Los petroleros preparan el primer reclamo gremial fuerte contra el nuevo Gobierno

0
150
Vaca Muerta, bajo la lupa de los Estados Unidos

El sindicato conducido por Guillermo Pereyra espera reunir a más de 20.000 trabajadores en Añelo. Será una asamblea para tratar unos 2.000 despidos y suspensiones.

Por: Claudio Andrade

El presidente Alberto Fernández se enfrenta a su primer conflicto sindical de importancia con los trabajadores petroleros en Vaca Muerta. El sindicato conducido por el ex senador Guillermo Pereyra, anunció que realizará una multitudinaria asamblea el próximo 23 de enero en Neuquén capital, donde esperan reunir a más de 20 mil empleados del sector.

En este momento hay casi 2.000 operarios afectados por una fuerte retracción en la actividad del yacimiento no convencional. La Conciliación Obligatoria ordenada por el Ministerio del Trabajo, consecuencia de unos 500 despidos y un paro general anunciado por el gremio a fines de noviembre pasado, vence el 28 de enero y los sindicalistas no ven resoluciones en el horizonte.

Las firmas Schlumberger y San Antonio enviaron los telegramas, pero la mayoría de las compañías, como Total, Pampa Energía, Pan American Energy, Pluspetrol, Shell y XTO- ExxonMobil, registraron bajas parciales o totales en sus procesos exploratorios y de perforación.

De acuerdo a los datos que maneja el gremio los operarios, entre despedidos y suspendidos, se reparten: 427 por la baja de 17 equipos de perforación, 824 correspondientes a hidrofractura y otros 596 vinculados al transporte.

Por su parte, este martes el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, se encontrará con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, y el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, para analizar las desvinculaciones en la industria.

“Reitero la voluntad del Gobierno que es con la gente adentro. No puede haber lugar para un solo despido porque el gobierno nacional ha pedido un tiempo, es un nuevo signo político que empieza a gobernar y ha ratificado con todas las letras la importancia de la articulación público privada para generar el desarrollo de las economías regionales”, dijo el gobernador Gutiérrez a Río Negro. “(el presidente) sabe de la importancia estructural y estratégica de Vaca Muerta”, subrayó el mandatario provincial.

Mientras tanto el sindicato se mantiene en alerta y Pereyra junto a la cúpula directiva comenzarán a recorrer las principales localidades petroleras para informar sobre la situación. Este viernes estarán en Añelo, capital de Vaca Muerta, en el marco de una asamblea que anticipan multitudinaria.

“El problema es que no hay inversión y no hay inversión porque todavía no hay una política energética clara. Las empresas no saben qué va a pasar y no bajan los dólares”, le dice a Clarín Marcelo Rucci, uno de los principales dirigentes del gremio.

Rucci también se refirió a las declaraciones del presidente Fernández respecto de que el país se había “enamorado” de Vaca Muerta resignando esfuerzos en los convencionales. “La Argentina en un momento se enamoró de Vaca Muerta, puso todos los incentivos y los esfuerzos allí y desincentivó el resto de la producción convencional. En la Argentina hay baja exploración para buscar nuevos yacimientos y muy baja explotación secundaria y terciaria”, le dijo el mandatario al periodista Horacio Verbistky el fin de semana pasada.

Rucci respondió. “El petróleo es un recurso limitado, se acaba, no es como un río y no todos los yacimientos convencionales se pueden explotar. Muchos están agotados y son muy viejos, en Rincón de los Sauces hay yacimientos de 50 años y en Cutral Có de principios del siglo XX”, agrega Rucci.

Pereyra fue contundente respecto de la idea de asignar los recursos de los no convencionales a los convencionales. “Hay sectores de izquierda que se oponen a que vengan inversiones. Lo tomamos así como de quien viene”, señaló en alusión a la posición de Verbistky quien aseguró en su sitio “El Cohete a la Luna” que “la recuperación terciaria de los pozos que ya existen, cuesta muchísimo menos y tiene un potencial de producción superior a Vaca Muerta”.

“Vaca Muerta necesita una política integral. Porque si vos decir “mejores precios” bueno, ¿pero si puedo traer dólares pero no los puedo sacar? Se necesita una política de lo que el gobierno va hacer con la energía en general y con el gas y el petróleo en particular. Fijate lo que le pasó al presidente de YPF (Guillermo Nielsen) que subió el valor de la nafta y el mismo gobierno se lo frena”, dice una alta fuente del sector.

“Estamos de acuerdo con que el no convencional está recontra vigente en la Argentina, pero lo que pasó es que al no haber una política clara hoy y al haberle metido en la época de (Miguel) Galuccio toda la guita al no convencional , se descuidó el convencional porque no había la plata para las dos cosas. Y hoy la empresa de Galuccio (Vista Oil) está operando todo en yacimientos convencionales y maduros. Una cosa no quita la otra”, agrega.

“Estamos todos entendiendo un poco el ajedrez de esto”, dice otra fuente de una de las principales empresas de la industria, en relación a las señales que emite el actual gobierno.

El 2019 fue año poblado de conflictos y dudas en Vaca Muerta, una temática que se prolonga hasta la actualidad. En febrero pasado comenzaron las discusiones entre las compañías y el gobierno ante los criterios que ponían un límite a los subsidios al gas no convencional. En agosto pasado, el ex presidente Mauricio Macri ancló el valor del barril criollo en US$ 59 y con un dólar de referencia a $ 45,19 por el plazo de 90 días. La medida impactó de lleno en los niveles de perforación en Vaca Muerta.

En los papeles se estimaba que el yacimiento iba a recibir entre US$ 5000 y US$7000 millones anuales a partir del 2020 y hasta el 2024, pero los cálculos en el sector ahora indicarían que las inversiones alcanzarían esas cifras recién en el 2021. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí