Martín Guzmán: “Argentina necesita un alivio sustancial de la deuda”

0
405
En una señal a los bonistas, Martín Guzmán dijo que recién en 2023 habrá superávit

El ministro confirmó que la fecha límite del 31 de marzo podría modificarse. Y que la idea es que la oferta maximice la aceptación de los acreedores.

Como había admitido el miércoles Alberto Fernández, el ministro, de 37 años, dijo que la fecha límite del 31 de marzo para llegar a un acuerdo con los tenedores de bonos podría modificarse por el brote global de coronavirus, que pone en riesgo los planes de un “roadshow” para presentar la propuesta del Gobierno.

Guzmán, que trabajaba como académico en Estados Unidos, afirmó que Argentina no tiene capacidad para pagar intereses “durante los próximos años” y que cualquier acuerdo con los acreedores debe colocar a la deuda del país -que atraviesa una profunda crisis económica- en un camino sustentable.

“Hay necesidad de un alivio sustancial”, dijo el ministro a Reuters y agregó que todas las opciones sustentables están en la mesa de negociación y que las conversaciones buscan que se “maximice la aceptación de los acreedores”.

“Si alguien piensa que vamos a patear la pelota de una manera que obligue a otra reestructuración más adelante, deberían pensarlo de nuevo, porque no vamos a hacer eso”, señaló Guzmán, quien tiene una estrecha relación con el influyente economista estadounidense Joseph Stiglitz.

Argentina se encuentra en conversaciones para reestructurar su deuda con acreedores como Pimco y BlackRock para evitar una cesación de pagos.

Guzmán y su equipo de deuda han establecido un plan para llegar a un acuerdo con los acreedores para fin de marzo, aunque el ministro indicó que puede haber flexibilidad en el plazo dada la situación global actual y el brote de coronavirus.

El ministro señaló que el “roadshow” programado para este mes para que los funcionarios presenten su propuesta a los acreedores podría realizarse por videoconferencia.

“Ahora estamos en una situación de emergencia global que requiere que todas las partes sean flexibles”, explicó, y agregó que si se extiende el plazo para cerrar un acuerdo será “solo por unos días”.

Guzmán dijo que esa propuesta a los bonistas se haría antes de fin de mes, pero se negó a dar detalles sobre cómo sería.

“No aceptaremos nada que no sea sostenible. Seremos absolutamente firmes en eso”, dijo el funcionario, y acotó que cualquier acuerdo tendría que evitar más austeridad fiscal en una economía argentina ya golpeada por la recesión.

“Claramente, Argentina no tiene capacidad para pagar los intereses durante los próximos años”, dijo. El funcionario afirmó que Argentina recién podría alcanzar el equilibrio fiscal en 2022 o 2023.

Los funcionarios argentinos se reunieron con los tenedores de bonos a principios de este mes, mientras continúan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que otorgó préstamos al país por 44.000 millones de dólares tras un acuerdo en 2018.

Guzmán dijo que el país buscará refinanciar la deuda con el FMI, aunque el acuerdo con los acreedores privados es más urgente dado que es insostenible seguir pagando los vencimientos con reservas.

“Nos estamos quedando sin las reservas que el Tesoro puede utilizar para el servicio de la deuda. Por lo tanto, debemos resolver este problema rápidamente”, explicó Guzmán. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí