Alberto Fernández dijo que en marzo subirán las jubilaciones y criticó la fórmula de movilidad

1
575
Alberto Fernández dijo que en marzo subirán las jubilaciones y criticó la fórmula de movilidad

Tras la polémica por las modificaciones en la política previsional, el presidente Alberto Fernández desmintió ayer que hubiera un congelamiento en la actualización de los haberes y prometió que en marzo habrá un nuevo aumento para todos los jubilados.

“No hay ningún congelamiento del salario de los jubilados. Lo único que se cambió es el cálculo de actualización. No quiere decir que se suspendan los aumentos. Acabo de aumentarlas [en diciembre y enero] y en marzo hay un nuevo aumento para todos”, dijo Fernández.

El Presidente habló ayer en una entrevista que brindó al periodista Luis Majul y que se emitió anoche en el programa La cornisa.

El Presidente se refirió así a la suspensión por 180 días de la movilidad de las jubilaciones superiores a la mínima, una medida que generó polémica durante la discusión del megaproyecto de ley de emergencia en el Congreso la semana pasada. La aprobación de la iniciativa le otorgó al Presidente la potestad de aumentar las jubilaciones por decreto.

Según Fernández, el régimen de movilidad automática “casi incendia la Argentina” y marcó el comienzo del “final de Macri”.

“La fórmula era absolutamente imposible de sostener. A ver si caemos”, dijo. Y agregó: “Decir que se anula una fórmula de indexación de los sueldos de los jubilados no quiere decir que no van a tener aumento. ¿Usted cree que estoy loco? El que está preocupado por los jubilados soy yo, no ellos [los macristas] (…) En cuatro años Macri hizo caer la jubilación un 20% en términos reales”.

El Presidente aclaró, además, que la nueva fórmula de aumentos de jubilaciones deberá estar lista “cuanto antes”.

Por las críticas, el mandatario decidió prolongar las sesiones extraordinarias y se reunirá hoy en la Casa Rosada con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y funcionarios de su equipo para pulir detalles de dos nuevos proyectos de ley destinados a zanjar la polémica.

En defensa de su gestión, Fernández aseguró que las medidas que presentó su gobierno hicieron que los mercados reaccionaran bien “porque ven que hay un programa de crecimiento para pagar”.

Ante la pregunta de por qué envió un proyecto al Congreso para recibir tantas atribuciones, el mandatario señaló que la situación es “un poco” parecida a 2001. “En aquel momento teníamos 57 puntos de pobreza, hoy tenemos 41 puntos; en aquel momento teníamos una deuda en default y ahora heredamos un virtual default; teníamos un problema de desempleo creciente, que es exactamente lo que viene pasando en los últimos meses; no teníamos un proceso inflacionario y ahora sí”, dijo. Y agregó: “Lo que gracias a Dios no tenemos hoy es el estallido social. Todo ocurrió en el momento de la votación y la gente votó un cambio”.

Fernández justificó así que se haya declarado la emergencia en diversas áreas públicas y lo ejemplificó con las políticas del expresidente Mauricio Macri en las tarifas de los servicios públicos. “Macri nos dejó una bomba de tiempo. Si no tuviera esa dificultad, deberíamos dejar liberadas las tarifas para que la gente las pague. Durante los primeros 180 días del año no van a ser modificadas. Vamos a buscar un nuevo régimen tarifario. El actual les sirvió a las empresas de servicios, que dolarizaron sus servicios. El problema tarifario fue resuelto del peor modo”, dijo.

El Presidente admitió, además, que la ley aprobada el viernes prevé que el Poder Ejecutivo puede ampliar las emergencias vigentes, por lo que una vez que se cumplan los seis meses Fernández puede extenderlas aún más. “Sí [puedo extenderlas]. Las facultades que me están dando son para administrar caos. Tema que tocamos es un problema. Sobre cómo yo ejerza estas facultades voy a tener el control social”, sostuvo.

Acerca del malestar del campo por la actualización del sistema de retenciones, el Presidente dijo: “Lo único que hicimos fue actualizar lo que Macri dejó sin actualizar. Yo aprendí de las 125. Dije que segmentemos para que no todos tengan el mismo peso, para que el pequeño productor no tenga que pagar lo mismo que una cerealera. Ese error dos veces no lo cometo. Las retenciones son muy importantes porque nos permiten hacernos de dólares para hacer frente a las obligaciones”.

Además, el mandatario afirmó que no subirá las retenciones más allá de los tres puntos que le concedió el Congreso. “No puedo porque tengo un tope de 33 puntos. Lo único que estoy subiendo son tres puntos porque el resto lo puso Macri. Yo no puse nada”, dijo.

“La Argentina se quedó con tan pocos dólares que Macri, antes de irse, fijó un cepo muy necesario. La Argentina necesita que vuelvan a entrar dólares. De otro modo, es imposible pensar en hacer frente a las obligaciones que el Estado ha asumido”, amplió el jefe de Estado.

Fernández también se refirió al impuesto del 30% para las compras en moneda extranjera, que impacta en el turismo. “Lo que tiene que saber la gente que viaja para esparcimiento es que hoy en día el dólar es un bien escaso. Como no hay en la Argentina, tiene que estar muy caro. No es que quien importa insumos tiene que pagar el impuesto. Es para el que usa los dólares para viajar, para hacer turismo, para ahorrar en dólares”, dijo, y afirmó que hay que “terminar la práctica” del ahorro en divisas extranjeras.

La relación con la vicepresidenta Cristina Kirchner también fue parte de la conversación. En línea con su discurso durante la campaña, Fernández destacó la estrategia de la expresidenta y reiteró que ya no es la misma que cuando él la criticaba con dureza en los medios. “Cristina cambió. Si ella no hubiera cambiado yo no sería presidente. (…) Ella estuvo muy enojada conmigo y fue ella la que me propuso ser presidente. Ella cambió”, dijo.

Pese a que el gobierno de Cristina Kirchner dejó índices negativos en cuanto al déficit fiscal y la inflación, Fernández prefirió remarcar que la deuda externa en 2015 era baja. “Yo he sido muy crítico, pero la deuda total de la Argentina era 38 puntos del PBI, era la más baja de los países del mundo. La deuda en dólares ese día era de 13 puntos del PBI. Ahora es del 95%”, señaló.

Fernández respondió además sobre la situación de los exdirigentes kirchneristas que estuvieron detenidos y fueron liberados. “No tengo nada que ver, es una decisión de los jueces. Así funciona la Justicia. Estuvieron presos sin condena. Debieron haberlos liberado hace cuatro años”, expresó. (La Nación)

1 Comentario

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí