Prioridades: el nuevo intendente gasta plata y recursos en cuestiones secundarias en vez de abocarse a arreglar las calles

4
245
Prioridades: el nuevo intendente gasta plata y recursos en cuestiones secundarias en vez de abocarse a arreglar las calles

14:00 – Hace un mes que el actual intendente Pablo Grasso asumió en la municipalidad de Río Gallegos, luego de una desastrosa administración del Ing Roberto Giubetich. Obvio que solo un mes, es muy poco tiempo para evaluar gestión y mucho menos criticar las acciones de alguien que seguramente se ha encontrado con innumerables problemas de todo tipo, pero, es esperable que el nuevo intendente se aboque a darle solución a los problemas más urgentes, los más visibles y fundamentalmente lo que hace a la infraestructura de la ciudad, una de las críticas más ácidas que se han escuchado en los últimos 4 años, cuando el propio Grasso, mientras dirigía el IDUV, alegaba como deficiencia mayor de la gestión del anterior intendente  y hasta llegó a tomar para sí (inmiscuyéndose en un área que no le correspondía) el trabajo de reasfaltar calles, cosa que obviamente lo hacía por cuestiones electorales, no por brindar un servicio.

A 30 días de su asunción, las principales calles de la ciudad, siguen mostrando los históricos pozos de años, intransitables, un peligro para automovilistas y peatones, verdaderas trampas con profundos hoyos en el asfalto, los cuales cuando llueve y se llenan de agua duplican su peligrosidad y el problemas para cualquiera que transite por calles como Pasteur, Alberdi, San Martín, Pellegrini, solo por nombrar un par de las tantas arterias virtualmente destrozadas e intransitables, no fueron tocadas y nadie ha comenzado su reparación (aún).

El actual intendente, un gran crítico por la dejadez de su antecesor, quien parecía tener las soluciones para todos los problemas de Río Gallegos, no accionó ni una simple herramienta para terminar con el problema. No hizo ni gestionó ninguna obra que ayude a quitarle al vecino un problema de encima, pero llamativamente, ha iniciado una obra para construir una vereda intermedia en los bulevares de la calle Asturias, la cual quizás pueda ser interesante desde el punto de vista estético, pero insume trabajo y fondos que podría haberlos volcado a resolver, primero, los problemas de transitabilidad que tiene Río Gallegos o las inundaciones que siguen siendo un gran problema y luego, en segundo término ocuparse del embellecimiento.

El municipio no ha dado explicaciones (como es común) ni ha informado cuál es el orden de prioridad para aliviar a los vecinos sobre la cantidad de falencias que tiene la ciudad. Una de esas (y diríamos la principal) son los baches. Después están la basura, los perros sueltos, la inundación por lluvia, etc. No se tapan, no se repavimenta, no se arreglan las veredas, los cordones ni las calles. Es decir, han pasado 30 días de esta gestión y ni siquiera hubo un anuncio señalando los términos de un plan para comenzar por reparar las decenas de calles en mal estado que tiene la capital. Pero a pocos días de asumir, ha dispuesto la construcción de una larga vereda con fines de embellecimiento y si hay algo llamativo: no se hace por administración, se ha contratado a particulares.

Lea Aquí: notas relacionadas con PABLO GRASSO

Si nos retrotraemos a nuestras críticas sobre Pablo Grasso, mientras estuvo frente al IDUV, nos cabe la sutil sospecha de que atrás de la vereda de la calle Asturias hay un interés que no es precisamente de los vecinos de la ciudad. Los trabajos que se están llevando a cabo no se sabe quién lo hace, cuánto cuesta, a qué responde ni qué término tiene. Lo que sí sabemos, tomando la experiencia de las obras que ha efectuado Grasso estos últimos 4 años desde el IDUV, es que resultan muy caras, de durabilidad dudosa y siempre caen en manos de empresas amigas. Un tema que habrá que seguir. (Agencia OPI Santa Cruz)

4 Comentarios

  1. Antes de las elecciones era impresionante la cantidad de militantes haciendo boludeces en las calles. De hecho antes de navidad salieron a colocar ornamentación navideña en los postes de luz de las avenidas. (como si no hubiera cosas mas importantes para hacer). A 30 dias de asumido el nuevo intendente no ves a ninguno colaborando con la “gestión” del anteriormente “preparado” candidato a intendente para tomar las riendas de la ciudad y al que hoy parece que lo “sorprendió” la falta de personal por licenciamientos de fin de año.

  2. Y eso que no se dieron una vueltita por el edificio nuevo del IDUV, el ahora Presidente, el Arquitecto Roberto ANDRINO, en otras palabras el artífice, proyectista, director de obra, según el por pedido de Alicia, del nuevo edificio no sabe de qué disfrazarse.
    Después de la tormenta, llueve más dentro que fuera,
    ingresa el viento por la puerta, las paredes, el techo y los ventanales.
    El sistema de calefacción colapsado, sectores se cantan de frío y otros de calor y eso que estamos en verano,
    Todo el frente y el fondo en vez de paredes tiene ventanales, aún con paneles térmicos parece que funcionara como un horno refractario y los ingenieros de la nasa no previeron la apertura ni de media ventana.
    Dense una vueltita gente de OPI, como haciendose los tontos que andan pidiendo asesoramiento para construir un observatorio aeroespacial y van a ver las condiciones.
    Eso sí traten de no entrar a los baños, suelen no tener agua y los inodoros rebalsan su producto escatologico, aún no descubren el porquè.

  3. Es increíble, todo verso y mentira, políticos de mierda, todos iguales, gestión anterior municipal una mierda total, estos que prometieron tanto, seguimos igual o peor, las calles están detonadas, no se puede laburar, no se da a basto con las roturas, las calles de tierra increíble, no hay una motoniveladora en río gallegos, traigan del interior, por favor, inútiles. A eso si, nos querían cobrar más en el combustible para seguir manteniendo la manga de vagos y zátrapas que hace muchos años no producen nada. Vamos Graso teníamos algo de fe.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí