La Corte Suprema decidió no pronunciarse sobre la pelea por las jubilaciones de los jueces

0
432

Por: Paz Rodríguez Niell

El cuarto piso del Palacio de los Tribunales, el reservado a la Corte Suprema, fue ayer el escenario de reuniones entre representantes de los jueces y ministros del tribunal, que tuvieron como tema excluyente el proyecto del Gobierno de reforma del régimen jubilatorio de los magistrados.

El presidente de la Asociación de Magistrados, Marcelo Gallo Tagle, y los tres representantes de los jueces en el Consejo de la Magistratura, Ricardo Recondo, Juan Manuel Culotta y Alberto Lugones -flamante presidente del Consejo-, fueron a la Corte en busca de apoyos en su pelea contra el proyecto del Poder Ejecutivo que propone recortar sus jubilaciones.

Los jueces esperan que la Corte Suprema se comprometa con su causa.

Por la mañana, los cinco miembros del máximo tribunal se reunieron en su encuentro habitual de los martes.

A puertas cerradas, los ministros Carlos Rosenkrantz, Elena Highton, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti hablaron del tema y coincidieron en dejar que el proyecto “siga su curso” y sea debatido en el Congreso, sin que la Corte interceda, informaron a LA NACION fuentes al tanto de lo sucedido. No habrá comunicados ni declaraciones, dijeron.

A pesar de las diferencias internas que tiene el alto tribunal, en este punto los cinco parecen estar de acuerdo.

Tienen quejas del contenido de la iniciativa que el viernes sorprendió al mundo de los tribunales, pero descartan la opción de pronunciarse públicamente sobre el tema.

En primer lugar, porque saben que algún día deberán resolver sobre la constitucionalidad de la reforma, si es que finalmente se convierte en ley. Como los ministros de la Corte no se ven alcanzados por las modificaciones que impulsa el Gobierno, no deberán excusarse y van a fallar si, aprobada la reforma, les llega un caso.

Pero, además, entienden que es una batalla que no les corresponde dar a ellos. Dicen que es terreno de las asociaciones de magistrados y del gremio.

Al mediodía, una vez terminado el acuerdo, el juez Rosatti recibió a Gallo Tagle, Lugones, Recondo y Culotta, en una reunión que duró cerca de una hora. Después, Gallo Tagle visitó al presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz. El día anterior, los cuatro habían estado con la ministra Highton.

De esos encuentros los representantes de los magistrados se llevaron algunas señales de apoyo de los ministros, pero les quedó claro que la Corte decidió no tomar la bandera de la resistencia.

Los jueces y fiscales habían incrementado anteayer la presión contra el proyecto que impulsa el Gobierno para reformar el régimen jubilatorio especial que rige para el Poder Judicial.

En un comunicado conjunto, la Asociación de Magistrados y la Asociación de Fiscales y Funcionarios del Ministerio Público Fiscal de la Nación, que preside el fiscal federal Carlos Rívolo, habían reclamado la participación de las instituciones representativas en la discusión del proyecto y la “necesaria intervención de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”. Advirtieron, así, sobre los “graves efectos” que provocaría la reforma en el Poder Judicial y en el Ministerio Público. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí