El impacto de la crisis: crece el gasto en servicios y baja en alimentos

0
119
También suben fuerte los precios de los alimentos “sin IVA”

El dato surge de la Encuesta de Gastos de los Hogares.

Por: Ismael Bermúdez

Por la mayor inflación, la suba de las tarifas y los cambios en los precios, en los patrones de consumo y en las condiciones de vida, durante las dos últimas décadas, hubo una caída de la proporción del gasto de las personas y de las familias en alimentos y bebidas no alcohólicas, y un incremento en luz, gas, agua, transporte y comunicaciones.

De acuerdo a la reciente difusión de la Encuesta de Gastos de los Hogares del INDEC, el gasto en Alimentos y bebidas no alcohólicas representó el 28,8% en 1996-1997 del gasto total; el 25,7%, en 2004-2005; y el 22,6%, en 2017-2018.

En cambio, tanto en Transporte como en Comunicaciones, hubo un incremento constante de la proporción en el gasto total de los hogares. En Transporte, el gasto registrado fue del 11,2% en 1996-1997, aumentó al 11,6% en 2004-2005, para llegar al 14,2% en la encuesta de 2017-2018. En Comunicaciones en 1996-1997 era del 2,6%, en 2004-2005, 4,0%. Y en 2017-2018 alcanzó el 5,2% del gasto de consumo.

Para el caso de Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, se registró una disminución de la proporción del gasto entre 1996-1997 y 2004-2005 — de 12,8% a 10,6%—, pero un crecimiento de 2004-2005 a 2017-2018 —de 10,6% del gasto de consumo al 14,5%. “Este aumento está asociado principalmente al incremento en el rubro ‘Alquileres efectivos de la vivienda’ y en los ‘Servicios de electricidad, gas y otros combustibles’ y, en menor medida, al ‘Suministro de agua y servicios diversos relacionados con la vivienda'”, aclara el INDEC.

En los hogares con adultos mayores el gasto en Salud, que incluye tanto la compra de medicamentos, prótesis y otros gastos relacionados, como el pago de cobertura privada, tuvo un importante salto. “En los hogares con un adulto mayor, el gasto en Salud representó el 9,5% del presupuesto, mientras que en los hogares con más de un adulto mayor alcanzó el 14,0%”, en detrimento del resto de los gastos. El INDEC agrega : “En los hogares donde los jefes o las jefas abonaron una cobertura de salud privada (prepaga), la proporción del gasto en este rubro fue casi el doble respecto de quienes solo poseían una obra social obligatoria”.

Para los hogares inquilinos, que representaron el 18,7% del total del país, el elevado peso que adquirió el gasto en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles respecto del total del presupuesto disponible (28,2%) se reflejó en la baja proporción de gasto que pueden destinar estos hogares a otros rubros como Salud, Recreación y cultura, Alimentos y bebidas no alcohólicas o Transporte, respecto de los hogares que declararon ser propietarios de la vivienda.

El INDEC aclara que “en determinadas circunstancias, a mayor gasto del hogar, menor será la proporción que se destinará a bienes y servicios de primera necesidad —como los alimentos, por ejemplo—. Esto no implica que se gaste menos en estos rubros en términos absolutos, sino que su proporción será menor en términos relativos sobre el gasto total”.

No obstante, con la caída del ingreso de las personas y de las familias en los últimos años, la proporción del gasto en alimentos debería haber aumentado. Sin embargo, eso no se produjo -más bien se redujo- por el salto de los precios de las tarifas y demás gastos vinculados a la vivienda. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí