Extraordinarias: los interbloques menores vuelven a ser claves

0
458
El Gobierno también da marcha atrás con la suspensión de la movilidad para docentes, científicos y judiciales

La maratónica sesión de diciembre en la que se aprobó la megaley de emergencia enviada por el gobierno de Alberto Fernández dejó en evidencia el rol clave que cumplirán dos interbloques numéricamente inferiores de la Cámara de Diputados: el interbloque Federal, compuesto por once miembros, y Unidad Federal para el Desarrollo, integrado por ocho legisladores.

Aunque con divisiones internas que se plasmaron en la votación, ambos interbloques terminaron de inclinar la balanza entre las dos fuerzas mayoritarias en el recinto: el bloque del Frente de Todos, que tiene 119 miembros, y el interbloque de Juntos por el Cambio, que agrupa seis bancadas, con un total de 116 votos.

Se espera que la actuación de los dos interbloques menores defina también la suerte del proyecto de ley de restauración de la sostenibilidad de la deuda pública, presentado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, e incluido por el Gobierno en el temario de sesiones extraordinarias, que se tratará este miércoles en Diputados y el siguiente, 5 de febrero, en el Senado.

Por eso resulta significativa la opinión de Alejandro “Topo” Rodríguez, jefe del bloque de Consenso Federal, quien en la entrevista con LA NACION anticipó su expectativa “positiva” frente al proyecto. “Un respaldo necesario y conveniente para sentarse frente a los acreedores”, amplió.

Aunque pequeño (tres miembros), Consenso Federal aparece como una bancada influyente dentro del interbloque Federal que preside Eduardo “Bali” Buca: junto a Rodríguez integran la bancada Graciela Camaño, una de las articuladoras políticas del espectro opositor, y el economista Jorge Sarghini, quien analizará técnicamente el proyecto.

El espacio mayor dentro de este interbloque Federal lo integran los cuatro diputados cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti, uno de los mayores interesados en que la Casa Rosada renegocie exitosamente su deuda: su provincia también tiene una deuda “pesada” en dólares.

Lo mismo podría plantearse sobre los legisladores de los bloques del Frente de la Concordia Misionero (tres) y Juntos Somos Río Negro (uno), que integran el interbloque Unidad Federal para el Desarrollo. En rigor, la vara aplica para algunos legisladores de Juntos por el Cambio: por caso, los de Jujuy, otra provincia con fuertes acreencias en dólares. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí