Vieja metodología K: salarios achatados, aumentos mínimos, impuestos unilateralmente y sumas en negro

0
341
Al filo del inicio de las clases, el Gobierno sigue sin hacer una oferta salarial a los maestros

13:00 – (Por Rubén Lasagno) – Tal vez el lector que ordinariamente nos sigue en nuestros análisis, recordará que en los primeros días de este gobierno nacional señalamos cómo iba a manejar el equipo de Alberto Fernández el tema salarial, luego de reinstalar las denominada “Paritarias nacionales” en el sector docente.

El “modelo” es típicamente kirchnerista. Se unen gremios afines al gobierno, simulan un acuerdo en las paritarias y más allá de algunas pequeñas discusiones de orden formal, todos acatan un mandato central, traído a la mesa por los paritarios oficiales y consensuado previamente y de manera personal e individual, con cada uno de los gremios K.

Esto le sirve al gobierno nacional para poner un techo a los reclamos salariales de cualquier otro sector. Cuando otros gremios acuden a solicitar aumentos salariales o recomposición de los salarios caídos, los acordantes de los distintos sectores oficiales, “juegan” dentro de ese porcentaje logrado en la paritaria docente y si es posible tirando aún más hacia abajo los porcentajes establecidos y agregando, como en la reciente “negociación” nacional, las infaltables “sumas en negro”, una herramienta recurrente del kirchnerismo para “inflar” en apariencia lo que se lleva al bolsillo pero con un alto impacto negativo en el sistema jubilatorio y en el bolsillo de los trabajadores, como quedó demostrado en 30 años de kirchnerismo en Santa Cruz.

Así pasó en la reciente mesa de acuerdo reunida en el Ministerio de Educación con los cinco gremios nacionales en el marco de la paritaria docente donde resultó que aprobaron un salario inicial mínimo de $23 mil a partir de marzo y de $25 mil desde el 1° de julio próximo. Además agregaron una “suma extraordinaria” de $4.840,00 que se abonará en cuatro cuotas de $1.210 en abril, mayo, junio y julio.

Es el típico esquema K instrumentado por Alicia Kirchner desde que asumió en 2015 y que ahora, con la línea Nación-provincia-municipio, reinstalada, vuelve a recomponer como forma de marcarle agenda a los otros sindicatos a quienes les dice: “dentro de estos porcentajes hablamos”, pero a nadie le asegura que el gobierno de Santa Cruz vaya a negociar ni por asomo los mismos números; de hecho ayer intentó reducir aún más la apuesta nacional.

Tal lo resuelto ayer en las Paritarias con ADOSAC, el Ejecutivo hizo un ofrecimiento consistente “en una suma fija remunerativa para el mes de marzo de 1000 pesos y llevar el valor punto de 94,8148 a 97,6592; para el mes de abril, aumentar la suma fija a 1500 pesos y llevar el valor punto a 99,0815; y para el mes de mayo elevar la suma fija a 2000 y llevar el valor punto a 100,5037“, señala el gobierno, haciendo inentendible para el docente y el ciudadano común de qué habla en términos porcentuales del salario. Hoy en Asamblea se define qué mandato van a llevar al Congreso, sin embargo la obtención del pporcentaje real de afectación salarial es tan bajo que cabría la posibilidad de que se rechazado.

El Mecanismo

La “Paritaria central” que lleva adelante el Ejecutivo es la consolidación de una “mesa testigo” para fijar porrcentajes de salarios con otros gremios del Estado, no afines al gobierno (Docentes, judiciales, municipales etc), es decir, aquella donde concurren los gremios estatales APA, UPCN y ATE. Allí, más allá de hacer algún tipo de “cuestionamiento” y evitar la aceptación lisa y llana de lo que ofrece el Ejecutivo, suelen salir algunos dirigentes de estos sectores a establecer “ciertas diferencias”, que no lo son tales, pues queda claro que aceptan callados las órdenes del Ejecutivo provincial.

A partir de ese punto y como ya está convenido, la gobernadora envía al Consejo Provincial de Educación la orden de “negociar hasta determinado porcentajes y ofrecer sumas en negro”. El problema de Alicia Kirchner no son los gremios subsumidos a sus caprichos políticos. El problema son los docentes.

ADOSAC que no inicia el ciclo lectivo por un paro de 48 horas decretado en su Congreso, exige al gobierno una adecuación salarial acorde a la canasta básica y teniendo en cuenta que más de la mitad de los sueldos del sector, están por debajo de la línea de pobreza.

OPI consultó a varios dirigentes de la docencia provincial y fuentes de la ADOSAC quienes no fueron muy optimistas respecto del resultado de las paritarias docentes solicitadas al gobierno. Ayer el gobierno vino en la misma línea nacional, sumas fijas y elevar mínimamente el sueldo inicial, para estar en sintonía con lo pactado por el gobierno de Alberto F. “Nosotros no somos aliados ni cómplices de la dirigencia política, por lo tanto no nos caben cuestiones que hayan resuelto otros gremios ni acá ni a nivel nacional”, dijo nuestra fuente.

Como en otros años la ADOSAC han dicho que sin oferta salarial no comenzarán las clases, pero la práctica indica que el gobierno contraatacará aliándolos con la oposición (Eduardo Costa) y pretendiendo aislarlos, tanto a nivel provincial como nacional, teniendo en cuenta que en Santa Cruz muchos sectores gremiales no se entrometen en la discusión ceñida a derecho que todos los años llevan adelante los docentes y si bien el años pasado la ADOSAC logró un 32% en general, el resto de los sindicatos, “sin ponerle el cuerpo al gobierno” se benefició con ese mismo porcentaje.

A todo esto, hay que agregarle que el kirchnerismo ganó cómodamente en las urnas y volvió a reestablecer la misma línea partidaria y ésto genera una “muralla política” por cuanto desde el gobierno k se establecen pautas que luego se replican en la provincia y en los municipios. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí