que ninguna de las obras se terminó en los plazos estipulados por el organismo vial, ni en los solicitados por las contratistas, ni los plazos acordados por las partes pese a las ampliaciones y alteraciones otorgadas siendo que el contratante cumplido con los pagos en tiempo y forma”, concluyeron los peritos oficiales. (Clarín)

1 Comentario

  1. ja ja y ahora quien le toca el c… a la chorra ahora va a declarar y decir lo que ella quiera y a mamarla por no hacer las cosas en tiempo y forma……ya fue…. ya esta …..

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí