Coronavirus: hay menos contagios pero la epidemia sigue creciendo

0
733
Coronavirus: hay menos contagios pero la epidemia sigue creciendo

Irán se sumó a los países con dos casos. Y ya hay más de 75 mil afectados en todo el planeta. Las personas pueden estar propagando la enfermedad antes de saber que están enfermas.

Desde Finlandia a Nepal, el brote del nuevo coronavirus que comenzó en China, ha infectado a más de 75.000 personas en todo el mundo, la mayor parte de los casos en el gigante asiático. Y a pesar de que los nuevos casos de COVID-19 en China continental siguieron bajando (con 1.749 infecciones más y 136 muertes este miércoles), la epidemia y el número de muertos sigue en ascenso.

Irán informó este miércoles que detectó dos casos de coronavirus, sumándose a la veintena de países en los que se detectó la enfermedad fuera de China.

El vocero del Ministerio de Salud iraní, Kianush Jahanpur, explicó en una rueda de prensa que los dos casos sospechosos se detectaron en Qom, localizada a 156 km al sudoeste de Teherán, en la ribera del río Qom, por lo que inmediatamente se procedió a aislar a los pacientes y a tomarles muestras para su análisis.

Que los nuevos casos en China sigan descendiendo no significa que la epidemia esté amainando, sino más bien habla de que las medidas de bloqueo de poblaciones enteras están poniendo una barrera de contención al brote. Como una represa que se va llenando, ya hay 150 millones de chinos aislados o con restricción de movimientos. Y en total unos 760 millones de chinos viven en comunidades con algún tipo de control.

Esto supondría un riesgo para las familias aisladas y pone en duda la efectividad de la medida. Por ejemplo, el director de cine chino Chang Kai y su familia murieron por coronavirus.

Chang, de 55 años, su hermana, su madre y padre, todos murieron. Estaban en cuarentena voluntaria en Wuhan. La esposa del director está en grave estado, informó el martes The Guardian.

Existe la preocupación de que el consejo inicial del gobierno para aquellos con síntomas de quedarse en casa puede haber exacerbado el costo de la enfermedad, con un encierro que lleva a la infección de familias enteras.

Según informa The Guardian, las autoridades llevan a pacientes sospechosos de coronavirus a centros de cuarentena, a veces por la fuerza.

La política de cuarentena en el hogar podría haber causado grupos de infecciones entre hogares y comunidades al permitir que las infecciones graves progresen sin tratamiento, informó la revista china “Caixin”, citando a Chen Bo, profesor de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong en Wuhan.

Con todo, no parece haber otro camino para contener el brote.

“En este momento, el enfoque estratégico y táctico en China es el correcto”, dijo el martes el Dr. Michael Ryan, jefe de respuesta de emergencia de la OMS. “Se puede discutir si estas medidas son excesivas o restrictivas para las personas, pero hay mucho en juego aquí en términos de salud pública, no solo la salud pública de China sino de todas las personas en el mundo”.

El bloqueo de China ha retrasado la propagación del virus desde su epicentro, la ciudad de Wuhan, al resto de China por dos o tres días, y de China al resto del mundo por dos o tres semanas, dijeron funcionarios de la OMS.

Con todo, algunos expertos en salud han condenado las restricciones, diciendo que estaban evitando que los recursos vitales lleguen a donde se necesitaban, y que podrían infundir pánico.

China promete localizar a todos los enfermos en la ciudad de Wuhan, la zona cero del brote, que se inició en un mercado de alimentos (de animales salvajes para consumo humano), que luego fue cerrado.

Inspectores con trajes de protección iban puerta a puerta este miércoles para localizar a todas las personas infectadas de la ciudad más golpeada por el brote.

Hong Kong por su parte anunció también este miércoles la segunda muerte por la enfermedad.

“Un paciente masculino de 70 años infectado con el nuevo coronavirus empeoró y murió esta mañana en el Princess Margaret Hospital”, informaron las autoridades en un comunicado.

El hombre fue trasladado al hospital el 12 de febrero tras caerse en casa. Tenía fiebre y dio positivo al virus.

Con estas cifras, no hay lugar para ser optimista.

Lo cierto es que el brote y su número de muertos continúan creciendo, la situación fuera de China se ha vuelto cada vez más alarmante, y los expertos advierten contra el optimismo excesivo sobre el pico de la crisis, escribe The New York Times.

“Podría ser imprudente para cualquiera en China, o fuera de China, ser complaciente de que esto esté bajo control en este momento”, dijo el profesor Malik Peiris, jefe de Virología de la Universidad de Hong Kong.

Investigadores en Alemania presentaron el martes evidencia de que las personas que tienen el nuevo coronavirus pueden infectar a otros incluso cuando no tienen síntomas, como sospecharon los expertos en enfermedades. Sus hallazgos, publicados en una carta en el New England Journal of Medicine, indicaron que las personas pueden estar propagando la epidemia antes de saber que están enfermas.

Un estudio difundido por médicos chinos explicaba el martes que las personas con mayor riesgo son los ancianos y los pacientes con enfermedades preexistentes, como diabetes o problemas coronarios.

La tasa de mortalidad es baja, 2,3%, pero el virus el “altamente contagioso”.

El profesor Zhong Nanshan, un reconocido experto en enfermedades respiratorias en China, dijo el lunes que esperaba que la epidemia alcanzara su punto máximo en las regiones del sur del país a fines de febrero y que el resto del país la seguiría poco después.

Pero el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, dijo el lunes que la aparente disminución de la propagación en China “debe interpretarse con mucha cautela”.

“Es demasiado pronto para saber si esta disminución informada continuará”, dijo durante una conferencia de prensa en Ginebra. “Cada escenario todavía está sobre la mesa”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí