Para el ministro Daniel Arroyo, “la situación social dependerá de las changas y el precio de los alimentos”

0
383
El Gobierno asegura que habrá cambios en el sistema de planes sociales

El titular de Desarrollo Social habló con Clarín y remarcó “el acompañamiento de los sectores más vulnerables” en esta situación.

Por: Eduardo Paladini

Apenas asumió como ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo hizo una descripción dura pero bastante simple sobre el incremento de la pobreza en el país. Había dos variables esenciales que, en su óptica, el Gobierno de Mauricio Macri había descuidado de modo inexplicable: los precios de los alimentos y el trabajo informal conocido como “changas”. Ahora, consultado por Clarín sobre los efectos económicos y sociales del coronavirus en los sectores más vulnerables, el funcionario repite los mismos tópicos.

“Las medidas que anunciamos el otro día apuntan a eso. Mejorar los ingresos en esa parte de la población, con el ingreso extra de 3.000 pesos para, entre otros, los que cobran AUH y planes sociales de empleo. Estos últimos cobran la mitad de un salario mínimo”, explicó Arroyo. Son más de 500.000 personas.

Y siguió: “Partimos de un 35% de pobreza y un 40% de trabajo informal. En este escenario es fundamental garantizar las ‘changas’, por ejemplo vinculadas a la construcción. Obras pequeñas en los barrios”.

“Combinamos ingresos con trabajo, por eso sumaremos bancos de insumos, materiales y herramientas, para fortalecer en este período la realización de pequeñas obras de infraestructura en salitas sanitarias, clubes de barrio, escuelas o viviendas precarias”, había explicado Arroyo el día del anuncio.

La idea es generar alguna reactivación dentro de los mismos barrios, con las restricciones de movimiento que ya genera la pandemia. Y con la dificultad que se agrega en viviendas con hacinamiento”.

“La prioridad es la salud, eso lo dejó claro el Presidente con los anuncios. Pero teniendo en cuenta una situación económica muy difícil”, amplió el ministro. Consultado por Clarín sobre si ya se da por descontado que el año cerrará con un aumento de la pobreza -se estima que el PBI podría caer cerca de tres puntos-, Arroyo se mostró cauteloso e insistió con la variable ingresos/precios de los alimentos.

“En enero, la inflación general fue de 2,3%, pero los alimentos subieron 4,7%, en gran parte porque se acabó la exención del IVA. En febrero, la combinación fue 2% la promedio y 2,7% alimentos. Vamos a ver qué pasa en marzo”, detalló el funcionario, que destacó el “acompañamiento” de los sectores protegidos en esta situación.

Alberto Fernández puso particular énfasis en el control sobre los empresarios que especulen con el valor de estos productos básicos y vuelven a blandirse posibles sanciones previstas en la Ley de A. Por ineficiencia o complicidad, otros presidentes ya lo hicieron en gestiones con nulo resultado. El escenario actual, con temor a  faltantes severos por el aislamiento de un amplio sector de la población, es inédito. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí