La UCR reelige a Alfredo Cornejo y se dispara la puja con Mauricio Macri por el liderazgo opositor

0
163
Alfredo Cornejo marcó distancia de Mauricio Macri y apuntó contra Alberto Fernández: “Vuelven peores que antes”

El lunes se renueva el Comité Nacional. Según el mendocino se acabó el seguidismo. Busca aliarse a Larreta. En la mesa estarán Morales y Nosiglia.

Por: Marcelo Hugo Helfgot

Las furiosas peleas por la conducción de los bloques parlamentarios quedaron bien guardadas bajo la alfombra. Los radicales aseguran haber cerrado filas y la renovación del Comité Nacional, convocada para el próximo lunes, viene con un inesperado aroma a lista única. La prioridad pasa ahora por impedir que Mauricio Macri se calce el uniforme de líder opositor que imaginó antes de abandonar la Rosada.

Alfredo Cornejo repetirá por dos años al frente del partido y apenas falta ordenar el resto de los casilleros, que se repartirían en un esquema de paridades paralelas: de género y de sectores internos.

El mendocino representa al flanco antimacrista que quedó relegado por los “amarillos” en la conducción de los bloques parlamentarios. Y tras hacer las paces, su contraparte del sector que más acompañó al presidente saliente, Gerardo Morales, decidió ocupar un lugar preponderante en la mesa chica, para marcarle la cancha.

Con este panorama, sólo falta definir si el gobernador de Jujuy irá a la secretaría general o se conformará con la vice segunda, dado que la primera deberá ser para una mujer. La legisladora bonaerense Alejandra Lordén (del sector de ex vicegobernador, Daniel Salvador), tiene todos los boletos para el cargo.

La mayor novedad, en todo caso, es que Enrique “Coti” Nosiglia, el inoxidable operador y ex ministro del alfonsinismo volverá a los primeros planos y mete presión para quedarse con la estratégica secretaría general que codicia Morales.

Nosiglia es uno de los padrinos políticos del senador Martín Lousteau, una de las adquisiciones más nuevas y de mayor proyección del centenario partido, que de ese modo tendrá quien le cuide las espaldas.

“Se acabó el seguidismo”, es el lema que signará la segunda gestión de Cornejo, según le adelantó a Clarín el ex gobernador de Mendoza y flamante diputado. “Le vamos a dar al radicalismo otro protagonismo”, sentenció. Y apunta que al primero que se le fugaron dirigentes fue al propio Macri.

Con todo, admite que el partido necesita mantener una relación de horizontalidad con sus socios del PRO, pero a través del jefe porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y con Patricia Bullrich, su futura titular, en un intento de aislar al ex presidente.

En su equipo dan por hecho que el primer roce con Macri en plano opositor será por el veto a la posibilidad de que el fundador del PRO cumpla la promesa que le hizo a Miguel Pichetto de asegurarle un lugar en la Auditoría General de la Nación.

La secuencia es la siguiente. La jefatura del máximo órgano de control le corresponde al partido opositor con más bancas, es decir la UCR. Y Cornejo ya adelantó que no se la dejará al ex candidato a vice de Juntos por el Cambio, nombre por otra parte en discusión: el jefe radical insiste en que la coalición se llame Cambiemos.

La cuestión es que, como premio consuelo, el sector “amarillo” del radicalismo le ofreció a Pichetto la silla que le corresponde en Diputados, si logran que su ocupante, Jesús Rodríguez, sea promovido a presidente de la AGN. Pero el mendocino piensa en un aliado para el cargo. Y es el dueño de la lapicera.

“Quieren arrasar con todos los espacios, pero esta vez habrá un tiro para los pobres”, ironizan desde el sector de Cornejo, que se quedó en la sangre en el ojo porque no pudo desbancar a Mario Negri de la jefatura del bloque de diputados. Para inclinar en el partido la balanza que le fue desfavorable en el Congreso, los antimacristas contabilizan el respaldo del ala más reacia a la sociedad con el macrismo que regentean Ricardo Alfonsín y Federico Storani.

¿Y con Alberto F. como andamos? La reflexión del jefe radical es que ahora le toca mover a las blancas, es decir al Presidente. De la mayor o menor distancia con el renovado poder de Cristina dependerá la respuesta opositora, alega.

“Alberto le marcó la cancha en el Congreso y Cristina se tomó revancha en la Plaza”, les comentó a sus asesores. De la carrera al 2023 no se corre. Ahí también ve a Larreta, a Lousteau y a Morales. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí