El Gobierno delinea la ley de Solidaridad y Reactivación Productiva y llama a extraordinarias

1
458
Diputados: por tensiones internas, Cambiemos aplaza su última sesión del año

Por: Maia Jastreblansky

El Gobierno convocó anoche a sesiones extraordinarias del 13 al 31 de diciembre para tratar las emergencias económica, social y sanitaria, a través de un proyecto ómnibus que llevará el nombre de ley de solidaridad y reactivación productiva. El texto de la iniciativa, que tendrá como ejes la inyección de recursos a los menores ingresos y eventualmente cambios en el esquema impositivo, fue trabajado por Alberto Fernández y sus equipos técnicos, jurídicos y económicos ayer durante todo el día.

Pasadas las 18, ingresó a la Casa Rosada el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, principal encargado de buscar los consensos en el Congreso para intentar aprobar el proyecto. Todavía estaba Fernández, que había ingresado cerca de las 10 y no tuvo actividades oficiales fuera de Balcarce 50 en todo el día. Estuvieron reunidos durante más de tres horas. Máximo Kirchner, jefe de la bancada oficialista de la Cámara de Diputados, también participó de las deliberaciones.

- Publicidad -

La intención del Gobierno es que la iniciativa sea tratada la semana que viene, probablemente miércoles y jueves, para que las emergencias se sancionen antes de fin de año. Según pudo reconstruir LA NACION se tratará de un proyecto extenso, que materializará los lineamientos económicos que bajó Fernández en su discurso del 10 de diciembre en el Congreso y que probablemente marcará la agenda de las primeras semanas de la nueva gestión.

“Debemos salir de esta situación con solidaridad, para que cuando se encienda la economía todos los sectores, sin excepción, puedan verse beneficiados. Pero hasta eliminar el hambre le pediremos mayor esfuerzo solidario a quien tenga más capacidad de darlo”, había dicho Fernández en su asunción, cuando delineó la orientación económica que le dará al primer tramo de su mandato.

“Es una ley marco para dictar las leyes de emergencia económica y sanitaria. Tenemos la expectativa de que salgan cuanto antes porque queremos comenzar a trabajar para los pobres de la Argentina. Esperamos que el Congreso tenga mucha participación, entendiendo la gravedad de la situación”, dijo ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en declaraciones radiales. “Estamos tratando de ser muy abiertos y plurales, si hay necesidad de hacer modificaciones el Congreso las hará”, agregó.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, anticipó el miércoles que el proyecto de ley de solidaridad y reactivación productiva tendrá un foco en la cuestión social y en la reactivación económica. Se esperaban mejoras en la Asignación Universal por Hijo y en las jubilaciones.

La herramienta legal eventualmente podría delegar facultades extraordinarias en el Poder Ejecutivo, uno de los puntos que estarán bajo escrutinio de la oposición, que ya anticipó que dará quorum para habilitar el debate en las comisiones de Presupuesto y de Legislación General. En Juntos por el Cambio, en tanto, ayer daban por hecho que la iniciativa contemplará aumentos en el esquema impositivo para financiar la inyección de dinero en los bolsillos. “Si se viene un impuestazo no lo vamos a avalar”, advirtieron a LA NACION desde el bloque Pro.

Ayer, en tanto, no se descartaban cambios en el esquema tarifario y moratorias, mientras que una eventual suspensión del Pacto Fiscal con las provincias y un aumento de las retenciones fue puesto en duda. El Gobierno no quiso dar ayer detalles del articulado de la iniciativa. Durante las últimas 48 horas, la letra chica del proyecto tuvo idas y venidas, mientras los funcionarios evaluaban su viabilidad jurídica y sus eventuales repercusiones. Por eso, la iniciativa podría sufrir modificaciones en las próximas horas.

El miércoles, durante cuatro horas, Cafiero y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, recibieron en sus despachos al ministro de Producción, Matías Kulfas; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, y a Guzmán, para trabajar en el contenido del proyecto. Ayer por la mañana pasaron por la Casa Rosada el titular del Banco Central, Miguel Pesce; al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y el titular de Agricultura, Luis Miguel Basterra.

Durante el resto de la jornada, la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, repasó la letra chica del llamado a extraordinarias y del proyecto de ley de solidaridad y reactivación productiva.

La iniciativa, además de central para definir el rumbo económico que tomará la administración de Fernández, será una prueba de fuego para el nuevo oficialismo y la nueva oposición en el Congreso. “Se va a ver el juego de la oposición útil”, señalaron en Balcarce 50, en alusión al interbloque de Juntos por el Cambio, que tiene 116 diputados.

Un legislador del Frente de Todos que ayer caminó los pasillos de la Casa Rosada confió en que su interbloque contará con el apoyo de algunos diputados de Juntos por el Cambio para sancionar la ley.

El oficialismo hoy tiene entre 121 y 123 diputados y espera contar con aliados de otros bloques. (La Nación)

1 Comentario

  1. Una buena medida sería bajar a la mitad los sueldos de los cargos políticos, no será mucho pero alcanzaría para mejorar las finanzas del estado.
    Si siguen jodiendo al que trabaja con ganancias, seguirá cayendo el consumo, porque hoy cualquier asalariado paga al ese impuesto.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí