Cristina Caamaño ya ingresó a la AFI y comenzó la intervención a la Inteligencia argentina

0
689
Cristina Caamaño, presidenta de Justicia Legítima, la principal candidata a liderar la intervención de la AFI

El Presidente intervino la ex SIDE por 180 días.

Por: Pablo de León

El último viernes, el presidente Alberto Fernández decretó la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), por un plazo de 180 días, y como anticipó Clarín el último jueves, designó a la fiscal Cristina Caamaño al frente del organismo de los espías.

Fernández manifestó, en el decreto de intervención, que cuestiona el “notorio retroceso institucional” que hubo en ese organismo durante la gestión de Mauricio Macri, utilizando al organismo “por fuera de los objetivos legítimos que toda actividad de inteligencia debe poseer en el marco del estado constitucional de Derecho”.

Además, Fernández pondrá en marcha la reasignación de los fondos reservados de dicho organismo con destino en el programa Argentina contra el Hambre, que conduce el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

Por eso, este lunes, a las 9 de la mañana, Cristina Caamaño ingresó en el edificio central de la AFI, ubicado a menos de 100 metros de la Casa Rosada. Y lo hizo junto a Santiago Cafiero, el jefe de Gabinete de Ministros: ambos salieron de la Casa de Gobierno a las 8:55 y fueron caminando hasta la mítica casa central de los espías.

De este modo, la fiscal ingresó a la ex SIDE con la mano derecha de Alberto Fernández, en una señal clara de que tiene todo el aval del Presidente de la Nación.

Este domingo, el presidente Alberto Fernández consideró que la designada interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Cristina Caamaño “no apoya un proyecto partidario” sino que “es parte de un movimiento dentro de la Justicia que, en todo caso, tiene una mirada del país parecida a la nuestra”, en referencia al colectivo Justicia Legítima.

En declaraciones al canal América TV, el Presidente destacó la “honestidad intelectual, capacidad y coraje” de Caamaño.

El presidente Alberto Fernández designó a Caamaño -quien estuvo al frente de la Oficina de Observaciones Judiciales encargada de las escuchas- como interventora.

Asimismo, se la instruye para “preparar y elevar a consideración del Poder Ejecutivo una propuesta de reformulación del Sistema de Inteligencia Nacional, que garantice la producción de información de calidad y oportuna para la seguridad interior, la defensa nacional y las relaciones exteriores de la Nación, limitando el accionar de cada uno de sus componentes a las funciones constitucionales y legales respectivas y reduciendo la actividad confidencial al mínimo necesario funcional”.

También se la faculta a “transferir a la Jefatura de Gabinete los fondos reservados que excedan a los necesarios para el normal funcionamiento del organismo, para su posterior reasignación a las políticas públicas nutricionales y educativas que resultan estratégicas para abordar la emergencia social”.

Caamaño también podrá “modificar la estructura orgánica y funcional de la AFI, pasar a disponibilidad al personal que estime conveniente”, y cambiar “su régimen de intervención de fondos reduciendo las partidas confidenciales al mínimo indispensable para su funcionamiento”.

Entre los considerandos del decreto, hay severas críticas al “notorio retroceso institucional en la materia” producido durante la gestión de Mauricio Macri.

“La democratización y publicidad del Sistema de Inteligencia Nacional regido por la Ley Nº 25.520 modificada por la Ley Nº 27.126 se vio interrumpida por el dictado del Decreto Nº 656/16, que implicó un notorio retroceso institucional en la materia en la medida que delegó en el Director de la AFI la aprobación de la estructura orgánica del organismo restableciendo así su carácter secreto”, se señala en el texto.

Se cuestiona asimismo que durante el gobierno de Macri se aprobó un nuevo estatuto de personal que”abandona las líneas directrices de la reforma producida por la Ley N 27.126 y repuso los criterios del Decreto Nº 1088/03 en una dirección diametralmente opuesta a lo estipulado por el Decreto Nº 1311/15″.

También se critica “la eliminación del régimen de administración de los fondos de la AFI restableciendo, de ese modo, el secreto del presupuesto asignado al organismo así como de sus erogaciones”.

En ese marco, se advierte que las modificaciones que introdujo el gobierno anterior “se han traducido en la práctica en un funcionamiento desviado de las finalidades de los organismos de inteligencia y, en particular, de la propia AFI que ha profundizado los aspectos secretos más allá de toda necesidad funcional y por fuera de los objetivos legítimos que toda actividad de inteligencia debe poseer en el marco del Estado constitucional de Derecho”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí