Crisis y devaluación: el Banco Central de Chile intervendrá en el mercado con 20.000 millones de dólares en cinco meses

0
825
A un mes del estallido, crece el cuestionamiento contra Piñera

El peso chileno se depreció este jueves un 1,1 % y cerró en 828,36 unidades por dólar, su valor más bajo en la historia.

El Banco Central de Chile ​(BC) anunció este jueves la intervención del mercado cambiario con hasta 20.000 millones de dólares, con un programa de venta de divisas hasta el 29 de mayo para sostener al peso que alcanzó esta jornada un nuevo mínimo histórico.

El BC informó en un comunicado que “ha dispuesto intervenir el mercado cambiario con un monto de hasta US$ 20.000 millones, a partir del próximo día lunes 2 de diciembre y hasta el 29 de mayo de 2020”, con una “venta de dólares spot (al contado) por un monto de hasta US$10.000 millones” y una “venta de instrumentos de cobertura cambiaria por un monto de hasta US$10.000 millones”.

El peso chileno se depreció este jueves un 1,1% y cerró en 828,36 unidades por dólar, su valor más bajo en la historia, cuando se cumplen 42 días desde el comienzo del violento estallido social y no hay visos de una salida cercana.

La divisa local llegó a rozar los 838 pesos por dólar durante la jornada de este jueves, lo que elevó las expectativas de una posible intervención del Banco Central, que hace dos semanas anunció una inyección de capital que muchos analistas consideraron “demasiado suave”.

El tipo de cambio ha subido cerca de 120 pesos por dólar desde el inicio de la crisis, la más grave desde el fin de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990), y en la que ya han muerto al menos 23 personas, cinco de ellas presuntamente a manos de agentes del Estado.

Hasta el inicio de la crisis, el valor histórico más bajo de la divisa chilena se había registrado en octubre de 2002, cuando cotizó a 761 pesos por dólar.

El emisor anunció el pasado 13 de noviembre una inyección de 4.000 millones de dólares a través de licitaciones a 30 y 90 días para paliar la incertidumbre de los mercados, que no están dando los resultados esperados, según analistas.

Lo que empezó siendo un llamamiento de los estudiantes chilenos a colarse en el metro de Santiago para protestar contra el aumento de la tarifa se convirtió en una revuelta social sin parangón en las últimas tres décadas, que carece de líderes identificados y que clama por un modelo económico más justo.

Las marchas, que comenzaron siendo multitudinarias, han ido perdiendo fuerza con el paso de los días, aunque sigue existiendo descontento en las calles y episodios de violencia con saqueos, incendios y destrucción de mobiliario público.

Muchos manifestantes desconfían de las tibias medidas sociales anunciadas por el Gobierno de Sebastián Piñera y el acuerdo parlamentario sobre una nueva Constitución y organizaciones como Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW) han denunciado que los cuerpos de seguridad han hecho un uso excesivo de la fuerza y han violado los derechos humanos durante las protestas. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí