domingo, octubre 25, 2020
6 C
Río Gallegos

¡¡IMBÉCIL!!

El gobernador de El Chaco, Jorge Capitanich decidió hacer un acto para recordar las víctimas de la dictadura del 24 de marzo - Foto:

(Por Rubén Lasagno)Vulnerando las reglas más elementales de profilaxis y las propias palabras del presidente pidiendo que nadie salga de su casa porque el aislamiento es la única arma para impedir o retardar la pandemia, el gobernador de El Chaco, Jorge Capitanich decidió hacer un acto para recordar las víctimas de la dictadura del 24 de marzo de 1976 con la única intención de trascender la idiotez humana, convalidando con su mal ejemplo que no es un sujeto controvertido o transgresor, es un imbécil.

Envalentonado por el discurso autista que estaba dando para un puñado de funcionarios energúmenos como él que se apiñaban a su lado, pagando con la obsecuencia los favores recibidos del inefable gobernador, Capitanich no tuvo mejor idea que darle un contexto partidario a lo ocurrido entre 1976 y 1983, durante el gobierno militar y compararlo con los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri.

Los grupos concentrados de Argentina, asociados a grupos multinacionales y corporaciones financieras y económicas a nivel internacional, produjeron el mayor saqueo, generando exclusión social, pobreza e inequidad distributiva. Lo hicieron con la dictadura militar y lo volvieron a repetir en una fase en estos últimos cuatro años“, dijo Capitanich, que agregó “Se utilizaron los mismos métodos de grupos concentrados económicos, de especulación financiera y de medios de comunicación. Utilizaron a los jueces, a las corporaciones mediáticas, el terror y usaron al Estado para aniquilar cualquier vestigio opositor“.

- Publicidad -

Si éste imbécil venía mal, la terminó peor con el remate de su retorcida y antojadiza idea y está claro que estamos en Argentina, nuevamente gobernada por el kirchnerismo, lo que impide que alguien plante una denuncia en contra de esta persona; y la oposición flácida, consecuente con la cobardía política nacional, elude la confrontación, alegando que la situación actual por la que atraviesa el país es tan grave que no vale la pena ocuparse de un imbécil como éste, sin embargo no es así; su investidura le dá realce a sus palabras y su pertenencia al partido del gobierno oficializa de alguna manera, el pensamiento afiebrado que tiene el ala K más promiscuo, dentro de la organización política del Estado nacional.

El recorte de la historia que hace el pequeño chaqueño, no es raro concebirla si la ubicamos dentro de su estrecha capacidad propia para discernir entre lo bueno y lo malo, pero sin duda la mayor imbecilidad de este personaje es radicalizarse tanto, al punto de negar la realidad (típico de un K puro) y desconocer que Mauricio Macri fue un presidente constitucional, votado por la mayoría, a quien los grupos de tareas K liderados por Grabois, D´Elia, Yasky, Baradel, Esteche, Emilio Pérsico, entre otros, intentaron durante todo su mandato de sacarlo en helicóptero. Los mismos que a partir del 10 de diciembre hicieron silencio por el congelamiento de jubilaciones, la doble indemnización, la devaluación y el impuestazo aplicado por Alberto Fernández. Por otra parte si como dijo, alguien ha “…producido el mayor saqueo, generando exclusión social, pobreza e inequidad distributiva”, fue el partido al que perteneció por 12 años y al cual ayudó a saquear.

Así como en Río Gallegos tenemos una gobernadora y un intendente K dedicado a montar el circo del funcionario activo en la emergencia, cosechando fotos y selfies en un derrotero innecesario a través de la ciudad a la cual deberían velar y resguardar con acciones más efectivas como la limpieza, la infraestructura, el control de precios de los supermercados que abusan de consumidor, etc, Jorge Capitanich  vulnera el protocolo establecido para minimizar el contagio, solo para capitalizar la difusión de su imagen asociada a un hecho puntual como el 24 de marzo y aprovechar la ventajita política que adquieren los políticos en momentos de caos, haciéndose egoístamente visibles, en medio de un pánico generalizado.

Si Capitanich quisiera hablar de algo realmente valorable para discutir socialmente, sería de los más de 50 infectados de coronavirus que tiene el Chaco con tres o cuatro muertos, la compra de respiradores que no hizo o la habilitación de nuevos hospitales en los cuales ni pensó, las muertes por desnutrición que padece el Chaco profundo, la falta de agua potable después de tres gobernaciones suyas y la realidad de un pueblo con el 50% de ciudadanos pobres y políticos millonarios, etc. 

Mucho más que acordarse parcialmente de la historia, Capitanich, antes de romper el aislamiento ordenado por un Decreto nacional como un día rompió el diario Clarín pretendiendo demostrar fortaleza, decisión y liderazgo, demuestra que en realidad es solo un imbécil más de los tantos que se cuelgan de la política haciendo imbecilidades, creyendo que de esa manera obtiene chapa de “vivo” argentino sin recapacitar que por tipos como él, así nos va en el día a día de la Argentina vulnerada. (Agencia OPI Santa Cruz)

7 Comentarios

  1. Voy a aprovechar ya que mencionó a la gobernadora de Santa cruz y al intendente de río gallegos, en ninguna noticia he leído que los políticos chorros y corruptos, inútiles y buenos para nada hayan rebajado sus jugosos sueldos que cobran para hacer nada en pos de ayudar con insumos y los que necesiten los hospitales y todo lo que se refiere a la salud ahora que más se necesita como lo han hecho los políticos de otras pcias.

  2. En Chaco, gobernado por malditos peronis hace años, muero por el virus todos los días. Esta basura casado con otra porqueria que no sable ni hablar rs votada por un pueblo un grado mas ignorante que ellos. Se caban la fosa.

  3. HABLA AL PAIS..

    COKI KAPITANICH.. “”” CIENTIFIKO”””” EJEMPLAR.

    ESTO ES LO QUE VOTARON???? A LLORAR AL KAMPITO…

    KABEZAS DE TERMO..

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí