Vialidad deja Transporte y pasa a Obras Públicas

0
605

El ministro Katopodis le arrebató el lugar a su par Meoni

Por: Diego Cabot

Una de las joyas de la obra pública, Vialidad Nacional, cambiará de ministerio. Después de cuatro años en los que el mundo vial estuvo en la órbita del Ministerio de Transporte, el presidente electo, Alberto Fernández, decidió que esta repartición pase a Obras Públicas e Infraestructura.

De esta manera, el ministerio que maneja el exintendente de Junín Mario Meoni, que tiene a su cargo el transporte, se quedó sin una de las cajas más importantes que tiene el sector. El beneficiado será el exintendente de la localidad bonaerense de San Martín Gabriel Katopodis. Vialidad no solo tiene importancia por la cantidad de presupuesto que maneja, sino que, además, tiene el beneficio de ser una de las reparticiones del Estado más federales.

El administrador de Vialidad puede poner un alfil en cada una de las provincias, ya que gran parte de la ejecución de los proyectos, especialmente los que tienen que ver con el mantenimiento de las rutas, pasan por las delegaciones. Pero, sobre todo, la entidad es vital para la construcción política. Durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, Vialidad estaba en el mismo lugar del organigrama que estará ahora: en Obras Públicas. Durante los 12 años de gestión, la manejó José López, hoy detenido y arrepentido en la causa de los cuadernos.

Justamente aquel sistema de licitaciones direccionadas y de retornos de dinero mediante un financista de confianza fue relatado y reconocido por más de 30 empresarios, dueños de las principales constructoras del país. Ahora, será Katopodis el que tenga que negociar con aquellos constructores que tienen varios colegas procesados.

El gran perdedor con la medida es Meoni, que perdió un enorme aparato constructor. Se quedó con trenes, colectivos, aviones y puertos. Sin embargo, el mundo de los aviones, al menos el de Aerolíneas Argentinas, ya fue tercerizado a La Cámpora. El número uno será Pablo Luis Ceriani, que ya trabajó en la línea aérea como gerente financiero y que llegó a la empresa de la mano de Mariano Recalde. El manejo de los trenes aún es una incógnita. Varios nombres dieron vueltas estos días, algunos de ellos cercanos a la gestión de Florencio Randazzo y que después continuaron en el cargo con Marcelo Orfila. Los puertos y la eventual renegociación del contrato de concesión de la Hidrovía pasaron a ser uno de los temas más importantes del ministerio. Y, claro, el enorme reparto de subsidios a los colectivos, que si bien gran parte pasó a las provincias, una porción muy grande la aporta la Nación. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí