Coronavirus en China: más de 100 personas mueren por día, echan a altos funcionarios y Xi queda en la cuerda floja

0
497
Comienza a funcionar en Wuhan el hospital construido en diez días para combatir el coronavirus

Beijing podría tener serios problemas si no controla la situación pronto.

Con un saldo de 100 muertos por día por el brote de coronavirus, Beijing se “cobró la cabeza” este martes de varios altos funcionarios de la provincia de Hubei, donde se desató la debacle tras el mal manejo de la crisis. Pero esto no deja a Beijing libre de culpa. La situación para el régimen es delicada. Y el conflicto puede pasarle factura al propio Xi Jinping.

La cifra de muertos en China, en ascenso, no ayuda. Superó por primera vez las 100 personas en un día y rebasó el millar en total, según dijeron las autoridades el martes después de que el presidente Xi visitara un centro de salud para levantar la moral de la población en medio de un brote que daba pocos visos de remitir.

La gestión de la crisis se está viendo cuestionada, especialmente la incapacidad de las autoridades locales en Wuhan, la ciudad más afectada y zona cero del brote, por aclarar el alcance de la situación.

El descontento público se vio avivado por la muerte de un joven médico, el oftalmólogo Li Wenliang, que antes de fallecer por el virus fue una de las ocho personas amenazadas por la policía por advertir en internet, ya en diciembre, de la posibilidad de un importante brote.

Esta epidemia es en realidad el último eslabón de una cadena de problemas para Xi. A saber: la guerra comercial con Estados Unidos, la peste porcina o los conflictos en la periferia –Xinjiang, Hong Kong, Taiwán– y ahora la imprevista epidemia del coronavirus con más de 40.000 infectados.

Millones de personas están sometidas a cuarentena forzosa o voluntaria. No hay precedentes de una cuarentena semejante. Los centros educativos están cerrados hasta nuevo aviso y muchas empresas han postergado la vuelta de vacaciones. Gracias a la mayor apertura informativa de ­estos días y a la incisiva labor de algunos medios locales, los enclaustrados han podido saber que las autoridades locales ocultaron inicialmente información con la que haber evitado la propagación del virus o que faltan recursos básicos en las zonas más afectadas. La muerte de Li fue el puntapié para dar salida a la indignación acumulada, provocando una crisis política y social que se suma a la sanitaria.

Un Chernobyl chino

En este contexto, no han tardado en surgir voces –sobre todo occidentales– que señalan que China podría estar a las puertas de un nuevo Tiananmen o de un “momento Chernobyl”. Otros se muestran más cautos, aunque creen que Beijing podría tener serios problemas si no controla la situación pronto.

“El contrato social entre el partido y la gente –garantizar el bienestar popular y proporcionar prosperidad económica cada vez mayor– está sufriendo unas tensiones a nivel nacional de un modo que no recuerdo en las últimas décadas”, asegura en su popular blog el sinólogo Bill Bishop.

Las primeras cabezas en rodar fueron altos cargos sanitarios en la provincia de Hubei, que rodea Wuhan.

Según informó la BBC, entre los expulsados están el secretario del partido en la comisión de Salud de Hubei y el jefe de esa comisión. Hasta ahora son los funcionarios de más alto cargo que han sido echados.

El subdirector de la Cruz Roja local también fue removido por “incumplimiento del deber” en el “manejo de donaciones”.

En las últimas 24 horas se reportaron 108 fallecimientos, informó la Comisión Nacional de Salud. Eso incrementó el total a 1.016 muertes en la China continental, muy por encima de los que dejó el brote del síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) de 2002-2003, el cual proviene de la misma familia de coronavirus que el actual.

El número de nuevos casos confirmados disminuyó ligeramente a 2.478, en comparación con los 3.062 del día anterior, con lo que el total en el territorio continental chino llegó a 42.638. Algunas personas ya se curaron y fueron dadas de alta.

Las nuevas cifras empañaron el optimismo sobre que las restricciones impuestas a unos 60 millones de personas estuvieran funcionando.

La reapertura de negocios, tras el final del feriado (extendido) del Año Lunar planteaba un riesgo de más contagios, pero el país tenía pocas alternativas, señaló Cong Liang, secretario general de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, el principal organismo de planificación económica en China.

“Sin la reapertura de negocios, en el corto plazo afectaría al suministro de material médico y (…) en el largo plazo afectaría al suministro de toda clase de producciones y materiales cotidianos, y haría insostenibles los esfuerzos de control y prevención en el frente. No se alcanzaría el objetivo de derrotar la epidemia”, dijo Cong en una conferencia de prensa.

Hong Kong

En Hong Kong, las autoridades evacuaron un bloque de apartamentos después de que dos infecciones entre los vecinos hicieran sospechar que el virus pudiera propagarse a través de la fontanería del edificio.

El caso recordó al brote de SARS que mató a cientos de personas en el territorio semiautónomo chino. El mayor número de casos relacionados en ese brote se dio en un complejo de departamentos donde el virus se extendió por las cañerías.

Por su parte, el director de la Organización Mundial de la Salud indicó que la agencia aún no podía predecir la evolución del brote, pero que aún veía una oportunidad de contenerlo.

“En los últimos días hemos visto algunos casos preocupantes de contagio de personas sin antecedentes de viajes a China”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus. “La detección del pequeño número de casos podría ser la chispa que se convierte en un fuego más grande, pero por ahora es solo una chispa”.

Sumándose a las crecientes restricciones a los viajes, Estados Unidos anunció que a partir del lunes suspendería los servicios regulares de visas en su embajada en Beijing y sus consulados en Chengdu, Guangzhou, Shanghai and Shenyang. El consulado general en Wuhan ya había cerrado y evacuado a su personal. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí