Donald Trump y Greta Thunberg chocan en un nuevo round en el Foro de Davos

0
352
Donald Trump y Greta Thunberg chocan en un nuevo round en el Foro de Davos

El mandatario ensalzó la economía de su país sin mencionar la crisis climática y cosechó críticas de parte de la activista

Por: Luisa Corradini

La protección del medio ambiente domina este año la agenda del Foro Mundial de Davos (WEF, por sus siglas en inglés), como lo demostró ayer el enfrentamiento indirecto entre el presidente norteamericano, Donald Trump, y la joven activista sueca Greta Thunberg, en la primera jornada de esa exclusiva cumbre anual en los Alpes suizos.

- Publicidad -

Presente en esa pequeña estación de esquí alpina por segunda vez desde que asumió, el presidente de Estados Unidos desechó las advertencias de los militantes ecologistas sobre los peligros del clima, a quienes calificó de “profetas de la desgracia”.

“Es necesario rechazar a los eternos profetas de la desgracia y sus sempiternas predicciones de apocalipsis”, dijo durante su intervención en un apenas velado ataque a Greta Thunberg. También invitada a esta 50° edición del WEF, la joven militante, que asistía en ese momento al discurso presidencial, dejó la sala con gesto contrariado.

Trump aseguró “creer profundamente en el medio ambiente” durante un discurso de 30 minutos, en el que enumeró sus logros desde que llegó a la Casa Blanca, hace tres años, dirigido más al público de su propio país que a los líderes mundiales de la empresa y la política reunidos en Suiza.

Sin hacer alusión a la emergencia planteada por el cambio climático, el presidente norteamericano apoyó la iniciativa -lanzada en Davos- de captar emisiones de carbono plantando árboles en escala masiva en los próximos años.

Pero su discurso provocó indignación en los defensores del medio ambiente. Sobre todo después de afirmar que su apoyo a las industrias del carbón y el petróleo permitía obtener un país autosuficiente en energía.

Poco después, sin nombrarlo una sola vez, Greta Thunberg se esforzó en demostrar que Trump ha sido incapaz de aprehender la magnitud de la crisis: “Nuestro planeta continúa en llamas. Quisiera saber qué explicación darán a sus hijos después de condenarlos a hacerle frente al caos climático que ustedes mismos provocaron”, acusó la adolescente.

“Plantar árboles está bien, desde luego, pero no es para nada suficiente. El mundo no necesita reducir las emisiones de gas. Debemos detenerlas”, agregó la joven activista, de 17 años.

La Iniciativa del Billón de Árboles fue lanzada en 2017 por la WWF, la Wildlife Conservation Society y la BirdLife International, tres de los grupos de protección del medio ambiente más importantes del mundo, presentes en más de 120 países. Juntos estiman que el planeta pierde más de 1000 millones de árboles cada año y trabajan en proyectos a gran escala para restaurar y replantar árboles en las áreas más afectadas.

La directora ejecutiva de Greenpeace, Jennifer Morgan, también estimó que la iniciativa del billón de árboles no puede reemplazar la ausencia de respuesta a la emergencia climática. Y que Trump ha sido incapaz de comprenderlo.

“Creer que se puede lograr un Estados Unidos grande y rico, habitado por norteamericanos felices, sin comprender el riesgo que corre esa misma gente debido al cambio climático demuestra el nivel de negación y de sumisión de este gobierno a la industria del carbón y del petróleo”, declaró.

Sueño americano

Igual a sí mismo, Trump afirmó que el “sueño americano” estaba de regreso, que los beneficios del crecimiento están yendo sobre todo a los trabajadores de escasos ingresos y no a los ricos, y que siete millones de empleos y 12.000 fábricas fueron creados desde que llegó al poder.

“Mi país experimenta un boom económico de una envergadura que el mundo no vio jamás”, declaró.

Sus afirmaciones fueron rechazadas con ironía por el célebre economista Joseph Stiglitz.

“Todas las investigaciones demuestran que Trump dice entre cinco y seis mentiras por día. Hoy superó esas cifras”, afirmó en Davos. Stiglitz recordó que el crecimiento de Estados Unidos fue mucho más rápido durante la presidencia de Barack Obama y que las expectativas de vida caen año tras año en ese país desde que Trump llegó a la Casa Blanca. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí