Otra señal política de Alberto Fernández: “Tengo la tranquilidad de tener a Cristina a mi lado”

0
483
Ceremonia de asunción y traspaso de mando presidencial, en el Congreso de la Nación, el 10 de Diciembre de 2019 en Buenos Aires, Argentina. Fotos: Comunicación Senado

El Presidente se mostró con Máximo Kirchner, quien elogió su “autoridad política y moral”.

En el día del cumpleaños 67 de Cristina Kirchner, el presidente Alberto Fernández se mostró con el jefe del bloque de Diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, en un acto en Ezeiza y destacó la “tranquilidad” que le genera compartir la misma “prioridad” con la vicepresidenta. “Lo que más nos preocupa son lo que peor están”, remarcó Fernández.

Fue en el marco de la visita que, junto a su pareja Fabiola Yáñez, hizo al Centro Recreativo Nacional (Cerena) “Néstor Kirchner”, donde se improvisó un acto que estuvo cerrado para la prensa y no fue transmitido como habitualmente ocurre con la actividad presidencial pública.

“La Argentina no es para unos pocos”, arrancó el jefe de Estado su alocución tras escuchar a Máximo K. Y se enfocó en “lo que (el Papa) Francisco llama la teoría del descarte” que sostienen algunos sectores. “Es algo que yo detesto. Nadie es descartable en la sociedad en la que vivimos, todos somos necesarios. Todos tenemos que tener un lugar y derechos en la sociedad”, sostuvo.

Y cuestionó a quienes “muy sueltos de cuerpo dicen ‘el problema es que en la Argentina sobra gente'”. “Yo digo que en la Argentina no sobra nadie. Todos hacemos falta”, insistió.

En esa línea, Alberto F. dijo que su “primera obligación es con quien tienen la urgencia, los que pasan hambre y no tienen trabajo, los que ganan un sueldo bajo”. Y expuso que “sólo dándole la mano a aquellos que han caído en el fondo de la pobreza, vamos a ser la sociedad que nos merecemos”.

Recibido por el intendente local Alejandro Granados, el jefe de Estado también estuvo acompañado por los ministros Eduardo “Wado” de Pedro (Interior) y Daniel Arroyo (Desarrollo Social) y por dos referentes del Movimiento Evita: el secretario de Economía Social Emilio Pérsico y el diputado nacional Leonardo Grosso.

Tras los cuestionamientos que recibió por el ajuste que sufrieron las jubilaciones medias y altas, el jefe de Estado admitió que el esfuerzo está puesto “en los que peor están”. “No dejo de pensar en los jubilados que han trabajado toda su vida y les cuesta el día a día en la Argentina del presente. Con mucho esfuerzo, estamos mejorando la situación de los que peor están. Y lo hacemos con la tranquilidad de hacer lo que prometimos. No hay mayor falta de ética en la política que mentirle a la gente. Y a mí podrán criticarme por mis errores pero nunca por haberles mentido”, aseguró.

Y siguió: “Dije que venía para preocuparme por los que peor están, para poner más igualdad en la sociedad y lo voy a seguir haciendo. Y tengo la tranquilidad de tener a Cristina a mi lado, acompañándome con esa misma decisión”.

Fue un guiño a Máximo K., quien minutos antes había pedido a la militancia “que entiendan, ayuden y acompañen cada gestualidad que se está dando desde el Gobierno para mejorar paulatinamente y paso a paso la calidad de vida de los argentinos que durante los años de Mauricio Macri estuvo muy dañada”. “Tengamos plena conciencia y ayudemos a Alberto y a Cristina”, reforzó.

El diputado también se metió en la “pelea con los acreedores externos y con el Fondo Monetario Internacional”. Allí elogió la “autoridad política y moral del Presidente, que cuando era jefe de gabinete y trabajaba todos los dias con Néstor, recibió un país en default y en dos años se le pagó US$ 10 mil millones al Fondo y le dijimos chau”.

En sintonía con el planteo de Cristina, y frente a Alberto, Máximo K. instó al FMI a “entender” la situación de la Argentina. “La voluntad es hacernos responsable de la Argentina pero tendrán que entender aquellos que prestaron de manera irresponsable al macrismo durante los últimos 4 años, que la prioridad del nuevo Gobierno es la gente. Y que sólo con la gente trabajando y produciendo podremos generar los ingresos suficientes para afrontar la deuda que dejó Macri”.

Los dichos del Presidente representan un gesto hacia Cristina, luego de la reunión que tuvieron tras el último viaje de la vice a Cuba y del video conocido este martes, en el que Fernández avaló la teoría del “lawfare”, que esgrime el kirchnerismo para victimizar a los ex funcionarios presos por corrupción. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí