Ordenan la detención de Evo por sedición y terrorismo

0
523
Evo Morales renuncia a la presidencia de Bolivia, presionado por las fuerzas armadas

La Fiscalía acusa al expresidente, refugiado en la Argentina, de dar instrucciones para bloquear algunas ciudades; Morales advirtió que el pedido de arresto no lo “asusta”

Bajo la acusación de delitos de sedición y terrorismo, la fiscalía boliviana ordenó ayer la detención del expresidente Evo Morales, que el domingo fue recibido por el presidente Alberto Fernández y anunció que piensa dirigir desde la Argentina, donde se encuentra refugiado, la próxima campaña electoral.

La “orden de aprehensión” firmada por los fiscales de La Paz Jhimmy Almanza y Richard Villaca ordena a fiscales, policías y/o funcionarios públicos que “aprehendan y conduzcan al señor Juan Evo Morales Ayma, ante las oficinas de la fiscalía”.

- Publicidad -

“La presente orden podrá ser ejecutada en cualquier hora y día hábil, o en caso necesario, recúrrase a la fuerza pública, respetando el ejercicio de los derechos y garantías”, agrega el requerimiento de la Fiscalía.

El coronel Fernando Guarachi, jefe de una unidad policial de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, dijo que “es atribución del Ministerio Público poder coordinar también con sus similares de otros países” para cumplir la detención. Sin embargo, el tratado de extradición entre la Argentina y Bolivia sostiene que no se concederá “si la persona solicitada por la parte requirente ostenta la condición de refugiado o asilado político en la parte requerida y el pedido de extradición proviene del país que motivó el refugio o asilo”.

El ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, difundió en su cuenta de Twitter una foto del documento de la Fiscalía. Fue precisamente este funcionario quien presentó la denuncia ante el Ministerio Público el 22 de noviembre pasado, por los delitos de “sedición y terrorismo”.

El proceso abierto contra el exgobernante, que renunció el 10 de noviembre, se sustenta en un audio revelado por Murillo, en el que supuestamente se escucha la voz de Evo en la que da instrucciones a uno de sus partidarios, el cocalero Faustino Yucra, para bloquear caminos e interrumpir el suministro de alimentos a algunas ciudades.

Luego de la dimisión de Evo, que estuvo durante casi 14 años en el poder, varias ciudades, como La Paz y El Alto, sufrieron escasez de alimentos y combustibles, que obligó al gobierno interino a habilitar puentes aéreos.

“Que no entre comida a las ciudades, vamos a bloquear, cerco de verdad”, se escucha decir a la voz que, según Murillo, pertenece a Evo, en el diálogo telefónico con Yucra. En ese momento -según la denuncia-, Evo se encontraba en México, la primera parada en su exilio, antes de venir a la Argentina. Evo calificó varias veces ese audio como un montaje.

“Si ingresa a Bolivia, un fiscal o cualquier policía puede detenerlo [a Evo] y llevarlo ante un juez que podría ordenar la detención preventiva en un penal ante un posible riesgo de fuga”, dijo el jurista y docente Williams Bascopé.

El expresidente se refirió a la orden de arresto vía Twitter. “A 14 años de nuestra revolución, el ‘mejor regalo’ que recibo del gobierno de facto es una orden de aprehensión, injusta, ilegal e inconstitucional. No me asusta, mientras tenga vida seguiré con más fuerza en la lucha política e ideológica por una Bolivia libre y soberana”.

La llegada de Evo a la Argentina desató una polémica sobre si en su calidad de refugiado podría realizar declaraciones políticas, tal como venía haciendo desde México, lo que había desatado una protesta formal de la presidenta interina Jeanine Áñez.

Poco antes de la llegada de Evo al país, el canciller Felipe Solá había advertido que pese a que la ley de reconocimiento y protección al refugiado no establece ningún tipo de prohibiciones políticas, le pidieron al exmandatario que no se expresara en público. “Eso es un compromiso político, no lo dice la ley. Puede saludar, reunirse, pero no hacer campaña desde acá y generarle algún problema a la Argentina en ese sentido”, señaló.

Sin embargo, con el transcurrir de los días, la actitud del Gobierno se fue flexibilizando. El sábado pasado, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dijo que Evo cuenta con “los mismos derechos que un ciudadano argentino, con lo cual tiene libertad de expresión, de declarar, de pensar y decir lo que quiera”.

En ese contexto el mismo domingo, poco antes de cenar con el Presidente en Olivos, Evo se reunió con dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS) para preparar la campaña electoral. Los comicios, en los que Evo y el exvicepresidente Álvaro García Linera no se podrán presentar como candidatos, no tienen fecha aún pero se realizarán en los próximos meses.

El nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE), un poder independiente que aún se está conformando, tendrá hasta los primeros días de enero para anunciar el calendario electoral del año próximo. El MAS no anunció todavía cuál será la fórmula con la que concurrirá a los comicios, pero el expresidente se mostró seguro de que su partido obtendrá la victoria. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí