Tras dos años cerrado, un grupo inversor chileno administra un hotel de los Kirchner

3
702

Se trata del complejo Las Dunas, ubicado en El Calafate, que está intervenido por la Justicia. Reabrió en diciembre pasado y los nuevos administradores dicen que les sirve de publicidad que sea de la familia K. Le pagan a la intervención judicial.

Por: Lucía Salinas

Con una ubicación privilegiada con vista al Lago Argentino, el hotel Las Dunas de la familia Kirchner abrió sus puertas después de permanecer dos años cerrado. Una empresa chilena es la que negoció con la administración judicial el contrato de explotación, ya que el hotel está intervenido desde 2018 por orden del juez Julián Ercolini que llevó adelante la investigación por lavado de dinero. El complejo turístico como las demás firmas de la vicepresidenta, continuarán intervenidas tras la prórroga del Tribunal que llevará a cabo el juicio por lavado de activos. El dinero que se desprecia de la administración del hotel, se dirige a una cuenta especial que maneja la intervención.

El Calafate está en plena temporada. Prometedora gracias al turismo extranjero que queda atrapado por la belleza del Glaciar Perito Moreno y las demás atracciones naturales de la zona. Allí, en la villa turística, Cristina Kirchner tuvo desde 2008 tres hoteles. El principal es el Alto Calafate, de cuatro estrellas, que comenzó a comercializar como si fuera uno de cinco. El inmueble le pertenece a Hotesur SA, la firma investigada por haber lavado -según determinó la Justicia- $ 80 millones entre 2009 y 2015 con la participación de Lázaro Báez.

Era Valle Mitre SRL, propiedad del empresario K, la responsable de explotar aquel hotel y otros dos que también terminaron involucrados en maniobras de blanqueo (Las Dunas y La Aldea de El Chaltén). Al ingreso de El Calafate a mano izquierda, en altura, se observa el edificio que pertenece a Hotesur SA. Aunque sigue funcionando nunca tuvo ocupación plena desde que abrió sus puertas y se convirtió en un símbolo de la corrupción por los negocios oscuros que se armaron a su alrededor y que fueron denunciados en la Justicia.

Las Dunas ubicado sobre la avenida costanera “Presidente Néstor Kirchner”, es otro de los hoteles bajo la lupa de la justicia. Integra el listado de 25 inmuebles que conforman el Condominio Máximo y Florencia Kirchner, que administra los inmuebles heredados por el ex Presidente.

Fue una de las operaciones comerciales que fortaleció el vínculo entre Lázaro Báez y la familia Kirchner y que terminó en la justicia investigada por lavado de dinero. Las Dunas fue una pequeña hostería de doce habitaciones. Hace años triplicó su capacidad tras una ampliación que realizó en un comienzo Austral Construcciones, la firma insignia del empresario K investigada por defraudación, facturación apócrifa y lavado de dinero en diversos expedientes.

Cuenta en la actualidad con 47 habitaciones todas ellas con vista al Lago Argentino y sus instalaciones se encontraban con el deterioro propio de haber permanecido cerrado durante dos años, pero quienes lo administran hoy sostiene que es una buena “marca” un hotel “instalado comercialmente” y con un “buen marketing”. Irónicamente, creen que el hecho de ser un hotel de la familia Kirchner, investigado judicialmente, se convierte “en prensa igual, porque la gente quiere saber de quién es, de qué se trata y vienen al hotel”.

El Grupo Lariza es el responsable de explotarlo en la actualidad. Las puertas de Las Dunas se reabrieron en diciembre de 2019 y el contrato se firmó con Hotelera Patagónica. El holding es reconocido hace más de una década por las ofertas turísticas que ofrece en la Patagonia chilena, Punta Arenas, Puerto Natales y el Parque nacional Torres del Paine. Vieron en el alquiler del hotel de Cristina Kirchner “una oportunidad”. “Es un hotel con una buena marca, lo determina su historia pero además operamos con grupos asiáticos, norteamericanos, que nos envían turistas y les interesa conocer la Patagonia y son visitantes de la Patagonia Argentina. Entonces, podemos ofrecer el circuito completo, más allá de la estructura del hotel, nos interesó el negocio que venimos desarrollando hace más de 10 años”, dijo a Clarín el gerente actual de Las Dunas Patricio Rozas Vergara.

Por otro lado, el gerente del complejo turístico, contó que las instalaciones con las que se encontraron eran “muy buenas” que debieron reacondicionarse en una mínima medida por los dos años que permaneció cerrado, sin actividad. El contrato “se firmó sin ningún problema con la administración judicial. Vimos hace más de un año que había una oportunidad de negocio acá”, señaló Rozas Vergara.

Pese a ser un hotel investigado por la justicia argentina, ello no preocupó a las autoridades del Grupo Lariza, “tenemos una historia importante en el turismo chileno” explicó el gerente, a la vez que admitió que conocían la historia de Las Dunas propio del estudio de mercado previo que se realiza para avanzar en las negociaciones. “Somos empresarios turísticos, todo lo judicial es un carril que no es nuestro, nosotros le vemos el lado del positivo, la fortaleza que el hotel tiene, su historia, el marketing, hay gente que quiere conocerlo, ver qué pasa”, indicó a Clarín.

Se ofrece a los turistas un total de 47 habitaciones, 35 en los pisos superiores del edificio nuevo, y todas ellas cuentan con vista al Lago Argentino, y a dos kilómetros del centro de la villa turística. Un grupo de habitaciones de la vieja hostería que perteneció a Lázaro Báez, también incluyen la oferta del lugar, con un estilo más sencillo y rústico, pero con la vista al lago.

Durante el período que permaneció cerrado, el establecimiento registraba deudas por los servicios de luz y agua por 229.478 pesos, y por las tasas municipales por 264.772 pesos. Fue el interventor judicial designado quien tuvo que cancelar dichas deudas.

¿Por qué terminó intervenido? Las Dunas era administrado desde julio de 2013 por Idea SA de Osvaldo Sanfelice, socio de Máximo Kirchner y administrador de varios inmuebles de la ex familia presidencial. Esta firma tuvo como único cliente a los Kirchner. Manejó desde su constitución los tres hoteles después de que Lázaro Báez dejara de hacerlo a través de su empresa Valle Mitre.

Como Idea SA estaba investigada por lavado de dinero, el fiscal Gerardo Pollicita pidió la intervención y señaló que por los delitos atribuidos la empresa no debía seguir operando bajo el manejo de Sanfelice, partícipe -según la justicia- de las maniobras de blanqueo utilizando, justamente, su propia empresa.

El juez designó dos interventores judiciales para que “actúen directamente en la ciudad de El Calafate, ya que es allí –y en Río Gallegos- donde ha denunciado tener domicilio Idea, y donde se encuentra el hotel que administra”. Desde entonces, Las Dunas se encuentra intervenida, “así se intentará aclarar las deudas que registren sus negocios, conservar el patrimonio de la empresa cautelada, continuar con la actividad que desarrolla hasta el momento y subsanar las deficiencias administrativas y contables”. (Clarín)

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí