Se disparan los afectados en China y ya hay casos de contagio en otros países

0
578
Afirman que China presionó a la OMS para que no activara una alerta internacional por el coronavirus

Hay más de 4500 pacientes y son 106 los muertos; Alemania y Japón tuvieron sus primeros casos de contagios directos; repatrían a extranjeros de Wuhan

La expansión del coronavirus surgido del centro de China dio un salto en el número de muertos y de infectados en el país y tomó carrera fronteras afuera, tras revelarse ayer los primeros casos de contagio directo de la enfermedad entre personas en el exterior.

Las autoridades chinas anunciaron que se reportaron 4515 casos confirmados de neumonía causada por el nuevo coronavirus en 30 provincias, que dejó hasta el momento 106 muertos por la enfermedad.

En por lo menos 12 países hay afectados por la enfermedad, con unos 50 pacientes en Asia, Europa, Estados Unidos y Australia. Varios gobiernos organizan la evacuación de sus ciudadanos de Wuhan, la urbe de 11 millones de habitantes en el centro de la epidemia que permanece en cuarentena junto con casi toda la provincia de Hubei.

Unos 56 millones de personas están confinadas en esta provincia del centro del país, donde figuran casi todos los muertos y enfermos. Pero el cierre de rutas nacionales, vuelos y trenes, entre otras medidas extremas de contención tomadas a nivel nacional, provincial y municipal, no han logrado evitar la filtración.

“La epidemia es un demonio y no podemos dejar escondido ese demonio”, declaró el presidente chino, Xi Jinping, en alusión a la acusación de la comunidad internacional al gobierno por haber ocultado el coronavirus del SARS, un patógeno fulminante que dejó cientos de muertos en 2002.

Alemania, el segundo país afectado en Europa después de Francia, informó ayer del primer caso de contagio dentro del continente, un hombre que tuvo contacto con una colega china que estaba de visita. Japón también anunció el caso de un hombre que no viajó a China, pero sí transportó en enero en un micro a turistas de Wuhan.

Japón envió ayer un avión para sacar a unas 200 personas de Wuhan, y Estados Unidos prevé evacuar hoy al personal de su consulado. Francia enviará por su parte un primer avión mañana, y los repatriados serán sometidos a una cuarentena de 14 días. Otros países, como Alemania y Tailandia, están considerando lo mismo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) desalentó esos traslados selectivos y su director general, Tedros Adhanom Gebreyesus, advirtió durante una visita en Pekín que “no recomendaba” la evacuación de los extranjeros.

Tras reunirse con el presidente Xi y otras autoridades y médicos locales, Gebreyesus acordó con el gobierno el envío de especialistas internacionales “lo antes posible” para estudiar la capacidad del virus de propagarse entre personas.

Contención

“Las discusiones se centraron en la colaboración continua sobre medidas de contención en Wuhan, medidas de salud pública en otras ciudades y provincias, realizar estudios adicionales sobre la gravedad y la transmisibilidad del virus, continuar compartiendo datos y que China comparta material biológico con la OMS”, señaló la entidad, que considera la amenaza “alta”, pero aún no activó una alerta internacional.

El pánico se apoderó de las grandes ciudades chinas, donde los habitantes permanecían encerrados en sus casas por decisión propia y por restricciones al transporte. Los centros comerciales, cines y restaurantes estaban desiertos.

Muchos extranjeros que viven en Wuhan, que no tenían garantías de que se pudieran ir, estaban muy angustiados: “Es extremadamente estresante. El principal temor es que esto dure meses”, confió Joseph Pacey, profesor británico de 31 años.

Las autoridades prolongaron dos días más las vacaciones de una semana que comenzaron el sábado por el Año Nuevo chino, para retrasar los regresos masivos a las ciudades de cientos de millones de trabajadores migrantes y reducir el riesgo de propagación de la epidemia. Además, el comienzo del semestre estudiantil de primavera se aplazó sin fecha definida.

Según el neumonólogo Zhong Nanshan, reconocido por contener la epidemia del SARS, la epidemia de neumonía causada por el nuevo coronavirus 2019-nCov debería alcanzar su pico dentro de una semana, o a más tardar en diez días.

“Es muy difícil estimar definitivamente cuándo una epidemia alcanza su punto máximo”, dijo Zhong en una entrevista con la agencia Xinhua. “Pero creo que el contagio alcanzará su punto máximo dentro de una semana o diez días y, por lo tanto, no habrá aumentos a gran escala en las infecciones”, agregó, en una nota de esperanza sobre el posible desarrollo de la epidemia. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí