El coronavirus desplazó a la deuda como prioridad y monopoliza la actividad del Gobierno

0
410
El Presidente Alberto Fernández -
El Presidente Alberto Fernández –

Por: Santiago Dapelo

El jefe de Gabinete Santiago Cafiero miró con atención al ministro de Economía, Martín Guzmán . El gabinete económico recién comenzaba cuando el titular del Palacio de Hacienda tomó la palabra. Su primera frase, a diferencia de lo que ocurrió en cada encuentro durante los primeros 90 días de gestión, no estuvo relacionada con la negociación de la deuda , sino con el impacto económico del coronavirus.

No fue el único funcionario que vio alterado su agenda por la enfermedad. La secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra , tenía previsto dedicar gran parte de su día a terminar de pulir la letra del proyecto de ley para legalizar el aborto que el Gobierno enviará al Congreso el viernes, pero tuvo que modificar su cronograma por el coronavirus. Es que el Presidente anunció por los medios que firmaría hoy mismo día un decreto en el que dispondrá que la cuarentena de los argentinos que provengan de los países de riesgo será obligatoria. A eso dedicó casi con exclusividad su atención.

Después de una primera reacción en la que subestimó el efecto que podría tener el brote, el Gobierno aceleró los procesos internos y puso a la crisis que provocó el coronavirus Covid-19, que ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró como una pandemia , como prioridad de su gestión. El coronavirus y su alcance es parte de cada reunión oficial. También de la comunicación entre los ministros.

Respaldo al Ginés González García

El Presidente mantiene línea abierta con el ministro de Salud, Ginés González García, al que, pese algunas críticas que recibió fuera de la Casa Rosada, le mantiene su plena confianza. Los contactos entre el ministro de Salud con el jefe del Estado y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, son permanentes. ” Alberto pide informes todo el tiempo “, confiaron fuentes oficiales.

Algunos le cargan al ministro el error por minimizar la llegada del virus a nuestro país cuando comenzaba a tomar fuerza la epidemia en parte del mundo. El ministro admitió que “creía que el coronavirus no iba a llegar tan rápido” y reconoció que lo “sorprendió”. Ayer, lejos de aquellos días fue claro con respecto al futuro del coronavirus en la Argentina: “Inexorablemente va a terminar en circulación local”.

Por ahora la premisa es informar para contener. Si bien ayer se sumaron dos nuevos casos positivos, la cifra total es de 21, todavía un número menor, según las estimaciones que hacen cerca del Presidente.

“No hay que sobreactuar”, explicó un hombre con trato diario con el mandatario. Como ejemplo resaltaron que ayer Fernández volvió a dar clase en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA). “Por ahora no hay que cambiar nada, solo estar atentos y prevenir. Vamos a cumplir con las recomendaciones que nos dan desde el Ministerio de Salud”, manifestaron fuentes de la Casa de Gobierno.

Eso sí, para evitar mayores problemas, el Gobierno suspendió algunas actividades multitudinarias que tenía previstas el Presidente. Hoy se canceló el acto con intendentes que estaba agendado en el Museo de la Casa Rosada.

Nuevas medidas

El Gobierno sumó nuevas medidas en las últimas horas para concientizar a la población de la gravedad de la enfermedad, que ya contagió a más de 118.000 personas en el mundo y por la que fallecieron unas 4200 personas. Entre esas medidas, planteó que los mayores de 65 años se aíslen voluntariamente -es la franja etaria en la que el virus puede ser más peligroso- y anunció que la cuarentena será obligatoria para todas aquellas personas que regresen al país tras haber visitado China, Corea del Sur, Japón, Irán, los Estados Unidos o cualquiera de los países de Europa.

Lo cierto es que el coronavirus trastocó todas las áreas. No solo se suspendieron actividades o se adelantaron otras, como la reunión que protagonizó el jefe del Estado ayer con nueve ministros y especialistas para hablar del impacto y escuchar nuevas opiniones o sugerencias, que estaba prevista para el viernes, pero se adelantó por el avance de la enfermedad.

La dinámica sobre la toma de decisiones es diaria. Todos los días el Presidente evalúa con sus colaboradores las medidas a tomar. Lo que busca por todos los medios es que la población tome conciencia de la gravedad del asunto, pero sin generar un estado de pánico. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí