Pekín busca contener el coronavirus y aísla a la ciudad de Wuhan

0
143
Pekín busca contener el coronavirus y aísla a la ciudad de Wuhan

La urbe, de 11 millones de habitantes donde se originó la enfermedad, quedó en virtual cuarentena; México, Colombia y Brasil estudiaban casos sospechosos

Mientras el coronavirus surgido en el centro de China extiende su alcance fuera de las fronteras, la ciudad de Wuhan, donde apareció el brote, fue puesta en cuarentena por las autoridades chinas, que cerraron los vuelos y los trenes que la conectan con el resto del país y prohibieron que nadie entrara ni saliera de esta inmensa urbe de 11 millones de habitantes.

En este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió ayer de urgencia para evaluar la declaración de emergencia internacional, una medida extraordinaria decidida en casos de extrema gravedad.

El Diario del Pueblo, un órgano de información estatal chino, tuiteó que no se permitiría a nadie abandonar Wuhan a partir de esta mañana, a las 10 hora local, y que las estaciones de tren y el aeropuerto suspenderían sus actividades. Citando a las autoridades de la ciudad, agregó que los ómnibus, ferries y camiones hacia destinos lejanos también dejarían de operar.

El alcalde de Wuhan, Zu Xianwang, pidió más temprano a los residentes que no salieran de la ciudad y que los visitantes postergaran sus viajes en la medida de lo posible. “Si no es necesario, aconsejamos a la gente no venir a Wuhan”, declaró. Horas después, las autoridades locales y nacionales decidieron suspender el transporte público y tejieron así un vallado sanitario invisible que dejó a la ciudad aislada del país y del mundo.

El número total de personas contaminadas subió a 444 en la provincia de Hubei, donde se encuentra Wuhan, precisaron funcionarios. En total 1394 personas estaban bajo observación médica.

El coronavirus genera una viva preocupación por su similitud con el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), que mató a casi 650 personas entre 2002 y 2003. Ya se registraron casos en casi la mitad de las provincias del país, incluidas las megalópolis de Pekín y Shanghai. También se confirmó un caso en la región semiautónoma de Macao y otro en Hong Kong, que llegó en tren desde Wuhan.

Allí fue detectado por primera vez el virus, en diciembre pasado, en un mercado donde, según revelaron ayer las autoridades del Centro de Control de Enfermedades de China, se vendían animales salvajes de forma ilegal.

En una lista de precios que circulaba en las redes sociales de un puesto del mercado se podían ver todo tipo de animales o de productos derivados: zorros, cocodrilos, lobatos, salamandras gigantes, serpientes, ratas, pavos reales, puercoespines… hasta 112 especies. “Recién cortados, congelados y entregados en su casa”, se podía leer en la lista.

Tras haber ignorado la enfermedad durante semanas, los habitantes reaccionaron súbitamente estos últimos días y sacaron las máscaras protectoras, que ayer de todos modos se declararon obligatorias, según explicaron varios residentes.

“El miedo realmente aumentó desde el lunes, cuando revelaron que la gente podía contagiarse entre sí”, dijo Melissa Santos, una estudiante dominicana instalada en Wuhan desde 2018.

Las autoridades dijeron en un primer momento que el virus parecía transmitirse directamente de animal a hombre y que no había contaminación entre humanos.

Las preocupaciones se agudizan ante la proximidad de las festividades y vacaciones por el Año Nuevo lunar, cuando tradicionalmente centenas de millones de chinos viajan para visitar sus familias.

La alerta de salud pública se extendió fuera de China, con casos registrados en varios países de Asia -Japón, Corea del Sur, Tailandia y Taiwán- y en países cada vez más distantes. En Estados Unidos, Gran Bretaña e Italia se instalaron controles en los aeropuertos que tienen vuelos con Wuhan.

Tras conocerse el caso en Estados Unidos de un paciente infectado en China, el primero fuera de Asia, ayer se conocieron tres casos sospechosos en América Latina, en Brasil, Colombia y México, todos recién vueltos de la región afectada.

Durante la jornada de hoy en Ginebra podría decidirse la declaración de “emergencia de salud pública a nivel internacional”, tras una primera reunión ayer de la OMS para evaluar la situación.

Se trata de la misma medida declarada por la gripe porcina H1N1 en 2009, el virus zika en 2016 y la fiebre del Ébola, que arrasó África occidental de 2014 a 2016 y afecta a la República Democrática del Congo desde 2018. En todos los casos requirió una importante respuesta internacional. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí